23 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La llegada del nuevo mandatario supone la vuelta de la derecha al poder de la derecha en el país sudamericano tras 15 años de poder de la izquierda

Contamos la visita del Rey Felipe VI a Uruguay para la toma de posesión del presidente conservador Luis Lacalle Pou

El Cierre Digital en Luis Lacalle Pau
Luis Lacalle Pau / Bernardo Paz
Luis Lacalle Pou ha tomado posesión como nuevo presidente de Uruguay en presencia del Rey Felipe VI de España. El monarca español no fue el único Jefe de Estado. También acudieron los presidentes de Brasil, Jair Bolsonaro; de Chile, Sebastián Piñera y de Colombia, Iván Duque. La visita que más expectación levantó fue la del mandatario brasileño, que fue vitoreado por el público allí congregado.

El Rey Felipe VI acudió a Montevideo a la toma de posesión de Luis Lacalle Pou, el nuevo presidente del país sudamericano. El monarca español señaló que el país es un “faro en la región”. El presidente saliente, Tabaré Vázquez, recibió el sábado a Felipe VI en la Torre Ejecutiva. Vázquez destacó que el Rey Felipe “quiere mucho a Uruguay y dejó un gran saludo para el pueblo”. Vázquez estuvo acompañado por el canciller, Rodolfo Nin Novoa; el secretario de la Presidencia, Miguel Ángel Toma; el prosecretario, Juan Andrés Roballo, y el embajador de Uruguay en España, Francisco Bustillo.

Felipe VI. 

Más tarde Felipe VI fue recibido por el presidente electo, Lacalle Pou en su domicilio en el barrio privado de La Tahona. “Hay un doble componente, ya que es un jefe de Estado de un país que tenemos muy buena relación. Muchos tenemos origen español y personalmente una relación familiar de muchos años”, señaló Lacalle Pou.

Luis Lacalle Pau saludando desde el balcón/ Bernardo Paz.

Al monarca español lo acompañaron la ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Arancha González Laya; el secretario general de la Casa de Su Majestad el Rey, Domingo Martínez Palomo; el embajador de España en Uruguay, José Javier Gómez-Llera y García-Nava; el consejero diplomático de la Casa de S.M. el Rey, Alfonso Sanz Portolés, y el director general para Iberoamérica y el Caribe, Rafael Garranzo García.

La vuelta de la derecha a Uruguay

Lacalle Pou supone a la vuelta al poder en Uruguay de un partido conservador, el Partido Nacional (PN) de centroderecha, tras desbancar del poder al izquierdista Frente Amplio (FA). El expresidente José Mujica le tomó juramento de honor a la fórmula presidencial ante todos los legisladores. Mujica asumió esta tarea como presidente de la Asamblea General.

Jail Bolsonaro/ Bernardo Paz. 

Lacalle Pou, abogado de 46 años llega al sillón presidencial en su segundo intento tras haber derrotado en noviembre al candidato oficialista Daniel Martínez por una diferencia de 1,5% de los votos.  Los presidentes de Brasil, Jair Bolsonaro; de Chile, Sebastián Piñera y de Colombia, Iván Duque, también estuvieron presentes en la toma de posesión. “No debe importar el signo político de cada uno de los (países) miembros”, dijo Lacalle Pou asegurando que “este mundo con dinamismo moderno obliga a actuar rápido y claro”. Y llamó a “fortalecer la región” y a “flexibilizar” normas para permitir “acuerdos bilaterales”.

Entre los invitados que más llamaron la atención, destacó la figura del presidente brasileño Jair Bolsonaro que fue aclamado por el público. A la salida del Parlamento uruguayo se subió a un coche para arengar a la masa que le vitoreaba. El mandatario carioca mostró gran sintonía con el nuevo presidente uruguayo.

Luis Lacalle Pou tomando posesión del cargo/ Bernardo Paz. 

Lacalle Pou asumió así el inicio de un mandato de cinco años con un proyecto de Ley de Urgente Consideración (LUC) bajo el brazo, lo que implica que el Parlamento debe aprobarlo en un máximo de 90 días.

El borrador, de 457 artículos, abarca desde seguridad y economía hasta educación y salud, con incisos dedicados a asuntos tan diversos como la importación de combustible. Como parlamentario, Lacalle ya destacó su línea conservadora votando en contra de la despenalización del aborto, la legalización del cannabis y el matrimonio igualitario.

COMPARTIR: