22 de marzo de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Paco de Domingo

´Fodido´, pero contento

El polvo inanimado y las hacendosas arañas suelen ser frecuentes huéspedes de los candelabros, y determinados deportistas denominados de élite, por sus portentos y/o ingresos, descansan contra su voluntad en el candelero de la actualidad azuzada por los medios deportivos y del corazón, que tapan y destapan los vaivenes de las interioridades de las estrellas deportivas.

Y en este exclusivo firmamento de notables unos destacan por sus cualidades y otros por sus cantidades; especialmente las sometidas al escrutinio de la fiscalidad, ese incombustible candil que trata de poner luz en los recovecos del fraude urdidos por los expertos en contabilidad que tratan de maximizar los réditos de sus millonarios patrocinados.

Y la labor de los sabuesos inspectores de Hacienda va dando carnosos y jugosos frutos, alumbrando intrincadas figuras delictivas considerando el entramado urdido por los representantes y asesores fiscales de la máxima confianza para el lauto cliente, quien se desparrama en los brazos de los ingenieros contables que se las ingenian para alambicar un estudiado laberinto de difícil rastreo para los técnicos de la pertinaz Agencia Tributaria.

Y uno de los sobre cuyas espaldas ha recaído la impagable detectivesca labor de los funcionarios ha resultado ser el otrora Ángel Garó –obsérvese el parecido- de Madeira. El funchalense ha sido declarado “autor criminalmente responsable” de varios delitos contra el fisco: todo un fiasco para sus intereses y capitales.

El escenario elegido para la ocasión: la Audiencia Provincial de la capital del reino en la que reinó durante años aposentado en el exigente y en ocasiones efímero trono del Bernabéu. Y la comparecencia ha venido aderezada de una maquillada pena del paseíllo hasta la sede judicial que bien le ha valido la pena visto lo visto.

Vestido de oscuro para esta luctuosa ocasión con scalinata, el soberbio y altivo deportista luso, al uso y costumbre de la personal pátina de carácter que le reviste, ha desfilado envuelto en “Cris Fashion Day” por la reversible pasarela del estamento judicial, en cuyas togadas dependencias le han dado traslado de que debía de abonar la diferencia de lo que debía como requisito previo a no dar con sus deportivas en prisión.

Los montantes concernidos ascendían a las estimabilísimas cantidades de diecinueve millones –casi- y veintitrés meses de privación de libertad, castigo que le ha sido conmutado al no alcanzar la mágica punitiva suma de dos años, por debajo de la cual el ´enchironamiento´ queda a la discrecionalidad del buen juicio de los jueces.

Todo un ladrón de guante blanco y negro cuyo único pijama a rayas que va a enfundarse seguirá siendo la camiseta bianconera de la turinesa Vecchia Signora, donde ha recalado huyendo del sufrido en la “Casa Blanca” a manos de Fiorentino, poniéndolo a los pies de los caballos de la realidad económica para hacer frente al pago de lo adeudado.

Ha fallado su primera pena máxima en el Calcio previamente a conocer la mínima pena en sede judicial. “Todo está bien”: fodido, pero contento.

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: