28 de noviembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El partido que lidera Andoni Ortuzar se muestra "incómodo" con los acuerdos entre socialistas y abertzales, que podrían poner en riesgo su hegemonía

El PNV retoma su relación con el PP tras la consolidación del pacto de PSOE y EH Bildu

/ Ortuzar y Sánchez
El PNV sopesa retomar las relaciones con el PP que se rompieron hace tres años y medio porque los jeltzales apoyaron la moción de censura que desalojó del poder a Mariano Rajoy. El motivo es su enfado porque el pacto entre PSOE y EH Bildu en Madrid y Pamplona les hace prever que llegarán a otro en Vitoria.

La creciente relación entre PSOE y EH Bildu, palpable en Madrid y Pamplona quizás como paso previo de un pacto en Vitoria que acabe con la hegemonía del PNV en el poder, ha provocado una visible incomodidad en la formación jeltzale.

Andoni Ortuzar no quiere por ahora oír a algunas voces internas que piden que el PNV retome unas relaciones con el PP que saltaron por los aires porque apoyaron la moción de censura que desalojó a Mariano Rajoy hace tres años y medio. 

Es cierto que no es fácil que el PNV levante la voz contra el PSOE porque los socialistas vascos ejercen de muleta de su poder en el Gobierno Vasco, las tres diputaciones y las tres capitales de provincia de Euskadi.

A este hecho se le suma la incomodidad que provoca la posición "frentista", según opinión del PNV, de Carlos Iturgaiz en el Parlamento Vasco. Cabe recordar que Pablo Casado relegó a este dirigente en la lista de las europeas de 2019 y lo rescató por sorpresa para liderar un pacto PP-Ciudadanos que obtuvo unos pobres números.

Pactos

EH Bildu ha anunciado su apoyo a los presupuestos de Navarra, como era de prever, y los estatales, que son apoyados por la izquierda abertzale "por los avances en favor de Euskadi" que se están realizando en Madrid, según las enigmáticas palabras de Arnaldo Otegi, y por mantener el escudo social y promover la captación del canal infantil ETB3 en la Comunidad Foral.

El nuevo líder socialista vasco, Eneko Andueza, asegura que su acercamiento a EH Bildu todavía no puede formalizarse en gobiernos compartidos ya que hasta ahora se han conformado "pactos muy concretos, en lugares concretos y en torno a proyectos concretos", y que "el tiempo nos dará las claves de si estamos preparados o no para cosas grandes".

El 'sanchista' asegura que "en las próximas elecciones se verá qué fuerza dan los ciudadanos a cada uno y, a partir de ahí, veremos para qué queremos gobernar. Si hay posibilidades de firmar un pacto con otros, lo exploraremos, pero antes hay que ver para qué y no con quién. Nosotros siempre buscaremos la estabilidad, porque para el PSE es fundamental".

Rajoy y Urkullu. 

Sobre el enfado de sus tradicionales socios, Andueza asegura que "si al PNV no le gustan algunas cosas que digo, a mí tampoco algunas de las que dicen ellos, y eso en el juego político y en democracia es normal. Yo no soy nacionalista, no soy miembro del PNV, y ellos no son socialistas ni miembros del PSE. Habrá desacuerdos y enfoques diferentes, y lo más conveniente suele ser que cada uno sea honesto con lo suyo y diga lo que piensa".

Pacto en Navarra

Hace unos días el Gobierno de Navarra liderado por el PSN-PSOE anunció un pacto presupuestario con EH Bildu y aseguró que "la aprobación de los presupuestos en estos momentos tiene que ser una respuesta a las necesidades de la ciudadanía navarra, debiéndose reforzar el compromiso de pensar en las personas como objetivo principal en la ejecución de las políticas públicas de gasto".

El Ejecutivo foral asegura que el acuerdo alcanzado, que reconoce algunas discrepancias entre las partes en el ámbito fiscal, y que será controlado en cuanto a su cumplimiento por una comisión de seguimiento, recoge una serie de compromisos en materia tributaria que inciden en cuestiones como los beneficios fiscales, la fiscalidad verde o las pensiones.

El Gobierno de María Chivite se compromete a dar luz verde a asuntos como la recién renovada financiación municipal de Navarra, el avance en la consecución de la gratuidad del ciclo 0-3 a las familias con rentas inferiores a 18.000 euros o, en materia de salud, el refuerzo de la plantilla de profesionales de Psicología en Atención Primaria.

El sindicato ELA ha afeado el pacto porque EH Bildu solo ha condicionado el 0,25% del presupuesto a cambio de asumir unas cuentas con evidente cariz socioliberal.

COMPARTIR: