18 de junio de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El complejo hotelero a pie de mar en Carboneras comenzó a construirse en 2003 con licencias de las administraciones y los ecologistas lograron pararlo

Los 20 años de batalla legal para derribar el hotel 'El Algarrobico': “No lo podrán tocar hasta que esté en peligro de ruina”

El Cierre Digital en Hotel El Algarrobico.
Hotel El Algarrobico. / elcierredigital.com
El hotel El Algarrobico (en Carboneras, Almería) comenzó a construirse hace 20 años. Tres años más tarde, las obras se paralizaron debido a asociaciones ecologistas que pedían su derribo. No obstante, 20 años más tarde el hotel sigue en pie. Según fuentes cercanas al Ayuntamiento de Carboneras, “lo van a dejar sin tocar hasta que esté en peligro de derribo”.

Hace 20 años se empezó a construir un hotel en la zona de El Algarrobico (en Carboneras, Almería). Las obras del hotel —ubicado en el entorno del parque natural de Cabo de Gata-Níjar— se detuvieron tres años después, en el año 2006, con la construcción prácticamente acabada. ¿El motivo? La denuncia de varias organizaciones ecologistas, entre las que se encontraba Salvemos Mojácar, que afirmaban que el hotel era ilegal debido a su ubicación, en un parque natural y apenas a 50 metros del mar.

Veinte años después, el conocido como el Hotel El Algarrobico sigue en pie, a pesar del proceso judicial en el que se ha visto envuelto desde el año 2005, cuando se pidió la paralización de las obras. Y sigue en pie, pese a las diferentes sentencias emitidas por diversos juzgados que pedían la demolición del edificio.

Según ha podido conocer elcierredigital.com a través de fuentes cercanas al Ayuntamiento de Carboneras, “al Algarrobico lo van a dejar en pie hasta que esté en peligro de derribo. Ahí será cuando lo demuelan, porque mientras tanto, es una estructura que no se puede derruir porque se les dio legalmente todas las licencias”.

Imagen del hotel El Algarrobico desde la carretera, donde se aprecia su cercanía al mar. / elcierredigital.com

La versión que nos dan nuestras fuentes parece concordar con los últimos pasos dados en esta batalla judicial este mismo mes de junio. Para la asociación ecologista Greenpeace, que también lucha por del derribo del hotel, el caso del Algarrobico es “un ejemplo claro de cómo alargar un pleito utilizando todas las artimañas posibles para evitar indemnizar a la constructora, Azara del Sol”, según recogía el diario La Razón.

La última paralización del proceso judicial

Este mes de junio, se publicaba en el Boletín Oficial de Almería una decisión del consistorio de desclasificar el suelo del Algarrobico como urbanizable. Según las asociaciones de ecologistas, la decisión, que se tomó “por vía de urgencia”, no era una forma de dar el paso correcto para resolver el problema.

Debido a esto, desde Greenpeace comunicaron “dicha anomalía” al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) para su análisis. No obstante, el procedimiento que decidía si el Ayuntamiento había cumplido la sentencia que obliga a desclasificar el suelo del Algarrobico como urbanizable ha quedado recientemente suspendido. La causa es derivada de las numerosas sentencias que han surgido a raíz de esta problemática.

Hotel El Algarrobico desde un lateral. / elcierredigital.com

Y es que la asociación ‘Salvemos Mojácar’ presentó una recusación contra una de las magistradas que ha llevado el caso, a la que acusaban de tener “un interés directo e indirecto en el pleito” ya que en su día afirmó que “los terrenos eran urbanizables”, según informa el diario La voz de Almería.

Por lo tanto, el derribo del hotel sigue en el aire hasta que esta cuestión se resuelva. Mientras tanto, el alcalde de Carboneras ha recibido varios avisos desde julio de 2022 para que se ejecuten las sentencias que declaran el área como no urbanizable. El último de ellos fue un ultimátum con el que tendría que pagar multas coercitivas de 700 euros cada 20 días.

Una construcción “legal” que se convirtió en “ilegal”

La historia del Algarrobico se remonta al año 1987. Por aquel entonces el gobierno socialista del Ayuntamiento de Carboneras declaró urbanizable la zona en la que más tarde sería construido el hotel. Teniendo esto en cuenta, en el año 2001 la promotora Azata del Sol pidió la licencia de obras para comenzar la construcción. Tanto la Junta de Andalucía como el Ayuntamiento de Carboneras lo admitieron.

Hotel El Algarrobico desde la distancia. / elcierredigital.com

En mayo de 2003 comenzaron las obras pero en 2006 se paralizaron. Salvemos Mojácar había conseguido que un juzgado de Almería paralizara las obras. Un primer paso que fue, más adelante, confirmado por otros órganos jurídicos como el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía o el Tribunal Supremo, que dictó el primer fallo al respecto en octubre de 2011.

Para este órgano, el hotel no podía ser construido porque “de no aumentar la protección, se produciría un efecto devastador por la construcción del hotel”. Desde esta resolución se ha mantenido una lucha que continúa entre la justicia, por hacer que se cumplan las sentencias, y el Ejecutivo andaluz, que estaría, según las asociaciones ecologistas, intentando “dilatar el proceso” y así, evitar el derribo.

Costes adicionales

El derribo del Algarrobico no será tarea sencilla, al menos en lo económico. Y es que la Junta de Andalucía —que, según el TSJA, es la propietaria de los terrenos—, tendrá que ser la encargada de abonar una indemnización a la promotora del hotel, Azata del Sol.

Según dictó el órgano judicial en 2014, la cantidad destinada para la promotora será de 2,3 millones de euros. Por su parte, el diario El País alertaba de un estudio del año 2012 elaborado por Tragsatec en el que se estimaba que el coste total del derribo superará los siete millones de euros. Una cifra que, debido al paso del tiempo, aumentaría.

Zona alrededor del hotel El Algarrobico. / elcierredigital.com

Con derribar el hotel no bastaría, ya que habría que trasladar los residuos y restaurar alrededor de 65.800 metros cuadrados de la zona.

Las sentencias que hay sobre el caso son todavía difusas, ya que se han emitido varias que declaran la zona como no urbanizable, frente a otras que la declaran como urbanizable. Y a día de hoy, el proceso sigue activo, por lo que no se ha decidido completamente quién asumirá los costes derivados del derribo de la infraestructura o de la posterior restauración de una zona —la del Cabo de Gata—, que fue declarada Reserva de la Biosfera por la Unesco en el año 1997, antes de que se iniciaran las obras.

Mientras tanto el Hotel El Agarrobico sigue en pie, con sus 21 plantas y sus 411 habitaciones a medio terminar, esperando un derribo por el que se lleva batallando 20 años.

COMPARTIR: