05 de marzo de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Francisco I cerró 5.000 cuentas sospechosas del Banco del Vaticano como medida para combatir contra la corrupción

Caso cardenal Becciu: Del desvío de fondos a las malas prácticas del “Hospital del Papa” en Roma

El Papa Francisco I triste por la situación que atraviesa el Vaticano.
El Papa Francisco I triste por la situación que atraviesa el Vaticano.
Los escándalos de una presunta corrupción que han sacudido los cimientos del Vaticano ha llevado al Papa Francisco I a tomar medidas para combatir estos actos delictivos. Según ha contado el experto de la Santa Sede, John Allen, el pontífice "ha perdido la paciencia y está dispuesto a hacer rodar las cabezas". Como hizo con el ex cardenal Angelo Becciu, al que le retiró todo tipo de responsabilidades. Jorge Bergolio retiró 5.000 cuentas sospechosas del banco del Vaticano cuando llegó al cargo.

A Jorge Mario Bergoglio, el Papa Francisco I, se le está acabando la paciencia y no puede soportar más los escándalos de una presunta corrupción que están salpicando a la cúpula del Vaticano.

Hace unos días dio un golpe sobre la mesa y retiró de sus cargos de cardenal y de su puesto de la fábrica de santos a Giovanni Angelo Becciu.

Quién hasta la ese momento ostentaba el tercer puesto dentro de la jerarquía dirigente de la Iglesia.

El ex cardenal Becciu celebrando la eucaristía.

Sobre las espaldas de Becciu cargan acusaciones de un presunto desvío de dinero de los fondos destinados a la caridad, conocidos como los los fondos del Óbolo de San Pedro, que se estima que contienen sobre 700 millones de euros. Los cuales, eran administrados por el ex cardenal.

Según las investigaciones realizadas por el Vaticano y que han conducido a que el Tribunal de la ciudad-Estado abra un proceso sobre el caso, el dinero de estos donativos supuestamente se destinaba a inversiones inmobiliarias a lo largo del continente europeo. Uno de las compras más destacadas es una vivienda en Londres de 17.000 metros cuadrados por el precio de 200 millones de dólares. También fue llamativa la inversión de 160 millones de euros palacio de Sloane Square en Londres.

Un proyecto solidario inexistente

Becciu realizaba sus operaciones ingresando el dinero de los fondos reservados de la Santa Sede en una cooperativa de su hermano Tonino Becciu, según informó el semanal italiano L'Espresso.

La respuesta que ha dado el ex número 3 del Vaticano es que por esa cooperativa, una empresa cervecera, se estaba organizando un proyecto social de grandes magnitudes. Pues el medio que se ha citado anteriormente ha podido descubrir que en esa empresa no existe ninguna vinculación a ningún proyecto de carácter social.

Asimismo, Angel's srl una parte de la empresa cervecera cuenta con un certificado de constitución "inactivo", es decir, sus propietarios nunca han dado parte de sus cuentas a la Agencia Tributaria o a los servicios financieros. Por esta razón, es poco creíble que una entidad inactiva y con un único empleado registrado puede hacerse cargo de un ambicioso proyecto social.

“El Hospital del Papa” acusado de malas prácticas

Para el colmo de Francisco I no es el único caso de presunta corrupción existente en el seno de los que dirigen la Iglesia. En 2017 salió a la luz pública las malas prácticas en el Hospital Pediátrico Niño Jesús de Roma, más conocido como “Hospital del Papa”, después de que se activasen las sospechas por la muerte en 2011 de ocho niños a causa de el brote de una bacteria.

A raíz de este incidente la agencia de comunicación Associated Press (AP) elaboró una investigación para intentar conocer por qué se produjo este alto índice de fallecimientos en el centro médico propiedad de la Santa Sede.

Las indagaciones desvelaron que el hospital contaba con un material de escasa calidad con el fin de reducir costes. Varias partidas de jeringuillas se rompieron al usarlas en las venas de los pacientes más pequeños mientras que algunos antibióticos, con un límite de caducidad muy corto, eran conservados durante días, según informó la agencia internacional de noticias. Igualmente, existieron presiones para que el personal médico realizara un número determinado de intervenciones quirúrgicas. Unas operaciones que en muchas ocasiones eran innecesarias debido al estado de gravedad en el que se encontraba el paciente.

El hacinamiento y las condiciones higiénicas tuvieron consecuencias mortíferas. Los médicos tenían tanta presión para realizar más operaciones que sacaban a los niños de la anestesia antes de tiempo”, así lo plasmaba el informe. Esto sucedía así porque el centro médico recibía un reembolso del Estado italiano por cada intervención efectuada. Por eso cuanto más operaciones se realizaban, más ganancias obtenían.

Jorge Bergoglio visitando el "Hospital del Papa".

Por su parte el Vaticano realizó dos investigaciones internas para verificar la situación del hospital. El cual, está considerado un centro de "excelencia" por el Ministerio italiano de Salud. En 2014 se hizo la primera de ellas y tras consultar con sindicatos, personal laboral y pacientes se descubrieron indicios de que algo sucedía en las instalaciones. En la segunda investigación, que duró pocos días, se desmintieron los datos aportados en la primera.

En 2016 la Justicia vaticana abrió una investigación contra el presidente del hospital Giuseppe Profiti y su extesorero, Massimo Spin, después de que se destapara que la Fundación Bambino Gesù, que se encargaba de gestionar las donaciones para el hospital, dedicó más de 400.000 euros procedentes de sus fondos para pagar la reestructuración del ático del ex secretario de Estado vaticano, el cardenal Tarcisio Bertone.

Al final el centro médico se vio obligado a indemnizar a los familiares de los niños. El Tribunal de Roma obligó al Hospital a pagarle 2,2 millones de euros a los padres de un niño que quedó con graves secuelas por la infección de la bacteria.

El ex presidente del banco del Vaticano acusado de malversación

Otro de los casos que emborronó la honorabilidad de la élite de los virtuosos de la fe católica fue la imputación del ex presidente del banco del vaticano, Angelo Caloia por malversación de fondos y lavado de dinero.

Giampiero Milano, ex director del banco del Vaticano en su juicio por malversación.

Tal y como reflejan las investigaciones realizadas por el fiscal del Vaticano, Giampiero Milano, el funcionario presuntamente desvió 50 millones de euros entre los años 2001 y 2008 en una operación ilícita a través de la venta de una parte considerable de los activos de bienes raíces del instituto bancario.

La Lucha de Francisco I contra la corrupción

Por estos motivos el Papa Francisco ha tomado la decisión de hacer una serie de reformas dentro de la Iglesia, y especialmente en su cúpula. John Allen, experto del Vaticano y que conoce de cerca a Bergoglio ha asegurado que la cabeza de la Santa Sede “está más inclinado a hacer rodar cabezas ya que el Papa está muy concienciado en acabar con la corrupción”.

Poco después de ser elegido Jorge Bergoglio prometió continuar los esfuerzos para combatir la corrupción iniciados por su predecesor, Benedicto XVI. Una de sus primeras medidas fue cancelar 5.000 cuentas sospechosas abiertas en el banco del Vaticano.

Y en un intento por agilizar la administración de la Santa Sede, sus finanzas se condensarán en una sola organización, la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica (APSA), que actualmente administra miles de propiedades del Vaticano.

 

 

 

 

COMPARTIR: