19 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Aunque como ministro de Interior dirigió la captura de 75 líderes de organizaciones de tráfico de drogas, en 2019 resultó condenado por esta actividad

Tarek El Aisami: Éste es el narco del gobierno de Nicolás Maduro por el que Estados Unidos ofrece 10 millones de dólares

El Aisami junto a Nicolás Maduro
El Aisami junto a Nicolás Maduro
Durante el mes de agosto el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos incluyó en su lista de más buscados al vicepresidente económico de Venezuela, Tareck El Aissami. Fiel al régimen chavista desde hace dos décadas, el político se enfrenta a una condena de 10 años de prisión por tráfico de drogas. La noticia saltó a las portadas internacionales esta semana, cuando a la solicitud de búsqueda se añadió un nuevo apartado, 10 millones de dólares para quien ofrezca información.

En la página web del Inmigration and Customs Enforcement (ICE), se puede ver ahora la ficha de Tarek El Aisami, político de origen libanés al que se le acusa de ayudar a introducir miles de kilos de cocaína en territorio americano. La solicitud se hace en el marco de la Ley de designación de narcotraficantes extranjeros de 1999, que permite solicitar la extradición de quién permita o favorezca el ingreso de drogas a Estados Unidos.

En marzo de este año, un juzgado de Nueva York presentó cargos contra el vicepresidente venezolano por relacionarlo con una “gigantesca” red de tráfico de cocaína a territorio americano. Los transportes se habrían realizado con un número indeterminado de aviones privados controlados por El Aisami y sus socios.

De familia sirio-libanesa, Tarek El Aisami es el segundo de cinco hermanos. Nació en la ciudad de El Vigía en el estado de Mérida y curso estudios de derecho y criminología. Aunque siempre ligado a movimientos pro Chávez, la carrera política de El Aisami comenzó en 2005 cuando fue electo diputado por su estado natal en las elecciones parlamentarias. En las elecciones de aquel año no se presentó la oposición por lo que el chavismo controló la totalidad de la cámara.

Ficha de relaciones de Tarek con el narcotrafico según el Departamento del Tesoro.

En 2007 acabo su carrera como congresista para dedicarse al Ministerio del Poder Popular de Relaciones Interiores y Justicia como viceministro de Prevención y Seguridad Ciudadana. Se mantuvo en ese cargo un año, hasta que en 2008 Chávez le ascendió al puesto de ministro. Su presunta relación con las mafias de las drogas se puede remontar a esta época.

En 2006 la DEA, agencia antidroga norteamericana, fue expulsada de Venezuela. Desde entonces El Aisami se hizo cargo de la “lucha contra las drogas”, capturando durante su gestión a 75 líderes de cárteles. No obstante, en materia de seguridad, el periodo de El Aisami al frente de Interior supuso el mayor aumento de criminalidad de la historia del país, ciudades como Caracas, Maturín y Maracay se posicionaron entre las más peligrosas del mundo y en sus seis años de mandato fueron asesinadas cerca de 90.000 personas en todo el país.

En 2012, se presentó por órdenes de Hugo Chávez al gobierno de Aragua (Estado del centro del país). Durante una polémica gestión en la que El Aisami aseguro que “Aragua sería ejemplo de desarrollo y seguridad para el país”, surgieron varias formas de crimen organizado e incluso grupos armados bajo el control de su gobierno, que se dedicaron a amedrentar en actos a los opositores o a perseguir a comerciantes y trabajadores no afines al régimen.

En 2015, el periódico estadounidense The Wall Street Journal develó que el politíco estaba siendo investigado por actividades de narcotráfico.  Rafael Isea, anterior gobernador de Aragua y desertor del régimen había asegurado a las autoridades americanas de que El Aisami habría recibido pagos del capo Walid Mackeld, conocido como “el Turco”.

Cartel de búsqueda publicado por el ICE.

El régimen chavista no tardó el protestar contra lo que consideró las acusaciones como “infamias” contra uno de sus líderes nacionales. Aunque no ha sido situado en ninguno de los cárteles que participan en el gobierno de Maduro, los testigos citados por el tribunal de Manhattan, que lo condenó a 30 años de prisión por narcotráfico el 8 de marzo de 2019, aseguran que ha tenido relación y comunicación logística con el cártel de los Soles, conformado por miembros del ejército de Venezuela y con las redes de narcotráfico de la familia de Nicolás Maduro.

En 2018, fruto de la investigación por narcotráfico contra los sobrinos de Nicolás Maduro, se determinó que un contacto en Honduras de los dos imputados habría colaborado también con Tarek El Aisami para introducir droga en Estados Unidos.

Antiterrotista o líder de un grupo terrorista

El Aisami se ha marcado una carrera como líder radical del chavismo. Desde que llegó a lo más alto del régimen se ha opuesto al dialogo con las fuerzas opositoras y ha encabezado proyectos como el “Comando Antigolpe”, que buscaba desemnascarar las supuestas vinculaciones de líderes opositores con intentos de golpe de Estado o planes “terroristas”.

Nicolás Maduro durante su gestión lo instó a "trabajar por la seguridad del pueblo, la paz, la lucha por depurar las policías regionales y nacionales, la lucha contra los terroristas de la extrema derecha".

Los grupos armados del Estado Aragua se encargan de dispersar manifestaciones contra Maduro.

No obstante, al igual que con las drogas, El Aisami no tardó en ser vinculado con grupos terroristas. En 2014, The Wall Street Journal aseguró que estaba siendo investigado como "un jefe de las redes del Medio Oriente, un jefe revolucionario cubano honorario y un jefe chavista muy ambicioso". La investigación final responsabilizó a El Aisami de financiar y apoyar a organizaciones terroristas islámicas a través de 40 empresas con sedes en Venezuela, Panamá, Curazao y Santa Lucía.

Además, durante su gestión como director de la ONIDEX, agencia encargada hace años de la emisión de pasaportes en Venezuela, se le acusó de facilitar documentación venezolana a miembros de grupos armados de Hezbollah para permitir su desplazamiento por Europa, ya que a los venezolanos no se les requiere un visado especial para ingresar en la Unión Europea.

COMPARTIR: