13 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Muchas mujeres aseguran ser asaltadas con el pretexto de rodar una escena sin conocer las intenciones del actor o del director

Así es el lado oscuro del cine para adultos: Actrices denuncian acoso y abuso de poder

La plataforma Pornhub eliminó los videos de Ryan Madison sin dar explicaciones.
La plataforma Pornhub eliminó los videos de Ryan Madison sin dar explicaciones.
Este año 2020 el portal predilecto de los usuarios Pornhub.com ha eliminado dos cuentas con cientos de millones de visitas mensuales sin dar una explicación aparente. Lo cierto es que estos canales eran Porn Fidelty y Teen Fidelity, los cuales pertenecen al actor Ryan Madison, quien se encuentra actualmente sometido a acusaciones de muchas actrices por supuestos abusos sexuales durante los rodades. Como consecuencia de los escándalos de Madison otras actrices han señalado a otros altos cargos.

La pornografía es una industria que ha sido objeto de polémica desde el nacimiento de ésta. Las denuncias de actrices que han sufrido en los sets de rodaje vejaciones para las que no firmaron un contrato han sido frecuentes durante los últimos años, motivadas por el movimiento Me Too en Hollywood. Las denuncias no solo se han dado a casas productoras sino también a actores en particular que han decidido por cuenta propia sobrepasarse con sus compañeras de rodaje.

Ryan Madison junto a su mujer, Kelly Madison.

El 10 de junio del año 2020 la página de Vice publicó un reportaje donde recogían los testimonios de algunas actrices en una nueva denuncia colectiva hacia el actor Ryan Madison, quien al parecer habría abusado y engañado a muchas actrices del medio a través de su productora Porn Fidelity y contando con su mujer Kelly Madison como cómplice.

El modus operandi de un abusador

La denuncia que lo inició todo es la de la actriz Lulu Chu, quien confesó que la mujer de Madison la había llevado en coche hasta la residencia particular de la pareja para realizar una escena. Una vez allí, Kelly dejó a Chu sola con el actor para que trabajasen a solas.

“Me preguntó si estaba a gusto con la estrangulación, a lo que yo respondí que sí. Honestamente lo disfruto y me imaginé que sería un estrangulamiento casual, nada demasiado serio. Pero entonces empezó a presionar muy fuerte mi tráquea. No estaba agarrándome del cuello por los lados, que es más seguro y entonces la habitación empezó a desvanecerse”, explicó Chu a uno de los reporteros de Vice.

La actriz afectada Lulu Chu.

A la denuncia de Chu se suma la de Annabbel Redd, quien pidió en sus redes sociales que no viesen su escena con el actor ya que este había abusado de ella y no le había notificado previamente de las prácticas sexuales que se llevarían a cabo en el rodaje. Entre las cosas que denunció la actriz se incluía el hecho de que el denunciado había eyaculado dentro de ella sin su consentimiento pese a que Redd había dejado muy en claro antes de la grabación que ella no consentía ese tipo de prácticas.

Redd también confirmó que con ella el modus operandi había sido el mismo, había estado sola en casa del actor, la mujer de este se había retirado antes de que se empezara a rodar la escena. También confesó que había sido estrangulada hasta perder el conocimiento.

Otros episodios de abuso

Madison no es el único señalado por este tipo de ataques, la actriz Aria Lee señaló al director de pornografía Craven Moorehead de atacarla dos veces en 2019. La primera fue grabando una escena para la productora PureTaboo y la segunda ocasión fuera de cámara. Ante las acusaciones la compañía dueña de PureTaboo, Gamma Films Group, alegó que, si de verdad se había producido un ataque, Lee debería haberlo denunciado a la policía en lugar de hacerlo en sus redes sociales. Sin embargo, días después el presidente de la compañía Karl Bernand anunció que habían decidido cortar lazos con el director Moorehead.

El abuso de poder también es ejercido no solo por actores, sino también por personas en posiciones de poder. Es el caso de Dave Rock, presidente de la agencia de modelos Motley Angel que fue denunciado en redes sociales por usar su situación de poder para coaccionar a las trabajadoras para mantener relaciones sexuales. Ante las acusaciones Rock se defendió diciendo que “se había visto involucrado en relaciones sexuales en las que creía que había una atracción mutua”, también alegó que asumiría la responsabilidad por “haber supuesto erróneamente que había una atracción física mutua pero que alegar que había violado a las modelos era una forma de desprestigiar denuncias legítimas que sí tienen lugar frecuentemente en la industria”.

Craven Moorehead.

Finalmente, fue el testimonio de Kinsley Karter el que detonó acciones contra los abusadores. La actriz explicó que se sintió halagada cuando Madison la invitó a grabar a su hogar, sin embargo, el halago se convirtió rápidamente en una pesadilla cuando Madison “la recibió con un beso muy fuerte” sin previo aviso, durante la sesión de fotos previa a la escena. Después de eso, se repitió la misma historia que con las otras actrices, la maquilladora y la decoradora abandonaron el lugar y dejaron a Karter completamente sola con Madison.

“Mientras estaba en la ducha empecé a llorar muy bajo. No quería que me oyera llorando. No podía creer lo bruto que había sido conmigo. Pensé que sería una escena vanilla (término referido para las escenas de sexo coito común y sin ningún tipo de filia de por medio), no una escena kink (término referido para las escenas donde se llevan a cabo actos para satisfacer parafilias del espectador). Fue la clase de actos para los que debería haberme preparado mentalmente”, confesó la actriz.

Las redes sociales como herramienta de denuncia

Las denuncias en redes sociales, particularmente en Twitter, han movilizado a muchas actrices a contar sus experiencias con el actor. Entre estas denuncias, la actriz Ginger Banks decidió abrir una petición en change.org para pedir a las páginas gratuitas de pornografía como RedTube, Pornhub y Youporn que removiesen todo el contenido de Porn Fidelity.

“Es poco ético que estos videos de abusos permanezcan en Pornhub y permitan que este sujeto siga sacando beneficio de las víctimas. Pedimos a Pornhub que elimine inmediatamente y otros sitios similares remuevan todos los videos donde aparezca Ryan Madison y cualquier otro hecho con la colaboración de Porn Fidelity”, explica la petición de change.org.

Ginger Banks decidió abrir una petición en change.org para eliminar el contenido de Ryan Madison.

Pornhub no hizo esperar a las demandantes y eliminó ambos canales propiedad de Madison, Porn Fidelity y Teen Fidelity, que estaban situados en el ranking de popularidad como los números 50 y 30 y contaban con cientos de millones de visitas mensuales. Pornhub no se comunicó con Banks, simplemente removieron el contenido y no se han pronunciado al respecto.

No obstante, otros sitios no han actuado con la misma ética ni se han molestado en revisar el contenido. Cuando Banks preguntó al portavoz de xHamnster si planeaba eliminar los videos, a lo que este respondió que no había recibido ninguna petición formal para ello.

La lucha no solo se ha centrado en el abuso a las actrices, sino que se han extrapolado a controlar otros males que acontecen en las páginas de distribución gratuita de pornografía como los desnudos y videos de mujeres que no se dedican a la industria, pero han visto esparcidas sus fotos íntimas debido a un hackeo del móvil o a un exnovio vengativo. La solución que han propuesto es que solo las cuentas verificadas cuenten con el beneficio de poder subir contenido a los portales de pornografía, así las páginas podrán tener un mejor control sobre el contenido que circula y que haya una verdadera garantía del derecho a ser olvidado.

COMPARTIR: