21 de abril de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El presidente de la 'teleco' ha ayudado a destituir como presidente de Prisa a Javier Monzón, íntimo de Ana Patricia Botín

La pinza entre la Telefónica de Pallete y Pedro Sánchez en Prisa enfada al Banco Santander

/ Sánchez y Pallete
Javier Monzón ha perdido la presidencia no ejecutiva de Prisa tras llevarse a cabo con éxito una operación capitaneada por el fondo de inversión Amber Capital, que está liderado por el armenio Joseph Oughourlian (íntimo de Pedro Sánchez). Telefónica decantó la decisión.

El Grupo Prisa sigue siendo una cuestión de Estado. Y es que la enorme influencia de la que disponen el primer periódico y la principal cadena de radio de España, El País y la Cadena SER, son claves para la pervivencia de Pedro Sánchez en La Moncloa.

El presidente del Gobierno ha mirado con cierta inquietud algunos movimientos para asaltar el control de Prisa. El primero fue Blas Herrero, con más ruido que nueces, y el segundo pudo ser el tándem 'florentinista' Borja Prado-Jaime Castellanos.

Ni uno ni otros se harán con el poder del multimedia, que seguirá en manos 'amigas' de La Moncloa después de que Telefónica haya decantado la operación de Amber Capital para echar como presidente no ejecutivo de Prisa a Javier Monzón, íntimo de Ana Patricia Botín.

Palo para Botín

La banquera, que ha lanzado varios guiños públicos a Pedro Sánchez y en los últimos tiempos ha agudizado su discurso 'ecofeminista' (en realidad capitalismo verde y rosa), se ha visto humillada a ver como un directivo de su máxima confianza era relevado en el cargo.

Joseph Oughourlian.

Y este golpe es una muy mala noticia para el Santander, que con menos de un 5% del accionariado de Prisa pesaba mucho en el grupo, gracias a haberse convertido en la caja de caudales de los Polanco y a su cercanía con empresarios como Roberto Alcántara o Carlos Slim.

Tanto para Amber Capital

Más sonriente se le presume a Joseph Oughourlian, máximo accionista del multimedia (casi el 30%) y nuevo presidente no ejecutivo de Prisa. El inversor armenio, amigo personal de Pedro Sánchez, veía con recelos a un 'felipista' y 'cebrianita' como Monzón.

Y es que Oughourlian ha contado en esta operación con el apoyo de Telefónica, que con poco más del 9% de las acciones del grupo ha decantado la balanza en favor del 'sanchismo' frente al 'felipismo'. La 'teleco' ha utilizado este 'as bajo la manga' a pesar de que su inversión en Prisa es un activo que José María Álvarez-Pallete quería vender cuanto antes.

Eso sí, a un sector tan sensible al BOE como el de las telecomunicaciones no le conviene estar enfrentado con el poder. Y Pallete ha jugado su carta en Prisa, 'cuestión de Estado', y además ha sentado en el Consejo de Administración a dos hombres de su confianza, los empresarios Rosauro Varo y Javier Santiso.

Dice Prisa que "los perfiles y la experiencia de Javier Santiso y Rosauro Varo encajan con la matriz de competencias elaborada por la Comisión de Nombramientos, Retribuciones y Gobierno Corporativo, aportando las aptitudes profesionales y personales requeridas por el Consejo de Administración, en particular, transformación digital, emprendimiento, renovación generacional y participación activa en el ámbito de la cultura".

Runrún en el establishment

El guiño de Telefónica a La Moncloa es una muestra más de que en el Ibex35 no hay intención siquiera de plantearse otro escenario político distinto al actual: el Gobierno conformado por PSOE y Unidas Podemos.

En el establishment se ha instalado la percepción de que Iván Redondo, gracias al Grupo Prisa y al creciente control gubernamental de RTVE, va a seguir disfrutando de un clima mediático favorable a los intereses de Pedro Sánchez.

COMPARTIR: