18 de mayo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La compañía alemana impone recortes en su filial española Gamesa por valor de 400 millones hasta 2026 y puede recortar plantilla en su centro de Soria

Siemens baraja despidos en España a pesar de prometer lo contrario, tras perder 4.500 millones en 2023

El Cierre Digital en Imagen de una de las sedes de Siemens Gamesa
Imagen de una de las sedes de Siemens Gamesa
En su momento Siemens prometió no ejecutar ni un solo despido en España pese a 'señalar' por sus últimas dificultades a su filial ibérica Gamesa, fabricante de las turbinas defectuosas de los molinos de viento que provocaron unas pérdidas en el gigante alemán de 4.500 millones de euros en 2023. Ahora, fuentes sindicales de la planta soriana de Ágreda auguran que se producirán despidos en las próximas semanas.

De momento, Siemens sigue inmersa en la 'pesadilla' que se visibilizó el pasado verano, tras conocerse que una serie de turbinas defectuosas fabricadas por su filial española Gamesa le ponían al borde del KO y le generaban unas pérdidas que en 2023 fueron de 4.500 millones de euros. Según previsiones de la propia empresa, este año podría ser mejor aunque se mantendrían unas pérdidas de alrededor de 2.000 millones de euros.

El 'gigante teutón' Siemens sufrió caídas del 40% en Bolsa y sus responsables tuvieron que desmentir que la empresa fuese a quebrar mientras negociaban con el Gobierno de Alemania, que finalmente no la rescató pero sí le abrió una generosa línea de avales, que le ayudaron a financiarse hace dos meses con varios créditos bancarios que sumaron 4.000 millones de euros. 

A pesar de los mencionados créditos, Siemens Gamesa sigue con problemas económicos, aunque su presidente Joe Kaeser afirmó que la Junta General de Accionistas celebrada ponía fin "a un ejercicio turbulento". "Los alentadores éxitos de Siemens Energy se vieron ensombrecidos por las importantes pérdidas en el negocio eólico", apuntó sobre las turbinas. 

536527

Imagen de una de las sedes de Siemens

Pero este negocio eólico no se encauza y, tal y como señalan fuentes sindicales a Elcierredigital.com, "se están contemplando despidos en la planta soriana de Ágreda —que cuenta con 270 trabajadores— pese a que Siemens prometió que no ejecutaría ni uno solo". Las intenciones de la empresa, señalan, es ejecutar recortes en España por valor de 400 millones hasta 2026. 

Al parecer, uno de los problemas que tiene Siemens Gamesa es que todavía no ha anunciado los planes para solucionar los fallos de las turbinas. "No hemos recibido más información que la de que existe un plan para solucionar los fallos detectados, pero no lo vemos, ni sabemos ni cuándo ni cómo ni quién lo va a solucionar. Lo que vemos es que el tiempo se acaba y que la situación cada vez es más crítica", ha asegurado Comisiones Obreras. 

Los problemas de Siemens se acumulan

La compañía, que negocia la construcción de un parque eólico en Egipto, tal y como apunta Invertia, acumula polémicas después de haber tenido que resolver una huelga de dos semanas en la planta navarra de Arazuri, donde trabajan 70 empleados, que han conseguido acercar sus condiciones laborales con el resto de la plantilla del grupo

Por si fuera poco, Siemens reconoció anteayer la caída de una pala, de 72 metros de longitud y 22 toneladas de peso, de un aerogenerador situado en el parque eólico de Odal Vind en Noruega, donde el mes pasado casi no funcionaban la mitad de las turbinas, únicamente 15 de las 34. 

3512

Imagen de una turbina de Siemens

Por otra parte, las expectativas de Siemens en España se complican. Y es que la empresa pretende crecer a través de molinos instalados en el mar, que es un negocio con cada vez más 'enemigos'. Las Asociaciones y Federaciones de Cofradías de Pescadores de la flota que pesca en el Caladero Nacional Cantábrico-Noroeste han denunciado que "los proyectos de implantación de energía eólica marina en nuestras costas no son compatibles con los usos existentes, ni con la escasa plataforma continental de estas costas, que difiere totalmente de otras zonas marítimas como el Mar del Norte o el Mar Báltico, ni con la riqueza de nuestros ecosistemas, ni con la preservación de la biodiversidad, ni con el mantenimiento de la actividad pesquera". 

Esta patronal denuncia que la energía eólica instalada en los mares "actúa únicamente en perjuicio de toda la sociedad y para beneficio de empresas energéticas que han demostrado estar muy apartadas del interés general y del bien común". 

Siemens prometió que no habría despidos tras la crisis

La multinacional hispano-alemana Siemens Gamesa Renewable Energy prometió no acometer despidos en sus cuatro plantas en España: El Parque Científico y Tecnológico de Vizcaya, sito en Zamudio; el Parque de la Innovación de Navarra, ubicado en una localidad vecina a Pamplona, Sarriguren; en el distrito madrileño de Ciudad Lineal; y en el polígono industrial de el municipio soriano de Ágreda. 

En estos cuatro lugares cuenta con suelo industrial especializado en energía eólica, aunque ahora se encontrarían en riesgo de quiebra a cuenta de unos aerogeneradores fallidos que le han supuesto un agujero de 11.000 millones de euros. 

Las grandes pérdidas, que podrían aumentar en los próximos meses, han noqueado a la antigua Gamesa Eólica y están arrastrando al suelo a los números de su matriz, la alemana Siemens, que este año integró las cuentas de la compañía en las suyas. Este movimiento sacó el pasado año a Siemens Gamesa Renewable Energy del Ibex35 tras casi 22 años en el selectivo español.

Para intentar encauzar su situación, Siemens negoció su rescate con el Gobierno alemán a cuenta del supuesto 'agujero español' propiciado por Gamesa, que lleva en shock desde hace varios meses y que, solamente en Navarra, Gamesa cuenta con 1.800 trabajadores de los 94.000 que tiene en el mundo Siemens Energy

52877

Imagen de una de las sedes de Siemens Gamesa

Joe Kaeser aseguró al diario teutón Welt am Sonntag que la situación no es tan crítica como se comenta: "Todos los segmentos de negocio, salvo el eólico, van bien, mejor que la competencia". "El fuerte crecimiento de la cartera de pedidos, sobre todo en las antiguas áreas de negocio de gas y electricidad, da lugar a una mayor necesidad de garantías para proyectos a largo plazo".

Teniendo en cuenta esta necesidad, "el comité ejecutivo estaría evaluando diversas medidas para reforzar el balance de Siemens Energy y para garantizar las garantías necesarias para crecer", añadió. 

Teniendo en cuenta la información expuesta, Kaeser certificó lo que se esperaba: Que negocian la consecución de avales por valor de 16.000 millones de euros. Esta especie de 'ICO alemán' no es un rescate al uso, tal y como se ha publicado en la prensa especializada en las últimas jornadas. Y es que Siemens no ha pedido dinero al Ejecutivo de Olaf Scholz, sino garantías para poder pedirlo a terceros. 

Berlín no dejará caer a la estratégica Siemens mientras UGT sospecha que la alemana podría cerrar Gamesa, que ha perdido casi 500 trabajadores en los últimos 6 años. Desde UGT lamentan que Gamesa, a cuenta de las turbinas defectuosas, ha visto cómo se ensombrece su futuro apenas dos años después de haber sido absorbida por Siemens. 

El sindicato recuerda que "la CNMV eximió en su día a Siemens de lanzar una OPA para ejecutar la fusión con Gamesa, una dispensa que cuestionamos entonces y que, lamentablemente, el tiempo nos está ratificando ya que, lejos de existir un interés industrial en la operación de fusión, como en su momento objetamos, la estrategia subyacente de Siemens desde el inicio ha sido la de proceder a desmantelar a aquella joya de la corona española y vasca que llegó a ser Gamesa". 

COMPARTIR: