20 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El fiscal no imputa al inspector, pero la acusación particular ejercida por la víctima sí pide 9 años de cárcel y una indemnización de 10.000 euros

La Audiencia Provincial comienza el juicio contra Gómez Gordo, uno de los responsables de la Brigada de Extranjería en Madrid

Policías en una redada contra las mafias chinas.
Policías en una redada contra las mafias chinas.
Hoy comienza el juicio en la Sala Segunda de la Audiencia Provincial de Madrid contra Miguel Ángel Gómez Gordo, jefe del grupo V de la Brigada de Extranjería, y otros tres ciudadanos chinos. Está acusado de detención ilegal, torturas y lesiones de una mujer china.

Este martes se celebra la vista oral en la Sala Segunda de la Audiencia Provincial de Madrid contra Xiaoming Zhou. Jianhay Cheng, Minghon Zheng y el jefe del Grupo V de Extranjería, Miguel Ángel Gómez Gordo. Se les acusa de detención ilegal, torturas y lesiones sobre la ciudadana china Jifang Yin.

El acusado es Miguel Angel Gómez Gordo, jefe del Grupo V de la Brigada de Extranjería de la Policía Nacional, y es hermano de otro policía, Andrés Gómez Gordo, exdirector de la Ciudad de la Justicia de la Comunidad de Madrid en la época de Esperanza Aguirre, expresidenta de la Comunidad de Madrid, durante los años que se produjeron los incidentes de espionaje a los consejeros Alfredo Prada y el vicealcalde madrileño Manuel Cobo. Luego Andrés Gómez Gordo fue destinado al servicio de prensa de la Jefatura Superior de Policía de Madrid, hasta que María Dolores de Cospedal lo nombró máximo responsable de seguridad, al gobierno de Castilla la Mancha. Ahora presta servicios en la UDEF, la Unidad de Delitos Económicos y Financieros de la Policía Nacional.

Andrés Gómez Gordo y María Dolores de Cospedal.

 Por su parte, Miguel Ángel Gómez Gordo ya fue investigado en 2012 por la Audiencia Nacional en la operación Emperador, donde se investigó al marchante Gao Ping y sus relaciones con varios policías nacionales. Finalmente, la Audiencia no apreció delito alguno y el policía no fue imputado. Sin embargo, ahora una estudiante china, Jifang Yin, le acusa de detención ilegal, torturas y un delito de lesiones.

En realidad todo comenzó el 20 de septiembre de 2009 con un robo de tres millones de euros en un camión que varios ciudadanos chinos trataban e evadir de nuestro país. El atraco habría sido cometido por compatriotas suyos, conocedores del intento de estos de evadir el dinero del país de manera fraudulenta. 

Sede de la Audiencia Provincial de Madrid.

A consecuencia de este atraco el Juzgado de Instrucción número 1 de Sigüenza inició diligencias previas. Como el asunto afectaba a ciudadanos chinos se hizo cargo de las investigaciones el Grupo V de Extranjería, a cuyo frente estaba entonces Miguel Ángel Gómez Gordo y detuvieron a nueve personas.

A consecuencia de estas investigaciones contra el blanqueo de capitales de la organización de Yao Ping se abrieron nuevas diligencias por parte del Juzgado de Instrucción número 4, durante las cuales resultando investigado el inspector Miguel Ángel Gómez Gordo, quedando libre de cualquier acusación, aunque se investigó a otros 10 policías por recibir, presuntamente, favores y dinero de esta trama delictiva.

Pero durante las investigaciones de Sigüenza, el 3 de julio de 2010, fue detenida Jifang Yin en la calle y trasladada a la comisaría de Aluche. Previamente, la mujer refirió un supuesto secuestro, que no fue tramitado ni tenido en cuenta, según ella, por los policías que la detuvieron y que motivó la denuncia que ahora se juzga. 

Gao Ping, investigado por la operación Emperador.

El secuestro que Jifang Yin intentó denunciar habría tenido lugar el 2 de julio a las 22 horas cuando un individuo chino la hizo subir a su vehículo, con el falso engaño de ir a ver a otra mujer con la que se había citado. Este hombre llevó a Yin, según su versión, hasta la localidad madrileña de Parla, donde permaneció secuestrada, con los ojos vendados y torturada durante doce horas. Los secuestradores, según el relato de la mujer, se interesaban constantemente por el paradero de tres millones de euros (no solo un millón) que les habían robado en Sigüenza.

 Un día más tarde habría sido puesta en libertad y en la calle resultó detenida por dos agentes de policía y trasladada a dependencias el Grupo de Extranjería de Aluche. 

Secuestrada en Parla

Tres de las personas que estaban en esa casa de Parla son ahora acusadas por Jifang Yin ante la Audiencia Provincial y la acusación particular ejercida por la ciudadana china sostiene además que todo se hizo con la presunta connivencia del entonces jefe del Grupo V de la Brigada de Extranjería, Miguel Ángel López Gordo a quien acusan ahora de disponer la detención de Yin para que no pudiese denunciar el secuestro por parte de sus compatriotas en Parla.

Tras varias denuncias, recursos y apelaciones de todas las partes ante el Juzgado de Instrucción número 11 de Madrid, se terminó decretando la apertura de juicio oral contra Xiaoming Zhou. Jianhay Cheng, Minghon Zheng que supuestamente estaban en la casa donde la mujer fue llevada y el jefe del Grupo V de Extranjería, Miguel Ángel Gómez Gordo, a quien se acusa de detención ilegal, torturas y lesiones.

A los tres primeros se les acusa de lo mismo más un delito contra la integridad moral. Para Miguel Ángel Gómez Gordo la acusación particular solicita un total de nueve años de cárcel y 18 años de inhabilitación especial para empleo o cargo público, además de una indemnización de diez mil euros, como al resto de acusados. 

El Fiscal no pide penas

Sin embargo, el Fiscal de la Audiencia Provincial estima que la actuación de Gómez Gordo se hizo acorde al mandamiento judicial del Juzgado de Siguenza que investigaba el robo de 3 millones de euros. El inspector habría puesto un micrófono, con autorización del Juzgado, a uno de los tres ciudadanos chinos atracados para grabar una conversación con Jifang Yin e intentar averigüar el paradero de los tres millones de euros robados. Por todo ello, la Fiscalía no aprecia actuaciones criminales de nadie y pide el sobreseimiento de la causa.

Sin embargo, la mujer, Jifang Yin, presentó un parte de lesiones firmado por una médico española que la inspeccionó el mismo día que fue liberada. Ahora será la Audiencia Provincial de Madrid quien tendrá que determinar la culpabilidad o no de los cuatro acusados.

 

COMPARTIR: