06 de febrero de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los dos exfuncionarios públicos de Justicia podrían enfrentarse a 118 años y 121 de prisión, respectivamente, y pedirán “investigar las filtraciones”

Caso Cursach: El exjuez Penalva y el exfiscal Subirán conocen "por la prensa” la acusación contra ellos de la Fiscalía

El Cierre Digital en Miguel Ángel Subirán y Manuel Penalva.
Miguel Ángel Subirán y Manuel Penalva. / Exfiscal y exjuex del caso Cursach.
Tras el caso Cursach, el Tribunal Superior de Justicia de Islas Baleares se enfrenta ahora a la causa contra el exjuez Manuel Penalva y el exfiscal Miguel Ángel Subirán. En un escrito de acusación, la Fiscalía solicita penas de 118 años de prisión para para el exjuez y más de 121 para el exfiscal respectivamente. Según ha podido saber elcierredigital.com a través de fuentes cercanas al caso, “a ellos no les han notificado nada, se han enterado por la prensa”.

El caso Cursach terminó con un juicio en el que se absolvía a todos los acusados por corrupción en la noche de Mallorca. Tras la conclusión del caso, la Fiscalía Especial contra la Corrupción y la Criminalidad Organizada continúa con algunas de las ramificaciones que derivan de este mediático macroproceso. La que más está dando últimamente de qué hablar es la referente al exjuez Manuel Penalva y al exfiscal Miguel Ángel Subirán, que formaron parte del proceso desde el año 2015 al 2018, hasta que fueron apartados de él.

La Fiscalía ha remitido un último escrito de acusación al Tribunal Superior de Justicia de Islas Baleares solicitando la apertura de juicio oral y pidiendo penas de prisión que superan los cien años para Penalva y Subirán. Concretamente, para Manuel Penalva solicitan 118 años de prisión y para Miguel Ángel Subirán 121 años y 9 meses. Los delitos de los que están acusados son revelación de secretos, obstrucción a la Justicia, omisión del deber de perseguir delitos, prevaricación y coacciones.

Según ha podido conocer elcierredigital.com a través de fuentes cercanas al caso, “a día de hoy a ellos no les han notificado nada, se han enterado por la prensa. Lo han filtrado antes al diario Última Hora, y precisamente a ellos se les acusa de hacer filtraciones a la prensa. Por eso, [Penalva y Subirán] han solicitado por escrito que se hagan las averiguaciones pertinentes para ver de dónde proceden estas filtraciones. Siempre se entera Última Hora antes que ellos”, declaran las citadas fuentes a elcierredigital.com.

Filtraciones a la prensa

Precisamente estas fuentes comentaban el pasado mes de junio que la acusación hacia el exjuez Manuel Penalva y el exfiscal Miguel Ángel Subirán por delitos de amenazas, coacciones y obstrucción a la justicia que dio a conocer el Tribunal Superior de Justicia de Islas Baleares el ya mencionado mes de junio también fue dada a conocer antes al citado diario que a los propios acusados. “Se enteraron por el diario Última Hora de la acusación”, afirmaban.

Bartolomé Cursach.

El nuevo escrito de acusación de la Fiscalía continúa desgranando estas acusaciones. Y aunque el grueso se centra, principalmente, en el caso ORA también se manifiestan algunas de las actuaciones del exjuez y el exfiscal durante el caso Cursach. Principalmente se les acusa de haber divulgado información a diferentes medios de comunicación —tales como el Diario de Mallorca o Última Horamientras se mantenía el secreto de sumario en la causa. En el escrito —al que ha tenido acceso elcierredigital.com— se especifica, además, que “ninguno de los acusados, cuando no era el que facilitaba la información” impedía o evitaba “tal divulgación”, y que tampoco investigaban “quien filtraba tal información”.

El secreto de sumario del caso Cursach se levantó el 28 de diciembre de 2017. Según el escrito, antes de esa fecha se publicaron en los medios anteriormente mencionados diferentes informaciones con datos confidenciales que, presuntamente, habrían difundido los acusados. Estos tenían, tal y como especifican, un chat llamado ‘Operación Sancus’ en el que comentaban sobre estos temas.

La actualidad del caso Cursach

Tras el insólito final del caso Cursach, según informan fuentes del caso, las defensas de los empresarios de Magaluf estarían intentando interponer un recurso de apelación contra la sentencia. Uno que, según afirman, “irá a un recurso de casación”.

La razón deriva de “la reforma 41 del 2015”, en la que se determina que “se puede interponer recurso de apelación de las sentencias dictadas por las audiencias provinciales penales a partir de las diligencias que se incoan a fecha posterior a esa reforma”. Sin embargo, para las juezas del caso, tal y como informan estas fuentes, “no cabe apelación, sino casación, porque las diligencias (del año 2017) se han separado de unas de 2014”.

Jucio del caso Cursach.

Estas fuentes especifican que “es una mal llamada pieza separada, porque no tiene conexión de ningún tipo con la pieza principal, en la cual sola y únicamente se quedaron los hechos de Pavisa y de la Policía Local de Palma. Ahí no tiene nada que ver con Cursach, por lo tanto no son piezas separadas, sino una pieza independiente con unas diligencias previas independientes y que se tendrían que enjuiciar y recurrir en apelación precisamente por esa reforma”.

El caso ORA

A pesar de que algunas de las afirmaciones del reciente escrito de acusación de la Fiscalía pertenecen al mencionado caso Cursach, la mayoría de las penas se refieren al caso ORA. Esta es una investigación sobre el presunto amaño de un “concurso celebrado en el Ayuntamiento de Palma de Mallorca para la adjudicación de la concesión del servicio de estacionamiento regulado”, según explica el escrito de acusación de la Fiscalía.

Tal y como se relata en el documento, la investigación parte de una declaración ofrecida por el testigo protegido nª19, una que, afirman, tenía un “contenido completamente inconcreto y especulativo”. El subinspector de policía Miguel Ángel Blanco, acusado también por esta causa, realizó un informe tras la investigación “en el que citó lo que entendía por irregularidades y concluía, sin apoyo en diligencia alguna de contenido incriminatorio, que el concurso ORA había sido amañado”.

La Fiscalía afirma en el escrito que la investigación fue “muy deficiente” y que, tanto Penalva como Subirán y el resto de acusados, incurrieron en diversos delitos como detenciones supuestamente ilegales, presiones a detenidos, investigados y testigos —a los que se les habría coaccionado para cambiar su declaración en base a una mejora en su situación, por ejemplo, el cambio de imputado a testigo—. Presiones que, según afirman, estaban pactadas previamente a la declaración.

“La realidad es que, aún antes de oírle, Manuel Penalva tenía decidido enviar a prisión a R y en el momento de decidir sobre la libertad o prisión preventiva, tras haberle oído, no disponía de más datos que los ya manejados anteriormente para acordar las detenciones”, queda plasmado en el escrito del que los acusados se han enterado por la prensa.

COMPARTIR: