02 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Siguen las confesiones del secretario de Juan Carlos I y del general Milans del Bosch al periodista Julio Merino sobre el Golpe de Estado del 23-F

Sabino Fernández Campo: "Su Majestad estuvo dudando hasta que salió por televisión y leyó su mensaje a los españoles"

Exclusiva El rey emérito Juan Carlos I y el que fuera su secretario Sabino Fernández Campo
El rey emérito Juan Carlos I y el que fuera su secretario Sabino Fernández Campo
Elcierredigital.com desvela, en palabras del periodista Julio Merino, el contenido de los planes del Golpe de Estado del 23-F de 1981 que no triunfaron. Todo ello basado en las entrevistas que mantuvo tiempo después con Sabino Fernández Campo, secretario del Rey Juan Carlos I aquella tarde-noche del 23-F, y del general Jaime Milans del Bosch, en ese momento Capitán General de la III Región Militar (Valencia), el único militar que sacó los tanques a la calle y declaró el Estado de Guerra.

Aprendiendo del "Dios literario", Don Benito Pérez Galdós, y leyendo una y otra vez los "Episodios Nacionales" (leí "Bailén" con 15 años y ahira estoy leyendo "El Empecinado" el día que acabo de cumplir 80 años encerrado en una jaula por culpa de los culpables del "coronavirus"), he descubierto que la verdadera Historia no es la que los historiadores pagados por el Poder (desde Tito Livio a Iam Gibson) reflejan para la posteridad, sino que la verdadera realidad de los pueblos es la que está detrás de la Historia de la calle, la de las reboticas, la de las sacristías, la de los secretarios, la de las celestinas, la de los talleres, la de los pueblerinos, la Intrahistoria, la que se silencia para no molestar al Poder.

Por eso no hay que tratar de explicar lo que fue el "23-F" y solo uno se limita a reproducir lo que me contaron dos de los principales protagonistas de aquella rocambolesca historia. Sobre el "23-F" se han escrito más de cien libros (entre ellos escritos por el propio Julio Merino: "Jaque al Rey", "Las vísperas del 23-F" y "Tejero, veinticinco años después") y los mejores, para mi, los de Pilar Urbano.

Juan_Carlos_y_Sabino_Fernandez_2

El rey Juan Carlos I y su secretario Sabino Fernández Campo

Así que habrá que comenzar con los personajes: Sabino Fernández Campo, el secretario del Rey aquella tarde-noche del 23 de febrero de 1981, y el general Jaime Milans del Bosch, en ese momento Capitán General de la III Región Militar (Valencia) y el único que llegó a sacar los tanques a la calle y declarar el Estado de Guerra.

La historia se cuenta así en palabras de sus verdaderos y principales personajes o, al menos, así me la contaron ellos mismos. Este es el relato:

- Sabino, esto cambia las cosas, me dijo Su Majestad al colgarle el teléfono al general Milans, ya sobre las 10.30 horas [cuenta en primera persona Sabino Fernández Campo].... Creo que es posible que Milans tenga razón y que no todos los Capitanes Generales con los que hemos hablado y se han puesto firmes hayan sido sinceros. Según Jaime no todos están con la Monarquía y todavía "esto" puede tomar otros derroteros. Al parecer algunos piensan en la República.

-  Señor, no lo creo. Puede ser cierto que alguno no esté con la Monarquía, incluso que haya alguno que sea más republicano que monárquico, pero mientras que a vuestra llamada saluden con un taconazo será suficiente y lo harán... Porque ellos saben muy bien que no tienen otra salida que la legalidad y hoy la legalidad es la Constitución y la Monarquía.

- Sabino, déjate de legalidades y constituciones, que a un general con tropa armada y carros de combate se le cruzan los cables y de momento te manda al exilio y si son 4 ó 5 ni te cuento... y recuerda que Armada también me habló de generales partidarios de una República.

- Sí, ¿y qué, Majestad? Hoy por hoy el Ejército respalda al Rey y prefiere la Monarquía.

- Pero ¿no crees que habría que darle algo más de cuerda a Armada para ver qué puede hacer con Felipe y las Izquierdas?. No olvides que mi abuelo perdió la Corona por no darles Poder a las Izquierdas... Sabino, yo estoy convencido de que esta Monarquía no estará consolidada hasta que no haya un Gobierno de Izquierdas... y la verdad, a mí Felipe me cae bien.

- Sí, Majestad, sí... pero por las urnas, no con la Guardia Civil y a tiros. No olvide que estamos en una Democracia y la Democracia son votos y libertad.

- Lo sé, Sabino, pero mira cómo llegó al Poder el general De Gaulle... o mis propios abuelos, Alfonso XII y Alfonso XIII. Los pueblos, como dice mi padre, olvidan enseguida cómo se llegó al Poder.

- No compare, Señor, España no es Francia.

Milan_del_Bosch

En el centro el general Jaime Milans del Bosch

- Bueno, vale, Sabino, vale, pero, yo creo que deberíamos darle algo más de tiempo a Armada y esperar a ver si consigue el Gobierno de Concentración con Felipe. Todavía estamos a tiempo de que venga aquí.

-  Por Dios, Majestad, eso ni hablar. Sería un error estamos sobre un polvorín y si no apagamos pronto la mecha podemos saltar por los aires todos y todo.

- Bueno, bueno, pues habla tú con Milans otra vez, porque yo ya no sé qué decirle. ¡Tiene que retirar su bando y sus tanques!

Bando del 23 de febrero de 1981

 El “Bando” fue tremendo, duro, como si se tratase del 18 de julio de 1936 el plan de guerra total. Este es el texto del Bando difundido por el Capitán General de la III Región Militar el 23 de febrero de 1981, que se reproduce literalmente:

"EXCMO. SR. D. JAIME MILANS DEL BOSCH Y USSÍA, TENIENTE GENERAL DEL EJÉRCITO Y CAPITÁN GENERAL DE LA 3ª REGIÓN MILITAR

HAGO SABER

Ante los acontecimientos que se están desarrollando en estos momentos en la Capital de España y el consiguiente vacío de poder, es mi deber garantizar el orden en la Región de mi Mando hasta tanto se reciban las correspondientes instrucciones que dicte S.M. el Rey.

En consecuencia,

DISPONGO

Artículo 1.º- Todo personal afecto a los Servicios Públicos de Interés Civil queda militarizado, con los deberes y atribuciones que marca la Ley.

Artículo 2.º- Se prohíbe el contacto con las Unidades Armadas por parte de la población civil. Dichas Unidades repelerán sin intimidación ni previo aviso todas las agresiones que puedan sufrir con la máxima energía.

Igualmente repelerán agresiones contra edificios, establecimientos, vías de comunicación y transporte, Servicios de agua, luz y electricidad, así como dependencias y almacenes de primera necesidad.

Artículo 3.º- Quedarán sometidos a la Jurisdicción Militar y tramitados por procedimientos sumarísimos todos los hechos comprendidos en el Artículo anterior, así como los delitos de rebelión, sedición y de atentado o resistencia a los Agentes de la Autoridad. Los de desacato, injuria, amenaza o menosprecio a todo el personal militar o militarizado que lleve distintivo de tal, cualquiera que lo realice, propague, incite o induzca. Igualmente los de tenencia ¡lícita de armas o cualquier otro objeto de agresión.

Artículo 4.º- Quedan prohibidos los lock-outs o huelgas. Se considerará como sedición el abandono del trabajo siendo principales responsables los dirigentes de sindicatos y asociaciones laborales.

Artículo 5.º- Quedan prohibidas todas las actividades públicas y privadas de todos los partidos políticos, prohibiéndose igualmente las reuniones superiores a cuatro personas, así como la utilización por los mismos de cualquier medio de comunicación social.

Artículo 6.º- Se establece el Toque de Queda desde las veintiuna a las siete horas, pudiendo circular únicamente dos personas como máximo durante el citado plazo de tiempo por la vía pública y pernoctando todos los grupos familiares en sus respectivos domicilios.

Artículo 7.º- Sólo podrán circular los vehículos y transportes públicos, así como los particulares debidamente autorizados. Permanecerán abiertas únicamente las Estaciones de Servicio y Suministro de Carburantes que diariamente se señalen.

Juan_Carlos_I_y_Milan_del_Bosch

Juan Carlos I come un bocadillo junto a Milans del Bosch

Artículo 8.º- Quedan suspendidas la totalidad de las actividades públicas y privadas de todos los partidos políticos.

Artículo 9.º- Todos los Cuerpos de Seguridad del Estado se mantendrán bajo mi Autoridad.

Artículo 10.º- Igualmente asumo el poder judicial y administrativo, tanto del Ente Autonómico como de los Provinciales y Municipales.

Artículo 11.º- Estas Normas estarán en vigor el tiempo estrictamente necesario para recibir instrucciones de S.M. el Rey o de la Superioridad.

Este Bando surtirá efectos desde el momento de su publicación.

Por último se espera la colaboración activa de todas las personas patriotas amantes del orden y de la paz, respecto a las instrucciones anteriormente expuestas.

Por todo ello termino con un fuerte:

¡VIVA EL REY!

¡VIVA POR SIEMPRE ESPAÑA!

Valencia, 23 de febrero de 1981

EL TENIENTE GENERAL

JAIME MILANS DEL BOSCH

Era la tercera vez que hablaba con él y con Su Majestad al lado. Aunque no me gustó lo que había insinuado sobre Armada y la posibilidad de seguir adelante con el Gobierno de Concentración.

Milans_del_Bosch

El capitán Milans del Bosch en una de sus intervenciones

- Jaime -le dije al general Milans muy serio-, te llamo para concretar como salimos de esta...pero, antes me gustaría que me aclarases lo que le has contado a SM y que le ha dejado tan preocupado.... ¿qué es eso de que algunos Capitanes Generales no son muy monárquicos y que "esto" puede tomar otros derroteros?

- Pues es lo que es. Mira, Sabino, lamento haber preocupado a SM, pero la verdad es la verdad. Elícegui, Pascual, Campano, De la Torre, Merry... me han dicho que no están de acuerdo con la "Solución Armada" y que ellos no salen para apoyar ese "Gobierno de Concentración", que ellos salen, con el Rey o sin el Rey, para reconducir la Democracia, no para entregar el Poder a los que vencimos en el 39.

- ¡Que dices, Jaime! Si todos se han puesto a sus órdenes...

- Sí, a sus órdenes estamos todos y yo el primero, pero no para aceptar un Gobierno formado por socialistas y comunistas... y eso es lo que me tiene detenido. Sabino, hay que buscar otra fórmula.

- ¡Jaime!... No hay más fórmula que envainar la espada y volver a los cuarteles... ¿o acaso queréis otra Guerra Civil?

- No, no se trata de eso. Se trata, y para eso estamos todos unidos, de reconducir la situación y enderezar el rumbo que nos lleva al desastre. Se trata de acabar con el criminal terrorismo que nos está azotando y con el separatismo independentista... y poner freno a la locura de las Autonomías. En esto sí estamos todos de acuerdo.

- Pero Jaime, si en todo eso está de acuerdo SM, pero NO por la vía de la fuerza.

- Sabino, pero tampoco por la vía de ese Gobierno de Concentración, aunque sea a través de una Moción de Censura, que orquestó Armada y aprobó el Rey... ¿cómo nos puede pedir el Rey que estemos de acuerdo con que vuelva el Frente Popular de los derrotados de entonces?

- Jaime, no olvides que yo también estuve a vuestro lado.

- El que no debe olvidarlo eres tú.

- Jaime, lo que SM quiere es la Democracia y el sistema de libertades de los países occidentales.

- Pues, que se ponga al frente y acabe él con esta situación.

- Eso es lo que va a hacer de inmediato. Ya se está preparando un comunicado. Pero hay que acabar con lo de Tejero y tú eres el más indicado para hacerlo. Corto. Me llama el Rey.

Fue este el primer comunicado de la noche: "Ante la situación creada por los sucesos desarrollados en el Palacio del Congreso, y para evitar cualquier posible confusión, confirmo que he ordenado las autoridades civiles y a la Junta de Jefes de Estado Mayor tomen todas las medidas necesarias para mantener el orden constitucional, dentro de la legalidad vigente. Cualquier medida de carácter militar que, en su caso, hubiera de tomarse deberá contar con la aprobación de la JUJEN. Ruego me confirme que retransmite a todas las Autoridades del Ejército."

Conversación entre Armada y Tejero

Al llegar aquí, y para hacer más corto el relato, uno resume todo lo que pueda. Aunque es difícil, teniendo en cuenta lo que fue la Zarzuela aquellas seis horas. Decir que fue una vorágine sería poco. Llamadas hacia fuera, llamadas para información, llamadas para instrucciones, consejos de amigos, opiniones.

General_Armada

En la imagen el general Alfonso Armada

Y todo entremezclado, sin reloj, sin tiempo para pensar o rectificar, incertidumbre, miedos nervios, Idas y venidas al despacho de Su Majestad. El mensaje del Rey para la televisión, traje civil o uniforme militar, duro amenazante o diplomático y apaciguador, con ojeras o sin ojeras, sonriente o muy serio, Su Majestad solo o con el Príncipe-Armada ¿Qué hacemos con Armada? Yo no tengo dudas, el Rey por lo que se ve, sí, ¿Y Tejero? Sobre las 23:00 horas le llamé por teléfono, creyendo que no se iba a poner, pero se puso-.

- ¿Antonio Tejero? --- pregunté.

- Sí, soy yo ¿quién le llama?  --dijo con mal tono.

- Soy Sabino Fernández, el secretario del Rey

- Pues, me parece que usted y yo tenemos poco que hablar -- respondió más seco.

- Tejero, tiene que detener lo que está haciendo. En nombre del Rey...

- Mire, Don Sabino, a ver si se aclara. Yo sólo recibo órdenes del general Milans...

 Y sin más, colgó y yo me quedé como alelado... y entonces fue cuando más me preocupé, porque con aquel hombre poco se iba a poder negociar... ¡y todo podía suceder!

Entonces, a uno se le vino a la mente aquella famosa anécdota que me contó más de a un buen amigo como es el Teniente General Castañón de Mena, mi ministro el tiempo que permanecí como Secretario General del Ministerio del Ejército.

Antonio_Tejero

El teniente coronel Francisco Tejero durante el Golpe de Estado del 23F

"Se cuenta que la noche anterior a sublevarse el general Miguel Primo de Rivera (1923) fue llamando uno a uno a todos los demás Capitanes Generales para ver si contaba con ellos y todos se pusieron a sus órdenes, pero hubo un viejo compañero con el que además mantuvo esta conversación:

-Mi general, mañana me pronuncio, ¿cuento contigo?-

-Hola Miguelito, me alegra oírte y saber que estás decidido, pero ¿con quién cuentas hasta ahora?-

- Con todos, mi general, con todos. España nos necesita.-

-¿Y el Rey' ¡Está de acuerdo?-

-Pues, todavía no lo sé, mi general.-

-Entonces permíteme que te diga una cosa: si no te apoya el Rey no te seguirá ni tu ordenanza.-

Pero lo gracioso fue que este mismo Capitán General llamó a Primo de Rivera en cuanto se enteró que el golpe había triunfado para decirle: Oye, Miguel, enhorabuena y a tus órdenes... y ya sabes que puedes contar conmigo para lo que mandes. ¡Eres un tío grande!".

Aquello hizo pensar que la pelota no estaba ni en el tejado de la Acorazada ni en el de los Capitanes Generales dudosos, que todo dependía del Rey y por ello uno decidió que había que arrancar las dudas, cualquier duda, de su cabeza... y hasta uno volvió a hablar con Don Juan, el Conde de Barcelona.  De todo ello se hablará otro día, con permiso del criminal asesino "coronavirus".

COMPARTIR: