17 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA
Patio de columnas

Patio de columnas

Pilar Redondo

Del pasado efímero...

Algunos de los escritores con don Rogelio Chicharro en Baeza.
Algunos de los escritores con don Rogelio Chicharro en Baeza.

Este es el título de uno de los bellos poemas de Antonio Machado, algunos de los versos que lo componen parecen hechos a su medida.

Perteneciente a la Generación del 98. Pasaría parte de su infancia en el Palacio de Dueñas, en Sevilla, al trabajar su padre para el Duque de Alba.
"Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla,/ y de un huerto claro donde madura el limonero;/…"

Tres mujeres, fundamentalmente, marcaron su vida, su madre, Leonor y Pilar de Valderrama (Guiomar).

En Úbeda se ha organizado el Vl encuentro internacional de escritores, en torno a la figura de Antonio Machado en el 80 aniversario de su fallecimiento.
 
Han llegado desde Perú, Colombia, Argentina, Marruecos, Italia, California... y desde todos los puntos de España.

Especialmente emocionante fue la jornada desarrollada en Baeza donde pudimos visitar el Paraninfo de la antigua universidad y el aula donde Machado impartía sus clases de francés.

Fue un disfrute poder hablar de literatura, de Don Antonio Machado y leer en el Paraninfo.

Allí, pude experimentar como la memoria aludía al recuerdo siempre insatisfecho, rastreando en el extrarradio del silencio célibe, que amordazado planta indómitos inviernos en la boca de la hoguera.

Didáctica y muy enriquecedora fue la conversación con el director,Don Rogelio Chicharro Chamorro, me deleitó, haciendo que cada palabra narrara una historia.

Al entrar en el aula de don Antonio pude comprobar como el lugar adquiría la dimensión de prodigioso, gritándole al tiempo ¡detente!

Prendida de los pupitres estaba la encarnizada juventud del volcán encendido, donde hierven los versos anudados, los olvidados, los invisibles.

Al escuchar a Jorge Colmenero percibí como los sentimientos en plenitud se hacían cargo de la derrota cuajada de presente demasiado vivo.

Los poemas de María Piña desdoblan el cactus y su ritual pagano, sumergiéndose en la febril clausura que derrama y sacia las abotonadas venas.

Muy interesante me pareció la ponencia pronunciada por Yolanda Martínez, sobre el haikú sus orígenes y evolución.
En cualquier rincón perdido su mente dibuja volcanes de nieve ensangrentada.

Ha sido un placer volver a compartir escenario con Ayla Selenne, una mujer muy sabia. Su impecable y virtuosa trayectoria la coloca en un destacado lugar del mapa literario.

Sorprendente fue el ceremonial que nos ofreció Richard Clarke, textos amenizados con la música de los cuencos tibetanos.

He disfrutado compartiendo momentos de complicidad con Yadira Rosa Vidal. Su puesta en escena es original, diferente. Reflexiona sobre las experiencias que son el camino de la vida.
Recomiendo su libro titulado: Río Arriba.

Los escritos d Ana García Briones se detienen en la nada, solos en su magnitud. Frente a la mirada del espejo se reinventa. Dulce algodón de azúcar.

Destacar la participación de Mabel Zabes y Malika Bozí, anidan y cristalizan, surcando la fortaleza inexpugnable que prendida se eleva en las esquinas del desgarro.

Los escritos de Isabel Rezmo fluyen de la garganta, supuran, se beben la sed de cada ardiente letra que forjan la súplica, que encerrada se desvanece y arroja la llave al Averno. 

La poesía describe, consolida, trasmite, deslía, finge, desvela, se evapora en el infranqueable estanque donde siempre es otoño.
  
Sobre el incólume dintel de la demolida cordura las almenas piden castigo.

"¿No eres tú, mariposa,/ el alma de estas sierras solitarias./ (...) nadie ha pintado tu color; tú vives/ tu color y tus alas/ en el aire, en el sol, sobre el romero/ tan libre, tan salada!.../ Que Juan Ramón Jiménez/ pulse por ti su lira franciscana." 
(Estos son algunos versos pertenecientes al poema titulado: Mariposa de la sierra, escrito por Antonio Machado el día 28 de mayo de 1915 en Sierra de Cazorla, y dedicado a Juan Ramón Jiménez por su libro: Platero y yo).


 Pilar Redondo. Escritora. Córdoba. 

El Cierre Digital no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección que se hacen a título particular.

COMPARTIR: