24 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los cinco departamentos gubernamentales de Podemos se llevan el 8 por ciento del total del presupuesto para publicidad institucional

La campaña del Ministerio de Igualdad donde se usa el color morado y la palabra Unidas supera los 3,2 millones de euros

La campaña de Podemos.
La campaña de Podemos.
La campaña de Unidas Podemos contra la violencia de género costó 3,2 millones de euros. Podemos mantiene la dirección de 5 de los 22 ministerios del gobierno de coalición presidido por Pedro Sánchez. Aunque el reparto de presupuesto de publicidad intenta ser simétrico, en el caso de estos 5 despachos, el 8 por ciento del dinero destinado a publicidad y comunicación institucional de Pedro Sánchez irán a parar a los cinco ministerios de Podemos, es decir 11,4 millones de los 66 millones previstos.

El ministerio de Igualdad, de Irene Montero, lanzó el pasado mes una campaña de apoyo y confianza a víctimas de la violencia de género durante el confinamiento por el coronavirus. El Ministerio de Igualdad comenzó el pasado viernes,  22 de mayo, una campaña de divulgación y de información a la ciudadanía con el objetivo de lanzar un mensaje de apoyo y de confianza a las mujeres que puedan estar sufriendo violencia de género durante el confinamiento derivado de la pandemia del coronavirus. La campaña cuesta 3,2 millones de euros, un generoso pellizco de la tarta de la publicidad institucional. Su presupuesto total es de 5,3 millones, así que esta campaña supera ampliamente la mitad de dinero concedido a Irene Montero.

El problema es que la campaña realizada en los banners incrustrados en diarios digitales "#La violencia machista la paramos unidas" lleva la primera parte de la frase en morado muy similar al color que usa Podemos, partido en el que milita la ministra. Expertos publicistas consultados por elcierredigital.com aseguran que "no es el mismo tipo de letra pero se parece un montón y además hay una desigualdad en el mensaje, porque parece que solo las mujeres pueden parar la violencia machista, como si los hombres no pudiesen hacer nada. Además, el impacto subliminal es clave con ese Unidas porque te quedas con el nombre de Unidas Podemos".

Lo cierto es que el color morado en la frase solo aparece en la publicidad de los diarios y no en los carteles de la campaña oficial, donde predomina el rosa, el blanco y el negro. La campaña arrancó con el lema 'Seguimos aquí, estamos contigo. La violencia machista la paramos unidas',  aunque en Prensa sólo se ha usado la última parte.

                                                      Anuncio de la campaña en un medio digital.

Supuestamente el lema se centra en la necesidad de trasladar seguridad y confianza en los servicios especializados de atención e información para las víctimas, que han sido reforzados durante este período de crisis sanitaria. Además de difundirse en diversos medios de comunicación, lo ha hecho en paneles exteriores, supermercados y redes sociales.

El objetivo es transmitir a las mujeres víctimas de violencia machista, así como a su entorno más cercano, que los servicios de atención a las víctimas siguen funcionando; y que las mujeres pueden salir a la calle en una situación de emergencia, independientemente de las fases de desescalada en la que se encuentren.

                                                  Otra parte del banner de la campaña de Igualdad.

La campaña, auspiciada y pagada por el Ministerio de Igualdad junto a la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género, está contemplada en el Real Decreto Ley 12/2020, de 31 de marzo, de medidas urgentes en materia de protección y asistencia a las víctimas de violencia de género, y como parte del Plan de Contingencia contra la violencia de género aprobado en el Estado de Alarma decretado por el COVID-19.

Dinero para los ministerios

Las instituciones que regenta la pareja, la Vicepresidencia e Igualdad, tendrán a su disposición casi 9,8 millones de euros para invertir en campañas publicitarias. Según el Plan de Publicidad Institucional de 2020, aprobado en Consejo de Ministros hace una semana, serán gastados casi 66 millones de euros por concepto de “publicidad institucional”, entre los diferentes ministerios.

De la cifra total 11,4 millones de euros será utilizados por los cinco ministerios presididos por la formación morada. A la cabeza, el Ministerio de Igualdad, de Montero que recibirá 5,3 millones; seguido del de Derechos Sociales y Agenda 2030, de Pablo Iglesias, que acumula hasta 4,6 millones de euros en publicidad.

Trabajo y Economía social, la polémica institución a la que responde el SEPE y presidida por Yolanda Díaz, dispondrá de 1,4 millones de euros para sus campañas. Por su parte, Alberto Garzón, compañero de partido de Díaz, recibirá 160.000 euros para dos campañas publicitarias.

Atrás queda el Ministerio de Universidades, el independiente respaldado por Podemos, Manuel Castells solo dispondrá de 34.000 euros para publicidad institucional. Este presupuesto esta destinado a 4 campañas durante 2020, el doble de las realizadas por la cartera de Igualdad.

Campañas más parecidas a Podemos que a publicidad institucional

Hace casi un mes, Igualdad lanzaba una campaña publicitaria de apoyo y confianza a víctimas de violencia de género durante el confinamiento por el coronavirus. La campaña, que durara el resto del año, se titula: “Concienciación social contra las distintas formas de violencia contra las mujeres” y disfruta de un presupuesto de 3.250.000€. Enfocada a “jóvenes y niños”, será difundida por Televisión, radio, prensa, revistas, Internet, exterior y cine, según indica el propio gobierno.

La publicidad recuerda al formato propagandistico de Unidas Podemos.

El problema es que, para los expertos, la campaña en medios digitales contiene una imagen que se puede asociar con la marca Podemos, partido de la ministra, pero además el mensaje no es nada igualitario al excluir de facto a los hombres en la lucha contra la violencia de género.

El ministerio de Igualdad, de Irene Montero, acaba de lanzar una campaña de apoyo y confianza a víctimas de la violencia de género durante el confinamiento por el coronavirus. El Ministerio de Igualdad comenzó el pasado viernes, 22 de mayo, una campaña de divulgación y de información a la ciudadanía con el objetivo de lanzar un mensaje de apoyo y de confianza a las mujeres que puedan estar sufriendo violencia de género durante el confinamiento derivado de la pandemia del coronavirus.

Algunos usuarios denuncian el gasto en convertir los letreros en "inclusivos"

Supuestamente el lema se centra en la necesidad de trasladar seguridad y confianza en los servicios especializados de atención e información para las víctimas, que han sido reforzados durante este período de crisis sanitaria. Además de difundirse en diversos medios de comunicación, lo ha hecho en paneles exteriores, supermercados y redes sociales.

El objetivo es transmitir a las mujeres víctimas de violencia machista, así como a su entorno más cercano, que los servicios de atención a las víctimas siguen funcionando; y que las mujeres pueden salir a la calle en una situación de emergencia, independientemente de las fases de desescalada en la que se encuentren.

Las polémicas siguen entorno al monopolio publicitario

La cartera de Derechos Sociales, presidida por el líder de Podemos también ha generado polémica orientada al uso de fondos. Según adelantamos hace unas semanas, el caso de María Teresa Pérez Díaz exdiputada de la formación morada llama la atención. Ha sido nombrada como directora general del Instituto de la Juventud (Injuve).

La última subvención anunciada en el BOE por el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, dirigido por Pablo Iglesias y de quien depende el Injuve, ha desatado las alarmas en la oposición, más por los requisitos que deben presentar los solicitantes que por la cuantía de la misma, 1.362.760 euros.

María Teresa Pérez en un mitin de Podemos.

Según el BOE de 27 de mayo los beneficiarios serán "entidades y organizaciones de carácter no gubernamental que estén legalmente constituidas y en su caso, debidamente inscritas en el correspondiente registro administrativo de ámbito estatal", dejando fuera a las pequeñas organizaciones regionales, por ejemplo. Además, no hay un montante máximo para pedir ni para otorgar, de manera que el Injuve podría decidir dar todo ese dinero a una sola asociación o repartirla entre muchas.

María Teresa Pérez Díaz fue diputada de Podemos por Alicante en XIII legislatura. Tiene 26 años y es graduada en Periodismo por la Universidad Carlos III de Madrid, además de Máster en Reporterismo de TV por la URJC y Máster en Política Mediática por la UCM. Precisamente su juventud hace temer a la oposición sobre la idoneidad del reparto de esta subvención, sobre todo cuando los requisitos no son totalmente objetivos, como "disponer de la estructura y capacidad suficiente para garantizar el cumplimiento de los objetivos, acreditando la experiencia necesaria para ello".

COMPARTIR: