22 de mayo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El cetrero mallorquín Toni Mas explica que esta técnica se usa desde hace más de 50 años en los aeropuertos para evitar posibles accidentes

Sobrevuelo de halcones: El sistema que utiliza el Real Club Náutico de Palma para controlar las plagas de gaviotas

El Cierre Digital en Toni Mas con un Halcón.
Toni Mas con un Halcón. / elcierredigital.com.
Toni Mas es un cetrero que trabaja junto a sus halcones de Harris para controlar las plagas de gaviotas que sobrevuelan el Real Club Náutico de Palma de Mallorca, lugar que suele frecuentar Felipe VI. La población de este tipo de aves ha ido aumentando paulatinamente y, además, han comenzado a subsistir, en gran medida, gracias a los residuos humanos en vertederos y los descartes de los barcos pesqueros. Todo ello ha fomentado su acercamiento a zonas urbanizadas.

Toni Mas es el cetrero que trabaja junto a sus aves para controlar las plagas de gaviotas que sobrevuelan el Real Club Náutico de Palma de Mallorca, lugar que suele frecuentar el rey Felipe VI. Junto con sus halcones de Harris, el cetrero consigue ahuyentar a las gaviotas que sobrevuelan el club y dañan las carrocerías de los barcos.

Las gaviotas, de nombre científico Larus michahellis, son una de las muchas especies a las que la actividad humana ha conseguido desequilibrar la dinámica de sus poblaciones. Se han convertido en un depredador oportunista y sobreabundante, por lo que han variado su dieta a lo largo del último siglo adaptándose a la disponibilidad de recursos de origen antropogénico.

Así mismo, el creciente aumento de las poblaciones de este ave se debe, principalmente, a que han aprendido a valerse de dos fuentes de alimentos de origen humano: los vertederos y los descartes de los barcos pesqueros, que son recursos estables e inexistentes hasta hace unas tres décadas. Que las gaviotas consuman nuestros residuos las expone a patógenos y contaminantes, y las convierte en potenciales vectores de enfermedades, como la salmonelosis o la criptococosis.

pexels-julia-kuzenkov-1974491

Gaviotas en una playa

Un estudio publicado en 2021 en la revista Ecological Indicators y dirigido por miembros del Grupo de Ecología de Aves Marinas de la Facultad de Biología y del Instituto de Investigación de la Biodiversidad de la Universidad de Barcelona, ha revelado que gran parte la dieta de las gaviotas patiamarillas de las islas Medes (Girona) proviene de vertederos y desechos de la industria cárnica.

Según el estudio, estas fuentes de alimentación suponen el 50 por ciento de los recursos alimenticios de la dieta de las gaviotas. Los resultados indican que la proporción de presas marinas en la dieta estos pájaros era mucho mayor a principios del siglo XX (70 por ciento) en comparación con la década de 1990 (40 por ciento) y el período 2004-2018 (50 por ciento y 35 por ciento, respectivamente). Esta disminución del porcentaje se ha completado con los residuos humanos.

Halcones Harris contra las gaviotas

En el Club Náutico de Palma trabajan con halcones desde hace varios años para realizar el control de fauna y acabar con las plagas de gaviotas. Como explica Toni Mas en una conversación con elcierredigital.com, “el Club Náutico de Palma lleva unos 15 años con este sistema y es el mejor sistema hay". Cuando bajan las gaviotas encima de un barco, "lo dejan todo perdido de excrementos" y su trabajo es, antes de que lleguen, soltar el halcón volando por la zona. Las gaviotas dejan de posarse y se van.

El aumento de la población de esta especie de pájaros ha provocado que las colonias se desplacen hasta zonas humanizadas en busca de más alimento y un lugar para nidificar. Toni Mas afirma que puede realizarse el trabajo durante unas cuatro horas, en días alternos y, a veces, en horarios diferentes, en relación al tránsito en el club. “Con eso es suficiente para ahuyentar a las gaviotas”, explica.

Sin embargo, está práctica no es exclusiva de este tipo de clubes deportivos. “También se utiliza en cultivos, edificios, hoteles... para dispersar a los pájaros que puedan molestar al ser humano”. El cetrero bromea y explica que al igual que los vigilantes que no dejan entrar ladrones en las casas, en el club los halcones se encargan de que no entren gaviotas en el recinto.

2a073fb3-46d8-480f-b792-288f11868ff7

Toni Mas con un halcón en el Real Club Náutico de Palma / Foto: elcierredigital.com

Además, los Harris cumplen una importante función en los aeropuertos. “Desde hace más de 50 años, se utiliza en todos los aeropuertos para dispersar a los pájaros, para que no se pongan en medio de las pistas cuando aterriza y despega un avión”, explica. Puntualiza también que “es el mejor sistema que se ha encontrado: ecológico, no hace ruido, no se mata a la otra ave...”.

En el caso del club, los motivos son higiénicos, no humanos como en un aeropuerto. El uso de los halcones permite conciliar la conservación de la fauna de los ecosistemas aeroportuarios con la seguridad aeronáutica. “Desde que se abre el día, hasta que es de noche, están constantemente volando” para que el resto de aves eviten sobrevolar el aeropuerto y no crucen su trayectoria con la de los aviones

Las gaviotas viven en colonias

Las gaviotas son aves gregarias que viven en colonias de distintos tamaños, aunque en algunas ocasiones se pueden encontrar parejas aisladas. Son animales monógamos, es decir, se emparejan de por vida, pero las parejas solamente se juntan durante la época de cría. Entre los meses de abril y julio realizan el anidamiento, en el que las hembras ponen entre 2 y 4 huevos.

En el medio natural, las gaviotas pueden provocar daños en otras colonias de aves al depredar sus huevos y pollos. Además, se ha comprobado que las gaviotas pueden llegar a afectar cultivos de uvas y aceitunas al alimentarse de estos frutos. Su presencia también puede causar daños a la potabilidad del agua al transmitir microorganismos nocivos para la salud humana.

Desde un punto de vista humano, al ser aves gregarias y ruidosas, su presencia suele causar molestias en zonas urbanas por los ruidos y el robo de comida. La formación de nidos en edificios suele, también, conllevar molestias por vuelos intimidatorios o suciedad por acumulación de excrementos.

f76980e2-2742-47c6-8b12-45b9870f4224

Toni Mas con un halcón en el Real Club Náutico de Palma

Toni explica que su principal objetivo es “que las gaviotas no tengan el hábito de posarse en los barcos”. La técnica de los halcones ayuda a marcar el territorio y que las gaviotas “vean los halcones en la zona. Simplemente molestarlas para que se vayan a otro sitio”.

“Las aves y los animales tienen costumbres”. Cuando se posa una gaviota, las otras la copian y pretenden descansar al lado de la primera. Es así como se acaban formando plagas en la zona que hacen complicado el desarrollo de las actividades. “Así evitamos este problema”, afirma Toni Mas.

COMPARTIR: