15 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Las unidades de Tetuán, Villa de Vallecas y San Blas sufren las deficiencias de las instalaciones tras el paso de la borrasca Filomena

Las penosas condiciones de la Policía Municipal de Madrid durante el temporal: Sin comida, sin agua y sin calefacción

Exclusiva Martínez Almeida con policías municipales.
Martínez Almeida con policías municipales.
El temporal que ha azotado sin tregua la ciudad de Madrid durante los últimos días no sólo ha puesto de manifiesto la enorme voluntad y dedicación de los policías municipales de la capital, también ha dejado al descubierto las condiciones tercermundistas en que muchos de estos policías han tenido que realizar su trabajo de ayuda los ciudadanos afectados. Fuentes policiales denuncian cómo decenas de agentes han soportado frío y ausencia de lo más básico mientras doblaban turnos por el temporal.

“Diario del temporal: Martes, tres días después del final de las nevadas: Los bocadillos y chocolatinas de las máquinas de chucherías se han agotado en las unidades de la Policía Municipal donde no llegaba alimento alguno para los agentes. En otras unidades, los policías que alargaban sus turnos para atender a los madrileños durante el temporal derretían nieve para lavarse, y en Vallecas, por ejemplo, a día de hoy, los policías continúan sin calefacción con temperaturas de -10 grados en el exterior”.

El parking de la Unidad de Tetuán.

No es un relato de ciencia ficción, ni siquiera la excepción a la regla. Al revés, muchas de las instalaciones de la Policía Municipal de Madrid han revelado durante el temporal y la ola de frío que le sucede, las penosas condiciones de trabajo que soportan unos agentes dedicados al servicio público. 

Así, las instalaciones de Policía Municipal en el distrito madrileño de Tetuán soportaron el derrumbamiento del techo que cubría el aparcamiento exterior y los vehículos de los policías quedaron bajo una montaña de chapa y nieve sin solución durante días. En San Blas, los agentes derretían nieve del exterior para hacer funcionar los baños y asearse porque no disponen ni de agua ni de calefacción. Una situación similar vivían en los distritos de Chamartín, barrio de Salamanca o Moratalaz. 

                                Las furgonetas de la Unidad de Tetuán.

Se trata policías que trabajaron dos y hasta tres turnos seguidos. Y lo han hecho en numerosas unidades, bajo esas penosas condiciones, sin lugares para descansar en las mismas ni avituallamiento alguno por falta de previsión. “Se han vivido situaciones vergonzosas con policías durmiendo en sus coches a temperaturas bajo cero... otros durmieron en aseos, al ser los únicos lugares de determinadas unidades policiales que disponían de un radiador que les diera un hilo de calor”. Son situaciones que narran algunos agentes que no quieren dar los nombres de sus unidades para no perjudicar su imagen ni la de sus compañeros.

“Los vehículos no estaban preparados, no teníamos cadenas y la mayoría de los compañeros han prestado servicio a pie, sin ropa adecuada de invierno y sin medios... no teníamos palas y conseguimos como pudimos desbloquear algunos accesos a las unidades para desbloquear los coches patrulla, en otras unidades aún fue más difícil” relatan los agentes. “Después de dos o tres turnos en la nieve ayudando a los ciudadanos, empujando coches, quitando nieve, llegabas a la unidad y no tenías ni calefacción ni agua para lavarte, en algunas unidades se recogía la nieve esperando a descongelarla dentro (a unos 12 grados de temperatura interior) para lavarnos”.

El acceso a la Unidad de San Blas.

La denuncia parte del Colectivo Profesional de Policía Municipal CPPM. El secretario general de esta asociación sindical, Marino Perales, confirma los relatos reunidos por elcierredigital.com y apunta las causas que a su juicio están detrás de las duras condiciones de trabajo de los agentes municipales de Madrid que se mantienen a día de hoy en plena oleada de frío extremo en la capital. “Hay unidades que son antiguas, edificios en condiciones no aptas para trabajar y menos para alojar un trabajo tan exigente como el nuestro, Chamartín y Puente de Vallecas soportan unas condiciones lamentables. Además, otras unidades que son prefabricadas fueron adquiridas hace más de 15 años y aunque el equipo de gobierno actual del Ayuntamiento de Madrid se comprometió a sustituirlos, siguen ahí”, puntualiza Perales.

Las motos aparcadas en San Blas.

No es lo único que denuncian desde CPPM, también advierten que “no ha habido instrucciones ni un protocolo claro de actuación por parte de nuestra jefatura ni para nuestras actuaciones ni para informar a los ciudadanos, algo especialmente grave en la atención telefónica de nuestra emisora que ha recibido innumerables llamadas durante los días de temporal y siguen llegando en gran número a día de hoy”.

Además, apuntan que ni desde la Jefatura de la Policía Municipal ni desde el Ayuntamiento se ha previsto alguna medida para garantizar un servicio tan especial como el de la policía municipal durante el temporal. “Los compañeros han ido a trabajar en estas condiciones, invirtiendo horas en los desplazamientos sin que nadie previera un servicio de traslados y recogidas, o lanzaderas, para no descuidar un servicio esencial como el de la policía, que a nuestro juicio se ha abandonado durante el temporal de forma vergonzosa”, explican.

Otro de los accesos a San Blas.

Aún así, desde el pasado viernes cientos de policías municipales de Madrid  han estado desempeñando su tarea centrados en el rescate de vehículos, atención y traslados por accidentes debido a caídas, ante la sobrecarga de los servicios de emergencias en ocasiones desbordados. A partir del sábado los agentes centraron su tarea en la colaboración con bomberos y servicios de limpieza para evitar daños por la caída de árboles y retiradas de ramas para, a partir del lunes, dedicarse a prestar servicio en incidencias de caída de cornisas, tuberías o retirada de arbolado que impedía la circulación de quitanieves.

Precisamente, desde la Jefatura de la Policía de Madrid han echado mano de todos los medios disponibles para combatir los efectos de la resaca del temporal con equipos de drones de la sección de Apoyo Aéreo que se han dedicado a controlar y supervisar el estado del arbolado en cementerios y grandes parques de la ciudad de Madrid.

Respecto al apoyo a los policías que seguían haciendo turnos sin poder regresar a descansar sus casas, la Jefatura de Policía contrató más de medio centenar de plazas hoteleras para alojar a los agentes más necesitados. Aunque, desde CPPM puntualizan que fue en un hostal de la zona de Atocha de la capital y sólo fueron 54 plazas, a toda vista insuficiente para las necesidades del servicio durante los tres días que Madrid quedó prácticamente aislada.

La Dirección de la Policía responde

En respuesta a las denuncias de los agentes y desde fuentes de la Dirección de la Policía madrileña consultadas por elcierredigital.com agradecen el destacado esfuerzo de los policías y confirman conocer que en algunos casos hubo agentes que entraron a trabajar el viernes y permanecieron en sus puestos hasta el pasado lunes.

Lamentan la falta de medios para hacer frente al temporal pero niegan que los policías estuvieran desatendidos ni que faltara un plan o coordinación con los mandos. Admiten el estado de envejecimiento de algunas de las instalaciones policiales y los problemas con suministro de agua y calefacción, pero recuerdan el compromiso del actual gobierno municipal de dotar al cuerpo de policía de edificios modernos como los que ya están en estado de construcción en Hortaleza, Moncloa y Arganzuela o los que están proyectados en Ciudad Lineal, Carabanchel, Vallecas o Retiro.

COMPARTIR: