19 de junio de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Las encuestas indican que el PP se ha disparado y el PSOE mantendría sus resultados de noviembre de 2019

El auge del bipartidismo obliga a cambiar de estrategia a Vox, Unidas Podemos y Ciudadanos

/ Abascal. Foto: Flickr Vox.
El repunte del bipartidismo en las encuestas va a obligar a reorientarse a las otras tres fuerzas estatales con grupo parlamentario en el Congreso. Es el caso de Vox, que busca recuperar la fuerza perdida; el de Unidas Podemos, que quiere frenar a Más País; y el de Ciudadanos, que parece caminar a la extinción.

El bipartidismo batió récord en las elecciones generales de 2008, más del 83% de los votantes se decantaron por José Luis Rodríguez Zapatero o Mariano Rajoy, y desde entonces la suma de PSOE y PP cayó con estrépito, véase el 45% que sumaron Pedro Sánchez y Pablo Casado en abril de 2019.

Es cierto que esa suma superó el 49% en noviembre de 2019 y que las últimas encuestas, gracias al 'efecto Ayuso' y al desplome de Ciudadanos, anuncian que los dos grandes partidos estatales superarían el 56% del voto.

Según la encuesta de GAD3 para ABC del pasado 23 de mayo, el PP se repondría de su crisis iniciada por la corrupción y agudizada por su gestión del conflicto catalán (ya que gran parte del voto conservador se comenzó a fugar a Cs y a Vox tras el 1-O). Pablo Casado superaría el 30% del voto, alcanzaría los 138 escaños y alcanzaría La Moncloa gracias al previsible apoyo de Vox (que obtendría 40 escaños).

Difícil papeleta tendrían las fuerzas progresistas según la consultora presidida por Narciso Michavila: el PSOE perdería 17 escaños al disminuir en 'tan solo' dos puntos y medio del voto. Pedro Sánchez conseguiría 103 escaños con el 25,4% del voto y tendría que fiar su enésima resurrección a la mejora de la situación económica gracias a los fondos europeos (y al posible exceso de Casado ante los indultos).

Es cierto que el PSOE no encontraría demasiados apoyos porque la caída de Unidas Podemos, que pasaría de 35 a 17 diputados, no sería aprovechada por Más País, que apenas subiría de 3 a 6 representantes.

Cambio de estrategia

Vox soñaba con adelantar al PP a nivel estatal tras hacerlo en las últimas autonómicas catalanas, pero las elecciones madrileñas han provocado que el derrumbe de Ciudadanos beneficie a los de Pablo Casado.

Yolanda Díaz. Foto: La Moncloa. 

Santiago Abascal está intentando distanciarse de Pablo Casado forzando la situación en Andalucía, donde pueden dejar en minoría a Juanma Moreno, y mostrando su voz más bronca en Ceuta y Cataluña a cuenta de un conflicto diplómático y de los previsibles indultos.

Una de las claves del cambio de ciclo en el centro-derecha, según Narciso Michavila, es que la juventud está apoyando al PP: "El joven de toda España ha enganchado con ese grito de 'libertad' después de haber estado encerrado 14 meses. El PP ha conseguido rejuvenecer su mensaje y ya no suena casposo".

Díaz Ayuso ha ayudado a ello, según apunta el sociólogo en declaraciones a Mediaset: "En ella se da una cosa que atrae mucho a los jóvenes y es el efecto 'rock star'. Se ha convertido en un producto de consumo, con camisetas y cervezas con su imagen".

Cambios

También tocan vientos de cambio en Unidas Podemos tras la dimisión de Pablo Iglesias y la promoción de Yolanda Díaz, que previsiblemente será apoyada por Ione Belarra (que se encamina ante un más que probable triunfo para hacerse con la secretaría general de la formación morada).

Y en serias dificultades se encuentra Inés Arrimadas, que tras la hecatombe del 4M tiene serias dificultades para conseguir que Ciudadanos obtenga la necesaria percepción de viabilidad electoral que hace que los votantes, en su inmensa mayoría, solo confíen en fuerzas que parezcan tener opciones de influir.

COMPARTIR: