01 de diciembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El Castillo Idiarte Borda es propiedad de una empresa del expolicia encarcelado desde el 2018 en Estremera e investigado por la causa Tándem

El municipio de Montevideo expropia el castillo del excomisario Villarejo en Uruguay con "fantasmas" incluidos

Vista aérea del Castillo Idiarte Borda.
Vista aérea del Castillo Idiarte Borda.
El Ayuntamiento de Montevideo, capital de Uruguay, se dispone a expropiar los terrenos sobre los que está construido el Castillo Idiarte Borda, un monumento histórico de Uruguay y cuya historia es realmente llamativa y que es propiedad privada de José Manuel Villarejo, el excomisario encarcelado en España por la causa Tándem, de espionaje.

Una resolución de las autoridades de Montevideo faculta al ayuntamiento de la capital uruguaya para "que expropie totalmente, con destino renovación urbana, dos padrones ubicados con frente a la Avenida Lezica esquina Iturbe, en donde se encuentra el Monumento Histórico Nacional conocido como Casa Quinta del expresidente Juan Idiarte Borda". Según la resolución, fueron los responsables municipales quienes pidieron que se haga la expropiación de los terrenos, "ya que se trata de una edificación única y es motivo de atracción turística y patrimonial".

En la resolución se indica que "los padrones en cuestión son pasibles de ser expropiados al amparo de la Ley Nº 18.308, de fecha 18 de junio de 2008, pudiendo de esta manera el Gobierno Departamental adquirir el destacado bien patrimonial que se identifica como un espacio único de gran significación histórica para la zona y para el Departamento de Montevideo en su conjunto".

Hasta el pasado domingo el castillo estaba gestionado por el Municipio después de un convenio al que el Ministerio de Educación y Cultura llegó con Villarejo. El ayuntamiento pagaba a los funcionarios que trabajaban allí, además de la luz, el agua y otros gastos de funcionamiento.

Ahora el convenio con Villarejo ya ha caducado. Por este motivo, como el castillo es Monumento Histórico Nacional y, por tanto, declarado de interés departamental, una serie de leyes amparan a las autoridades uruguayas para expropiarlo una vez acordado un precio con el propietario que todavía debe ser pactado con Villarejo, algo complicado porque el excomisario está en prisión desde hace casi tres años, ya que fue encarcelado en noviembre de 2017. De no llegar a acuerdo comenzaría un largo proceso judicial por lo que las autoridades del país sudamericano desean llegar a algún tipo de acuerdo con Villarejo y mientras duran las negociaciones pretenden prolongar el convenio y continuar dando el mismo uso al castillo.

Historia del Castillo

 

El Castillo Idiarte Borda está en el barrio de Colón, al norte de la capital uruguaya. Reconocido popularmente como Castillo Idiarte Borda, lleva el nombre del presidente uruguayo que lo mandó construir como una especie Taj Mahal para su esposa y que fue víctima del único magnicidio registrado en la historia del país, en la conmemoración de la Independencia. Ahora las autoridades quieren recuperarlo para el Estado cuando el contrato de préstamo que se ha mantenido durante ocho años termine, algo que ha ocurrido a finales de septiembre.

En una de las cartas que Villarejo mandó al juez García Castellón, de la Audiencia Nacional, que instruye todas las causas contra él el excomisario argumentaba su presencia en Uruguay en relación con la lucha contra ETA, ya que el país sudamericano fue refugio de varios terroristas durante algunos años

Villarejo se encuentra actualmente en prisión, acusado de varios delitos como blanqueo de dinero y la Policía cree que muchas de sus propiedades ubicadas en Uruguay han sido utilizadas supuestamente para estas actividades.

Así estaba el castillo cuando fue tomado por las autoridades uruguayas.

El castillo Idiarte Borda fue la residencia del expresidente de Uruguay, Juan Idiarte Borda, entre 1894 y 1897 y a día de hoy es considerado patrimonio histórico nacional de Uruguay. Todos los elementos arquitectónicos fueron importados de Europa, lo que la sitúa como una vivienda de gran valor, no solo monetario sino también histórico. El jardín es obra del paisajista francés Carlos Thays, quien murió en 1934.

El diario español Vozpópuli confirmó que Uruguay mantiene un acuerdo de uso con fines comerciales con una sociedad llamada "Participaciones Maravilla S.A", la cual sería la propietaria legal de la residencia y cuyo representante legal es un abogado llamado Federico Pérez del Castillo quien además aparece como representante de la familia Villarejo en numerosas operaciones.
 
Participaciones Maravilla S.A es una sociedad panameña que aparece como titular en muchas de las operaciones y actividades en el exterior de la familia Villarejo, así como del patrimonio en algunos países de Latinoamérica. En los documentos relacionados a esta empresa figura también el hotel Don Pepe en Uruguay, aunque según publicó ya en su día elcierredigital.com Villarejo se había desprendido de este negocio un año antes de ingresar en prisión.
 

Fantasmas en la casa

Juan Idiarte Borda fue presidente de Uruguay entre 1894 y 1897. El 25 de agosto de 1897, a los 53 años, fue víctima del único magnicidio registrado en Uruguay. Un hombre lo mató de un balazo en Ciudad Vieja a la salida de una misa celebrada en la Iglesia Matriz. Idiarte Borda había mandado a construir la mansión en Lezica. Sin embargo, nunca llegó a ocuparla, pero su esposa Matilde sí llegó a habitarla, relatando incluso que a veces veía el fantasma de su marido paseando por los pisos superiores.

Tras el fallecimiento de la esposa de Idiarte la casa quedo abandonada y fue ocupada por intrusos y delincuentes que se escondían allí. Luego fue recuperada en el año 2000 y se utilizó para celebrar bodas, pero después de algunos incidentes, el último con una novia que aseguró haber encontrado a un hombre ensangrentado en el baño, el lugar quedó definitivamente cerrado.

COMPARTIR: