18 de junio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Graves denuncias judiciales, hijos de dirigentes locales puestos a dedo y un alcaldable apoyado por Madrid enfrenta a sus afiliados con la dirección

La guerra de Ciudadanos: familiares colocados a dedo, una candidata denunciada y nadie contento en la Comunidad Valenciana

Albert Rivera y Toni Cantó en el Congreso de los Diputados.
Albert Rivera y Toni Cantó en el Congreso de los Diputados.
En la formación de Ciudadanos de Castellón sus afiliados están a la gresca. Se trata de otra agrupación local de la formación de Albert Rivera con problemas para confeccionar sus listas. "Son tantas ya las broncas, que dentro de poco va a dejar de ser noticia que alguien en Ciudadanos esté contento por su inclusión, o no, en una lista", afirman los denunciantes. El caso de Castellón tiene de todo, familiares colocados, una candidata denunciada por injurias y nadie contento.

El pasado jueves 14 de marzo el partido Ciudadanos sacó su lista para las elecciones autonómicas en la Comunidad Valenciana y ya se han escuchado las primeras voces críticas. La actual portavoz en la provincia de Castellón, la diputada autonómica Mercedes Ventura, repetirá como número uno, detrás de ella irá Cristina Gabarda, Eduardo del Pozo, Vicente Fernández y David Luis López.

Y aquí comienzan los problemas, ya que la número dos, Cristina Gabarda, decidió no acudir hace unas semanas a un acto de conciliación con el diputado del Partido Popular Miguel Barrachina y está denunciada e imputada por un delito grave de injurias.

Gabarda tenía que acudir al acto previo a la tramitación de una querella puesta por Barrachina después de que la actual portavoz municipal y de la Diputación en Castellón de la formación naranja publicase un meme en una red social disfrazando a Barrachina como uno de los Dalton, uno de los célebres hermanos ladrones de los dibujos de Lucky Luke. Esta semejanza no sentó nada bien al diputado popular por Castellón y acudió a los tribunales.

Cristina Gabarda, número 2 a la Generalitat.

En ese mismo acto de conciliación, al que no acudió la actual portavoz de Ciudadanos, el juez interpuso como medida cautelar, solicitada por la Fiscalía, el embargo de la cantidad de 10.000 euros en previsión de que Cristina Gabarda tuviese que hacer frente a una futura responsabilidad civil.

Lo más probable es que Barrachina y Gabarda se vean de nuevo las caras el próximo mes de abril en las Cortes Valencianas, ya que el primero se presenta como número uno del Partido Popular, con muchas posibilidades de salir elegido también, rechazando presentarse al Senado. Y ella,  Cristina Gabarda, la número dos de Ciudadanos con muchas probabilidades de salir también elegida.

Pero además, el tercer miembro de esa candidatura es Eduardo del Pozo, hijo de Félix del Pozo, coordinador de Ciudadanos en Castellón. Eduardo del Pozo trabajó de abogado en el grupo Marina D´Or como su padre, ahora jubilado, que antes fue suboficial de la Guardia Civil, abogado y gerente de Marina D´Or y máximo responsable de la formación naranja a nivel local. Tras muchas presiones, Del Pozo logró colocar a su hijo Eduardo como número tres a la Generalitat por Castellón.

Más líos de clanes y familias

Además de la lista autonómica por Castellón se presentaron las listas por Valencia. Junto a Toni Cantó, candidato a presidir la Generalitat, irá Ruth Merino. Se da la casualidad, que esta mujer es hermana de Jesús Merino, el candidato número uno a las municipales por la ciudad de Castellón. Precisamente, Jesús Merino es el candidato oficialista de Madrid, apoyado por Toni Cantó y por la Secretaría de Acción Institucional, dirigida por José María Espejo-Saavedra.

La presentación de Merino como candidato provocó que Ciudadanos de Castellón se dividiera en dos facciones. Por una parte, los partidarios de Toni Cantó, que apoyados por Madrid querían a Merino. Sin embargo, la junta local de Castellón propuso a otro candidato, el médico Alejandro Marín Buck, que tenía el apoyo mayoritario de los militantes castellonenses y por tanto de Félix del Pozo y Sandra Juliá, diputada nacional.

 

Jesús Merino, candidato al Ayuntamiento de Castellón.

El pasado miércoles la Junta Local denunció públicamente que la elección de otro candidato que no fuese Marín Buck iba contra los propios estatutos de Ciudadanos, que establece que solo el comité de candidaturas autonómico puede proponer candidatos a la dirección nacional.

Todas las miradas se centran también ahora en Sandra Juliá, diputada nacional y secretaria de organización provincial, que ha sido elegida candidata al Congreso de los Diputados, quizás para contentar a todo el mundo. Se da la circunstancia de que Sandra Juliá no logró que ganara en la batalla su candidato a alcalde en Castellón, Marín Buck, sin primarias de por medio.

Sandra Juliá, candidata al Congreso de los Diputados.

La diputada Juliá, significativamente, cerró su grupo de Telegram, mediante el que se dirigía a los 80 afiliados de la formación en Castellón, poco antes de conocerse su designación. Se trataría de evitar las críticas a su elección a dedo dentro de sus propias filas y esconder las filtraciones que se estaban produciendo a los medios de comunicación de esas conversaciones de chats. En ese mismo medio de distribución de contenidos, Félix del Pozo, de la junta local, se habría quejado porque la dirección nacional no había contado con él para designar un candidato.

En Elche tampoco hay acuerdo

La campaña que ha hecho el senador Luis Crisol, también Secretario de Organización de Ciudadanos en Alicante, para que su hija Eva Crisol, actual concejala, sea elegida para candidata a alcaldesa en Elche no ha sentado nada bien entre los militantes del partido en esta importante localidad alicantina. Luis Crisol es senador por designación de las Cortes Valencianas, no por votación.

En Elche tampoco habrá primarias, porque no se superan los 400 afiliados necesarios para hacerlas, ya que no llegan al centenar. Los votantes históricos de Ciudadanos creen un error “que se esté tardando tanto en decidir el candidato por los manejos de Crisol, ya que PP y PSOE ya tienen los suyos”. La dirección autonómica no quiere que repita el actual portavoz municipal, David Caballero, un personaje muy popular en las redes sociales, con un apoyo muy superior al actual alcalde.

Se trata de otra agrupación local de la formación de Albert Rivera con problemas para confeccionar sus listas. "Son tantas ya las broncas, que dentro de poco va a dejar de ser noticia que alguien en Ciudadanos esté contento por su inclusión, o no, en una lista", afirman los denunciantes a elcierredigital.com. El caso de la Comunidad Valenciana, otro ejemplo más de la fractura interna en el partido de Albert Rivera, tiene de todo: familiares colocados, una candidata denunciada por injurias y nadie contento.

COMPARTIR: