03 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Un documento asegura que la Santa Sede podría tener un déficit de 146 millones de euros por el cierre de los Museos Vaticanos durante la crisis

Nadie se libra de la pandemia: El Vaticano se aprieta el cinturón ante la falta de ingresos

Plaza de San Pedro.
Plaza de San Pedro.
Esta semana se hizo público un documento interno, no confirmado como real por la Santa Sede, según el cual la Ciudad-Estado podría presentar un déficit de 146 millones de euros debido a que los Museos Vaticanos, su principal fuente de ingresos, permanecen cerrados desde el 9 de marzo. El Papa Francisco mantuvo una reunión con sus principales asesores para iniciar un plan de austeridad mientras se cree que el día 18 los Museos abrirán sus puertas de forma controlada.

Las pérdidas económicas derivadas del cierre de los Museos Vaticanos, la principal entrada de capital para las arcas del Estado Vaticano, podrían causar un déficit de hasta 146 millones de euros, según un documento interno publicado esta semana por el periódico italiano Il Messaggero.

El documento, que no ha sido avalado por la oficina de prensa de la Santa Sede, revela que el balance económico del Vaticano para 2020 contempla tres escenarios de crisis por el coronavirus que cifran unas caídas en los ingresos de 2020 que van desde 68 millones de euros a 89 en la previsión intermedia o a 120 en el peor de los tres escenarios contemplados. Esto significa que el déficit de 2020 será de 68 millones, 97 o 146, según la evolución de la pandemia, incluso contando el ahorro que supone la supresión prácticamente total de congresos y viajes.

El Papa Francisco I convocó una reunión con los Jefes de Departamento de la Santa Sede para poner en marcha un plan de ajustes económicos para encarar esta crisis económica. Con respecto a los Museos Vaticanos, clausurados desde el 9 de marzo, se mostraron cautos a una reapertura controlada.  “Para el público entrante estamos completando la instalación de algunos termo escáneres para la detección de temperatura. Se podrá acceder a los museos sólo con una reserva”, dijo el secretario general de la Gobernación del Vaticano, Fernando Vérgez Alzaga.

“Esto nos permitirá escalonar las entradas durante las horas de apertura. Los visitantes deberán llevar la mascarilla”, añadió Vérgez, aunque admitió que por el momento no hay fecha cierta para la reapertura, en un marco en el que los museos de Italia se plantean abrir sus puertas el próximo día 18. Antes de la crisis del Covid-19, por los Museos de la Santa Sede pasaban unas 27.000 personas diarias.

El papa Francisco I.

“Para el público entrante estamos completando la instalación de algunos termo escáneres para la detección de temperatura. Se podrá acceder a los museos sólo con una reserva”, dijo el secretario general de la Gobernación del Vaticano, Fernando Vérgez Alzaga, en declaraciones a la prensa oficial de la Santa Sede.

“Esto nos permitirá escalonar las entradas durante las horas de apertura. Los visitantes deberán llevar la mascarilla", añadió Vérgez, aunque admitió que por el momento no hay fecha cierta para la reapertura, en un marco en el que los museos de Italia podrán abrir sus puertas desde el próximo 18.

Los Museos Vaticanos, que eran visitados por unas 27.000 personas al día a un precio de 17 euros, es decir que recibían unos 459.000 euros diarios, son una de las principales fuentes de financiación del Estado, y se enfrentan a un futuro en el que “durante mucho tiempo no será posible acoger grupos numerosos”, según Vérgez.

Los trabajos para reabrir los museos se dan en un marco en el que, según documentos publicados por el diario Il Messaggero, la crisis del coronavirus podría hasta triplicar el déficit previsto por la Santa Sede para 2020, de unos 53 millones de euros.

De acuerdo a los documentos que están en manos de la jerarquía vaticana, los ingresos para este año podrían bajar entre 68 y 120 millones de euros, mientras que el déficit podría pasar, según los tres escenarios previstos, de los 53 millones originales a 68 millones, 97 o 146, de acuerdo a la evolución de la Covid-19 y de las medidas de seguridad para frenar su difusión.

Matteo Bruni. uno de los hombres de confianza del Papa. 

Con más de cinco mil empleados, 12 trabajadores de la Santa Sede han dado positivo al coronavirus, según informó el vocero papal Matteo Bruni, y uno solo residía dentro del Vaticano, en la residencia de Casa Santa Marta en la que habita también el papa Francisco.

Por la pandemia, el Vaticano tiene cancelados desde marzo los eventos públicos, como las audiencias de los miércoles del Papa. El coronavirus obligó también a Jorge Bergoglio a posponer, sin fecha, un viaje previsto a Malta para el 31 de mayo y otro a Indonesia, Timor del Este y Papúa Nueva Guinea en agenda original para inicios de septiembre.

COMPARTIR: