25 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El expresidente populista brasileño tiene intención de competir en las elecciones de 2022 después de que le hayan sido anuladas todas las sentencias

Lula da Silva regresa a los 75 años para desalojar al 'Trump brasileño', Jair Bolsonaro

Vuelve Lula Da Silva.
Vuelve Lula Da Silva.
Lula da Silva está como un niño con zapatos nuevos tras ver con alegría como la Justicia brasieña anula todas las condenas que le llevaron a la cárcel y le apartaron de la vida política. Jair Bolsonaro, actual mandatario del país más poblado y rico de América Latina, sabe que el expresidente quiere llevarlo a la lona política el próximo año.

El triunfo en Estados Unidos de Joe Biden con casi 78 primaveras y las bravuconadas del presidente de Brasil Jair Bolsonaro, que ha pedido no ser "maricas" a sus compatriotas a cuenta de la COVID19, son dos de los alicientes con los que cuenta Luiz Inácio Lula da Silva para regresar a la arena política a sus 75 años.

El que fuera presidente brasileño entre 2003 y 2011 acaba de ver con alegría como un juez de la Corte Suprema de Brasil anula todas las sentencias que le llevaron a prisión y le sacaron de la carrera política en 2018.

El juez Edson Fachin tumba las sentencias dictadas contra Lula da Silva dentro de la operación anticorrupción Lava Jato y por lo tanto deja sin efecto los procesos llevados a cabo por un tribunal de Curitiba por el polémico magistrado Sergio Moro, que según la Corte Suprema no tenía "competencia jurídica" para encabezar esos procesos.

La izquierda brasileña recibe la noticia con alegría

Brasil es el país más poblado y la mayor económica de América Latina. Y en los últimos años la izquierda no ha pasado por buenos momentos tras las condenas a Lula da Silva, el impeachment que sufrió en 2016 Dilma Rousseff (que perdió el poder en los tribunales en vez de en las urnas) y el triunfo de un personaje como Jair Bolsonaro, que dice no estar preocupado por enfrentarse en 2022 al expresidente porque, según él, "a fin de cuentas, toda la sociedad tiene claras las bajezas de aquel gobierno".

Lula, por su parte, regresa "sin odio ni resentimiento" a pesar de sentirse la "víctima de la mayor mentira jurídica en 500 años" en Brasil. Al expresidente, que está cubierto por el aura que llevó al triunfo al expresidiario Nelson Mandela en Sudáfrica, no se le olvida la muerte en 2017 de su mujer, Marisa Letícia Rocco (que según Lula, perdió muchas energías por "la presión judicial" que sufrió él).

Lula da Silva. Foto: Captura Youtube.

"Si hay un brasileño que tiene razones para tener muchos y profundos rencores soy yo, pero no los tengo porque el sufrimiento por el que está pasando el pueblo brasileño, las personas pobres en este país, es infinitamente mayor que cualquier crimen cometido contra mí", explica.

Lula, muy crítico con las privatizaciones y la compra de armas de Bolsonaro, espera que la decisión del juez se mantenga y que no vuelva a ser condenado por los tribunales federales hasta que se celebren elecciones el próximo año.

Un país "desordenado"

Lula asegura sobre su país que "está totalmente desordenado porque no tiene Gobierno. No cuida de la economía, no cuida del empleo, de los salarios, de la salud, no cuida del medioambiente, de la educación, ni de los jóvenes de la periferia… ¿De qué cuida entonces?".

El expresidente ha anunciado que se vacunará ante las cámaras para combatir las dudas que existen en el actual Ejecutivo carioca sobre las mismas: "Quiero hacer propaganda para que el pueblo brasileño no siga ninguna decisión imbécil del presidente de la República o del ministro de Salud. ¡Acepten la vacuna!".

"Aplíquense la vacuna y sigan cuidándose, por el amor de Dios. Las muertes están siendo naturalizadas. Muchas podrían haber sido evitadas si un Gobierno hubiera hecho lo elemental: tomar decisiones. Pero tenemos un presidente que habla de que el que tiene miedo al covid-19 es un marica, que es una gripecita", añade.

Lula asegura que lo pretende es: "Dedicar el resto de mi vida, que espero que sea mucha, a recorrer el país y conversar con el pueblo. Vamos a tener que hacer algo para recuperar nuestros sueños". Quizás en 2022 esos sueños se hagan realidad...

COMPARTIR: