30 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La sargento María Serrano y el guardia civil Franciso Javier Navarro denuncian persecución y abandono de sus superiores tras investigar a un cabo

Dos agentes del SEPRONA de la Comandancia de Sevilla requieren atención psicológica por investigar una supuesta trama de corrupción interna

La sargento María Serrano y el guardia civil Francisco Javier Navarro
La sargento María Serrano y el guardia civil Francisco Javier Navarro / Guardia Civil
La sargento del SEPRONA, María Serrano, asegura que los miembros investigados por corrupción actuaron contra ella con ‘’inquina’’. Ahora mismo se encuentra en Sevilla, aunque pesa sobre ella un traslado forzoso a Madrid. Un compañero suyo, el guardia Francisco Javier Navarro, también ‘’está siendo víctima por cumplir únicamente su obligación’’

A raíz de la presentación de los informes concluyentes sobre una investigación interna a un cabo del seprona de la comandancia de Sevilla se han producido persecución y abandono, según denuncia  la sargento del SEPRONA, María Serrano, y su compañero de la Guardia Civil, Francisco Javier Navarro (que le designaron para acompañarla en la investigación interna)  se ha producido esta persecución y abandono a raíz a un cabo por corrupción, Serrano ha estado  a raíz de esto inmersa en hasta 14 procedimientos entre judiciales, administrativos y disciplinarios.

Todo arranca cuando la sargento Serrano, su compañero el agente Navarro,  y este cabo investigado, denunciaron a algunas empresas pesqueras por incumplimiento de la normativa multándolas con cantidades entorno a 6.000 euros. Sin embargo, para sorpresa de la agente, el cabo empezó, según ella, empezó a tomar partido por las empresas denunciantes.  Empezó a ‘’hacerle los recursos a las empresas que había denunciado'', afirma la sargento María Serrano. 

La miembro del SEPRONA investigó estos hechos  "con conocimiento de la superioridad", pero estos ‘’no hicieron nada’’ y es entonces cuando comienzan los problemas para Serrano y para Navarro.

Ambos agentes se encuentran con baja psicológica

La investigación sobre el cabo comenzó con la llegada de notas informativas de otras comandancias, en las que se informaba de la presunta implicación de este cabo en asuntos ilícitos.

Tras un tiempo de investigación interna ‘’con pruebas concluyentes, evidencias, datos del disco duro del ordenador del cabo'' Sin embargo, de repente, el caso queda prescrito’’, según las explicaciones que ha dado el agente Navarro a este medio. El cabo quedó imputado por presuntos delitos cometidos con ocasión del servicio. Meses después, los delitos quedaron archivados, salvo uno.

La agente Serrano ha confirmado que, tras la investigación, el coronel Fernando Mora Moret comenzó a actuar ‘’con inquina’’ contra ella y su compañero. De hecho, ella afirma que este superior ‘’está denunciado por prevaricación’’. El resultado actual de este supuesto caso de corrupción es que los dos agentes han tenido que pedir la baja psicológica ''debido a la situación tan insostenible que se estaba registrando''.

La agente, incluso, ha llegado a recibir una notifcación de desalojo por parte del coronel jefe de la Comandancia de Sevilla, Fernando Mora Moret. En este documento, al cual ha tenido acceso El Cierre Digital, se puede apreciar como hay un procedimiento de autorización de entrada al domicilio de la sargento Serrano por el Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 12 de Sevilla. Incluso en el dossier el coronel menciona que los enseres de la agente podrían acabar en la vía pública.

El documento que le envió el coronel Mora Moret a la sargento Serrano

Por su parte, el agente del SEPRONA, Navarro, pidió a la Comandancia de Sevilla que lo trasladasen  a otro centro, ya que después de 3 o 4 meses de la investigación la situación con el cabo, su superior, ''no se puede aguantar y puede volverse ‘’irreversible’’. Incluso, Navarro afirma a El Cierre Digital  que lleva ‘’tres años y medio con trastorno depresivo''.

Apoyos desde distintas asociaciones

Estos miembros del SEPRONA, que cuentan con una larga trayectoria en el cuerpo, nos han asegurado que han recibido el apoyo de varias asociaciones,  como por ejemplo de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) e incluso otras asociaciones que apoyan a las personas que denuncian este tipo de casos de corrupción.

La sargento Serrano ha afirmado a este periódico que el caso está en manos de los Tribunales e incluso, ha ido Bruselas para entrevistarse con varios eurodiputados para que conocieran la dramática situación en que se encuentra por denunciar una supuesta de trama de corrupción dentro del SEPRONA de Sevilla.

COMPARTIR: