22 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El abogado Fernando Osuna solicita ante el juzgado la exhumación de los restos del fallecido real enterrado en la catedral madrileña de la Almudena

Reclaman la paternidad del que fue heredero de una rica dinastía centroeuropea exiliada en España

Interior de la catedral de la Almudena.
Interior de la catedral de la Almudena.
La catedral de la Almudena guarda el secreto de la paternidad de un hombre, malagueño, de 47 años, cuya madre mantuvo una relación con un conocido y rico miembro de una Casa Real exiliada en España. La mujer pactó un matrimonio de conveniencia para esconder esa paternidad, pero ahora ese hijo busca sus orígenes familiares y ha pedido que se tomen muestras de ADN al cadáver de su supuesto padre, enterrado en la catedral madrileña.

El misterio está enterrado en la madrileña Catedral de la Almudena, donde reposan los restos de un miembro de la realeza europea, cuya familia se exilió en en España hace muchos años y están emparentados con la casa real española y británica. El supuesto hijo que reclama la paternidad tiene ahora 47 años y le ha encargado al abogado Fernando Osuna que se encargue de la reclamación.

El hijo no reconocido explica en su demanda de paternidad, interpuesta en Málaga en 2017 que su madre biológica trabajaba como doncella en la casa familiar de este noble extranjero, que además tenía casa en Marbella, en la década de los 70. Tras quedar embarazada y ser despedida, dio a luz y el supuesto padre biológico convenció a la mujer para que contrajese matrimonio con otro hombre que le daría el apellido a este niño. Concertaron un matrimonio de conveniencia con este hombre.

Desde la Catedral de la Almudena han confirmado al Juzgado que tramita el asunto que el fallecido se encuentra allí, pero que hay dificultades para hallar el lugar concreto, algo que el abogado Fernando Osuna, que representa al demandante no cree que tenga demasiado sentido.

El hijo no reconocido investigó su procedencia tras enterarse de su supuesta filiación real y mandó  cartas a los familiares aristócratas de su presunto padre, algunos de ellos residen en capitales europeas, muchos en España. También habló con personal del servicio de aquellos años.  Actualmente , el demandante tiene 47 años, es de economía media y trabaja y vive en Málaga desde hace años y asegura que hay testigos de esta relación secreta.

Fernando Osuna, abogado que defiende la demanda.

El supuesto padre biológico falleció hace unas dos décadas. El demandante de la filiación obtuvo siempre respuestas negativas sobre la filiación no reconocida, por parte de la familia de la realeza europea a quienes se dirigió por carta en varias ocasiones y por eso dispuso su reclamación legal.

Entre el supuesto padre biológico e hijo hay una característica física heredado, al parecer un lunar muy característico en el cuerpo. Este es un dato que se repite en la noble familia, pues lo poseen su padre así como otros antepasados suyos.

Fernando Osuna, abogado del reclamante dice que "es verosímil , creíble y la  lógica de los hechos,  encajan y cuadran perfectamente con los personajes, lugares y tiempos", por eso "se interesa la  práctica de la prueba biológica para acreditar la paternidad,  solicitando al juzgado que se adopten las medidas necesarias para ello, procediendo a la designación judicial de perito".

Y para ello, continúa Osuna, "esta parte interesa con carácter principal que se libre Oficio al Instituto de Medicina Legal de Madrid para que designe Médico Forense al objeto de que se proceda, con cumplimiento riguroso de las normas reglamentarias de policía sanitaria mortuoria correspondientes, a la exhumación del cadáver de D. XXX enterrado en Catedral de La Almudena, para seguidamente extraer del mismo las muestras que se consideren precisas para la realización de la prueba pericial de averiguación de paternidad y, una vez sean recogidas las correspondientes muestras por parte del facultativo anteriormente indicado, se remitan las mismas Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses, al objeto de que por facultativo adscrito a dicho organismo se proceda a expedir informe sobre el ADN del mencionado difunto".

Osuna también ha pedido al juzgado que se dirija a la Catedral de la Almudena donde se encuentran enterrados los restos del difunto D. XXX "para que, con carácter preventivo, se impida la incineración de los restos del finado, habida cuenta que en muchas ocasiones, y con mala fe, los restos que han de ser objeto de prueba de ADN, han sido destruidos para obstaculizar la prueba interesada". De momento, se pide la filiación y nada más. El demandante no es el primogénito de la familia, con lo que no existirían problemas sobre la herencia de títulos nobiliarios.

Son varias las familias reales europeas que residen en España desde hace casi un siglo, entre ellas, los Hasburgo, los de Prusia, los Baviera, los Hohenlohe, Georgia y las de Albanía, Rumanía o Yugoslavia entre otras. De momento, el demandante no quiere hacer público el nombre de la dinastía cuya filiación reclama.

En la Catedral de la Almudena, entre sepulcros, sepulturas y columbarios, hay enterradas unas 1.500 personas, que adquirieron las tumbas como contribución a la finalización de la catedral o, posteriormente, a su mantenimiento. Actualmente quedan disponibles unos pocos columbarios, que se pueden adquirir a un precio de unos 10.000 euros.

 

COMPARTIR: