16 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El exdirector de 'El País' atacó recientemente al presidente del Gobierno en un acto organizado por el diario 'ABC'

Juan Luis Cebrián se mantiene como verso suelto del Grupo Prisa y carga con fuerza contra Pedro Sánchez

/ Cebrián.
Juan Luis Cebrián se mantiene como uno de los pocos versos sueltos del Grupo Prisa que carga en público contra Pedro Sánchez, arropado últimamente por las líneas editoriales de 'El País' y la 'Cadena SER'. El mítico periodista protagonizó hace unos días un acto de 'ABC' junto a Luis María Anson.

Juan Luis Cebrián se mantiene como el penúltimo verso suelto del Grupo Prisa que discrepa en público de Pedro Sánchez. El columnista estrella de El País lo hizo, además, en un acto organizado por ABC y junto a Luis María Ansón.

El exdirector de El País no se cortó contra el jefe del Ejecutivo: "Estamos viviendo experiencias complejas. Cuando se habla de la obligatoriedad, o no, de la vacunación, en Francia, Alemania y EEUU hay un debate intelectual sobre cómo afecta a las libertades individuales. Aquí nada. Aquí al presidente del Gobierno se le permite decir que a nadie se le ha preguntado a quién vota cuando le han vacunado. Es una de las estupideces más grandes que he oído a un presidente del Gobierno".

Cebrián. 

También tuvo tiempo de acordarse de Podemos: "¡Y dicen que aquí no hay democracia! Otra cosa que creo es que los intelectuales han sido literalmente expulsados de la política por la clase política. Ahora resulta que aquí es fascista todo el mundo: Fernando Savater, Félix de Azúa, Andrés Trapiello, Joaquín Leguina, Javier Marías... Todo el que disiente desde los sectores formalmente progresistas es fascista".

En julio cayó Antonio Caño del Grupo Prisa

Prisa sigue limpiando al 'cebrianismo' y el último en caer fue Antonio Caño, que dirigió El País en la etapa en la que la línea editorial del periódico progresista se plegó a los intereses del Gobierno de Mariano Rajoy.

Es evidente que El País era esclavo de la millonaria deuda de Prisa. Y este hecho quizás animó a Cebrián a situar como director del diario más leído de España a un periodista de sesgo conservador como Antonio Caño, que asegura que los últimos directores del diario (Soledad Gallego-Díaz y Javier Moreno) le han censurado.

Caño aseguró que considera "que este despido es por cuestiones ideológicas, ilegal y sin precedentes en la historia de Prisa. Durante mi etapa como director todos los anteriores directores tuvieron libertad plena para expresar sus opiniones en artículos y columnas". También afirma que su caída es "un atropello a la libertad de expresión".

Nota escueta de Prisa

Caño afirmaba que su artículo, 'Algunas lecciones para la izquierda', no fue publicado en la versión impresa de El País (que no tiene obligación de publicarla). Y Prisa reconocía que había comunicado a Antonio Caño la extinción de su contrato con la compañía. Caño ejercía como asesor para la transformación digital de El País y publicaba un artículo mensual en la sección de Opinión.

Antonio Caño Barranco (Martos, 1957) es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. Trabajó en la agencia EFE y, en 1982, se incorporó a El País. Antes de ser director, ejerció como redactor jefe de Internacional, subdirector de la edición dominical o responsable de la sección de Investigación y análisis. Fue corresponsal en México y Centroamérica y en Washington, destino en el que estuvo más de una década.

El 4 de mayo de 2014 fue nombrado director de El País. Estuvo en el cargo hasta el 8 de junio de 2018, fecha en la que Soledad Gallego-Díaz asumió la dirección.

Palos

Caño, en sus últimos artículos, se centró en la situación política de los Estados Unidos, pero también analizó la situación española. En diciembre de 2020 aseguró que "España, que tiene por delante al mismo tiempo una gigantesca crisis económica y una renovada crisis territorial, avanza hacia un futuro muy peligroso si no es capaz de sobreponerse al sectarismo que hoy nos trastorna".

Y añadió: "Sólo cuando una izquierda progresista y una derecha liberal estén dispuestas a entenderse y competir sin pretender la eliminación del rival, podrá nuestro país afrontar sus problemas en paz, como una vez hizo. Desgraciadamente, esto sólo parecen entenderlo desde hace tiempo Fernando Savater y cuatro más. Su discurso hace 20 años al recibir el Premio Sajarov para ¡Basta Ya! era un alegato lúcido contra la inoculación del odio en una mitad de la sociedad contra la otra. Esa estrategia, entonces casi circunscrita al País Vasco, ha echado raíces en todo el país".

COMPARTIR: