24 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El lider ultraderechista responde así a una carta del sindicato UGT que pedía respeto para los reporteros del Ente público que trabajan en la calle

Santiago Abascal, presidente de VOX, acusa a RTVE de infiltrar a provocadores en sus manifestaciones

Gabriel López intentando razonar con los energúmenos.
Gabriel López intentando razonar con los energúmenos.
Este sábado durante la manifestación contra el Gobierno de Pedro Sánchez, convocada por la formación ultraderechista Vox, se hicieron virales unas lamentables imágenes donde era increpado por simpatizantes de la formación de Santiago Abascal, el reportero del Canal 24 Horas, Gabriel López. UGT se quejó por escrito a VOX y ahora Abascal echa la culpa a la propia RTVE a quienes acusa de inflitrar a alborotadores en sus manifestaciones.

Las imágenes dejan poco lugar a la duda, se puede ver como un grupo de energúmenos rodea a un periodista del Canal 24 horas de TVE con banderas de España, pasándolas por delante de su cara y de la cámara, y viéndose coaccionado por uno de los manifestantes que se acerca a él para increparle. También recibió insultos de algunos asistentes, todos ellos estaban en la manifestación del pasado sábado convocada por Vox.

El sindicado UGT en RTVE envió entonces una carta al presidente de Vox Santiago Abascal donde “le pedimos que de forma inmediata se terminen los acosos a los profesionales de la Corporación RTVE que se producen cuando están haciendo las coberturas en las concentraciones, caceroladas y demás acciones de protesta contra el Gobierno de España que su formación ha convocado”.

Gabriel López asaltado durante su conexión en directo par el canal 24 Horas de TVE. 

Le recuerdan también a Abascal que “los compañeros y las compañeras que a pie de calle cubren sus actos y que han sido coaccionados, y en algún caso hasta violentados, hacen su trabajo desde el rigor y la profesionalidad demostrada desde hace muchísimos años, y es absolutamente intolerable que se vean en estas situaciones”.

Y le instan a que, si él o “su formación tienen alguna queja sobre la Corporación RTVE, tienen para ello herramientas como la Comisión Mixta de Control Parlamentario de la CRTVE, el propio Parlamento con cuantas iniciativas consideren, o sencillamente dirigirse a la administradora única de la CRTVE”.

También desde el ámbito sindical recuerdan que todo lo que tiene que ver con Vox es excesivamente recordado en los informativos de RTVE. Así señalan que este sábado, día en el que el Presidente del Gobierno se refirió, entre otros asuntos, al “Ingreso Mínimo Vital”, a los planes respecto al turismo, a la reanudación de la Liga de Fútbol Profesional o al luto nacional en España, los informativos le dedicaron una media de 6 minutos y 13 segundos, frente a los 7 minutos y 26 segundos centrados en la manifestación de Vox.

Abascal justifica el acoso

Santiago Abascal, presidente de Vox, lejos de dar la callada por respuesta o pedir perdón por cualquier incidente protagonizado por los manifestantes o militantes de su partido contra periodistas de cualquier medio de comunicación, ha respondido a UGT en su página web.

Reproducimos textualmente la respuesta de Abascal: "Las manifestaciones de VOX se caracterizan por su civismo y la caravana por la Libertad y por el Futuro de los españoles del pasado sábado es un ejemplo más. Miles de españoles salieron en sus coches a las calles de todo el país en un ambiente de armonía y reivindicación, respetando en todo momento tanto las medidas de seguridad sanitarias como las indicaciones de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y delegación del Gobierno.

Me sorprende el motivo de su carta, puesto que debería saber que esos hechos sucedieron al margen de la caravana que organizó nuestra formación política. Como sabe, una caravana es un “grupo o comitiva de personas que, en cabalgaduras o vehículos, viajan o se desplazan unos tras otros”. Es decir, los “hechos” a los que usted hace referencia, no tienen nada que ver con nuestra convocatoria.

Por otro lado, este tipo de intimidaciones hacia la prensa no representan a los seguidores y militantes de VOX. No sería de extrañar que se tratase de un infiltrado de TVE, en colaboración con el Gobierno criminal de Sánchez, para desacreditar el éxito de la protesta. El ente público lleva, desde el comienzo del estado de alarma, haciendo pasar a militantes y activistas de extrema izquierda por enfermeros o trabajadores sin informar de su afiliación política a los telespectadores.

Desconozco, por tanto, la razón de su carta e intuyo que quiere ganarse el favor del gobierno. Ser un protegido más, y no uno de los 900.000 españoles que no han cobrado el ERTE a fecha de hoy.

Quiero aprovechar su carta, no obstante, para pedirle:

  • Que condenen las decenas de agresiones que han sufrido nuestros simpatizantes durante los últimos años. Algunas de ellas, protagonizadas probablemente por algún militante de UGT, CC.OO. o la CNT.
  • Que abandonen la figura del piquete como arma de intimidación hacia aquellos españoles que no quieran ejercer su derecho a la huelga.
  • Que rechacen las subvenciones y vivan de los ingresos de sus afiliados. Dejen que los trabajadores españoles elijan si quieren sostener con su dinero su sindicato, al servicio del PSOE y Podemos, o cualquier otro, o ninguno.
  • Que devuelvan los cientos de millones que han defraudado en tramas de corrupción en Andalucía o Asturias.

Por último, y por si no le hubiera quedado lo suficientemente claro, la intimidación, la coacción o la violencia no tienen cabida en la política. Toda mi vida he combatido contra la violencia, de los que disparaban en la nuca o de los que se hacían pasar por demócratas. Ojalá usted mismo y sus líderes sindicales pudieran decir lo mismo y estar al servicio de los españoles".

No es la primera vez que Vox es acusada de limitar el derecho constitucional a la información de los periodistas que habitualmente cubren sus actos o sus campañas electorales. Reporteros de las cadenas Cuatro, de La Sexta TV y de otras cadenas han sufrido ya estos acosos, insultos y empujones de simpatizantes de Vox sin que hasta el momento nadie haya respondido legalmente por ello.

COMPARTIR: