18 de junio de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Este martes SOSdesaparecidos activaba la alerta en la red de cajeros de Euronet ante la falta de noticias de la niña perdida en Zaragoza

Caso Emily Vaquero: El juez prohibe salir de España a la madre y atribuye al padre la custodia de la menor

Emily Vaquero Palii y su madre Iryna Palii.
Emily Vaquero Palii y su madre Iryna Palii.
Emily Vaquero Palii desapareció el 19 de mayo en Zaragoza después de que su padre volviese al domicilio y no encontrase ni a su hija ni a su mujer, con quien se encuentra en pleno proceso de divorcio. Este miércoles un juez ha prohibido la salida del país de la madre y ha atribuido la guarda y custodia de la menor al padre. Desde SOSDesaparecidos señalan que podría tratarse de un caso de "sustracción de menores y que posiblemente Emily y su madre hayan abandonado el territorio español".

El pasado 19 de mayo desaparecía en Zaragoza Emily Vaquero Palii, la menor de dos años nacida en Estados Unidos. Este miércoles el juez ha establecido varias medidas cautelares urgentes para proteger a la menor. Se le ha atribuido a su padre la guarda y custodia de la menor, así como el ejercicio en exclusiva de la autoridad familiar sobre la misma. Asimismo, ha prohibido la salida del territorio nacional de Emily, salvo que medie previa autorización judicial, y la expedición de pasaporte a la menor.

Ante la falta de noticias, el 23 de mayo SOSDesaparecidos ha puesto en marcha la alerta en la red de cajeros de Euronet de toda Europa. Esta medida visibiliza la imagen de Emily con su madre ya que aparece en los más de 40.000 cajeros que hasta el lunes que viene emitirán estas imágenes, un total de 115 millones de veces cada día.

 

Emily Vaquero Palii, de 2 años, ha desaparecido en Zaragoza.

Cartel de la desaparición de Emiliy.

Elcierredigital.com ha contactado con Joaquín Amills, presidente de SOSDesaparecidos, que señala que la medida “es un paso más ante el temor cada vez más sólido de que Emily y su madre hayan podido abandonar el territorio español. Ya es momento de que se ordene la busca y captura de la madre. Un caso de sustracción no se puede dilatar tanto cuando hay peligro de que se abandone España de esta forma”.

“Estamos seguros de que el hecho de que la madre se llevase a la niña no fue algo repentino, sino que estas cosas suelen hacerse de manera premeditada para no dejar cabos sueltos y prever todos los detalles que puedan surgir. Perder tiempo significa aumentar las posibilidades de que abandonen el país y todo se complique mucho más. Es algo muy cruel, porque los niños no pertenecen al padre o a la madre, los niños tienen el derecho de estar con ambos y de tener una familia desde la cual crezcan en valores y con futuro”, indica Joaquín Amills.

"Hay que tomar medidas respecto a las sustracciones parentales"

El presidente de SOSDesaparecidos sostiene que “hace falta poner las cartas boca arriba y que tanto el Ministerio del Interior como el de Justicia tomen medidas en el tema de las sustracciones parentales. Cada vez son más frecuentes y suponen un mayor escarnio para el cónyuge que queda en España, además de una tortura terrible al no poder tener contacto con un hijo. Es muy triste apartarlo de uno de los progenitores sin motivo alguno y de manera deliberada. Es momento de tomar las riendas para prevenir todo esto”. 

Emily junto a sus padres. 

“Creo que habrá que tomar medidas porque cada día son más los casos similares. También son cada vez más países los que no cumplen con el convenio de la Haya o que muestran una pasividad exagerada que solo pone palos en la ruedas. Sí hay un problema ha de solucionarse en el ámbito judicial, pero en este caso no existe ninguna denuncia previa. El hecho de que no haya habido ninguna noticia ni ningún avistamiento nos preocupa muchísimo. La niña no puede salir del país solo con uno de los progenitores sin comunicarlo y sin la autorización previa de la otra parte”, concluye Joaquín Amills.

Cronología de los hechos


El pasado viernes 19 de mayo Alejandro, padre de la menor, llegó a su domicilio y no encontró ni a su hija ni a su mujer. Los padres de la pequeña se encuentran en pleno proceso de divorcio y la vista está fijada para junio. Tal y como señaló a elcierredigital.com, “tras no encontrar rastro de mi hija ni de su madre, acudo a la comisaría e interpongo la denuncia, porque yo entiendo que mi mujer se ha llevado a mi hija y que es un delito de sustracción de menores”. 

Como cada día, Alejandro, padre de Emily, acudió a la guardería para recoger a su hija. “El pasado viernes, después de recogerla, hacía buen tiempo y decidí llevarla al parque. Yo me sorprendí porque tras enviar varios mensajes a mi mujer para que viniera a por la niña, no contestó”, cuenta a elcierredigital.com el padre de la pequeña Emily. 

Imagen de la madre de Emily.

“Ella ya me había comentado días antes que aquel viernes la niña tenía un cumpleaños y quería llevarla. Yo le dije que no había problema”. Tras pasar un rato en el parque, padre e hija se desplazan hasta el domicilio de los abuelos paternos para esperar a su madre, quien acude a recoger a la menor a las 17.00 horas. “Yo se la bajo al portal de casa y desde aquel momento, ya no he vuelto a ver a mi hija”, afirmaba a elcierredigital.com Alejandro.

Tres horas después de haber dejado a la menor con su madre, Alejandro regresa al domicilio familiar a las 20.30 horas y se percata de que aún no han regresado del cumpleaños. “En un principio no me sorprendí porque hay veces que llegan tarde, pero me di cuenta de que faltaba una maleta, ropa de mi mujer y de mi hija, objetos personales y dispositivos electrónicos”, relataba a elcierredigital.com Alejandro, padre de la menor. 

Los padres de la menor se estaban divorciando


Tal y como sostuvo el padre de la menor en conversación con este diario, desde hacía meses la relación con la madre de la menor no era muy buena. “Nos encontramos en pleno proceso de divorcio y por ello, hay veces en las que se producían situaciones tensas en casa. Yo no quiero que mi hija presencie discusiones. Llevamos una temporada muy mal, aunque no esperaba que pudiéramos llegar a este punto”, recalca Alejandro. 

Emiliy y su madre. 

Desde el pasado viernes, Alejandro no cesa de intentar contactar con su mujer sin obtener respuesta y teme que haya podido salir del país con la niña. “Mi mujer es de nacionalidad ucraniana rusoparlante y se junta mucho con gente de habla rusa. Cuando empecé con ella, yo quise estudiar ruso para poder entenderla a ella y a su familia, pero ella se negó”, recalca a elcierredigital.com el padre de la menor. 

La pequeña Emily, que nació hace dos años en Estados Unidos, tiene nacionalidad tanto estadounidense como española y habla español, inglés y ruso. “Me preocupa el no conocer donde está mi hija, no sé si sigue en Zaragoza, en otra ciudad o ha salido del país. No tengo posibilidad de contactar con la madre de mi hija y yo lo que quiero es encontrar a Emily”, sostenía Alejandro.

COMPARTIR: