22 de junio de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El sobrino del Felipe VI se ha visto de nuevo involucrado en una redada en un after en Madrid con menores y cocaína rosa

Las juergas de Froilán antes de irse a Abu Dabi: El nieto del Emérito no volverá a España hasta verano

El Cierre Digital en Froilán.
Froilán.
El sobrino del rey Felipe VI no pierde el tiempo. Tras regresar a España de una pequeña estancia en Abu Dabi junto a su abuelo, el rey emérito Juan Carlos I, Froilán ha vuelto a ser protagonista en los medios tras situarle en una redada en un after en Madrid con cocaína rosa y menores. El sobrino de Felipe VI se despedía 'a lo grande' de sus amigos antes de instalarse en Abu Dabi, de donde no regresará hasta el verano. Allí usará los contactos de su abuelo para emprender posibles negocios.

El hijo de la infanta Elena y nieto del rey Emérito Juan Carlos I, Felipe Juan Froilán, ha vuelto a España tras una estancia en los Emiratos Árabes junto a su abuelo. Aunque el joven tenía prevista una estancia de mayor duración para alejarse de la mala prensa que últimamente acumula por sus 'líos nocturnos', esta ha sido relativamente más corta.

Sin embargo, el viaje 'definitivo' de Froilán a Abu Dabi junto al rey Emérito para instalarse en una mansión de 22 millones en la isla de Nurai está más cerca de producirse. Según ha podido saber elcierredigital.com, Froilán habría regresado a España para despedirse de sus amigos 'a lo grande', pues "no va a volver de Emiratos Árabes hasta el verano". Sin embargo, Juan Carlos no estará mucho tiempo en esta casa y se mudará a otra más adaptada a sus necesidades.

Según informa “Semana”, el hijo de la infanta Elena fue visto el pasado 31 de enero en un bar de tapas de la capital llamado “El Doble”, en Chamberí. En este local estuvo junto a su hermana Victoria Federica y tres personas más, entre las que encontraba su amiga Belén Perea.

Tras su primer viaje a Abu Dabi, el joven Froilán no ha detenido la juerga y ha vuelto a protagonizar una nueva polémica. Y es que, a las nueve de la mañana el after “Clandestino” fue desalojado por la Policía Local, donde se encontraba efectivamente el nieto del rey emérito. Tras el desalojo, Froilán se quedó con más ganas de fiesta y se trasladó al after “Vallecas X”.

froilan-escandalo

Froilán. 

Según fuentes del medio libertaddigital, Froilán "no quiere estar en España porque, según él, siempre le están relacionando con problemas". Durante su estancia en Abu Dabi, “su abuelo le ha dado muchos consejos, le ha contado anécdotas y han recibido la visita de gente cercana a don Juan Carlos". El joven considera a su abuelo como "un amigo. Le ha gustado mucho la gente de allí y Froilán está pensando en quedarse a trabajar en Abu Dabi e incluso montar su propio negocio".

La última juerga por el momento de Froilán

La Policía Municipal de Madrid desalojó el pasado domingo 5 de febrero por la mañana un after ilegal en el barrio de Azca, más concretamente en la calle Orense. Este local, bautizado como “After de los after”, ha sido intervenido por la Policía por exceso de aforo. En el local se encontraba Felipe Juan Froilán de Marichalar, hijo de la infanta Elena y nieto del rey emérito Juan Carlos I.

Se llamó a la UCES (Unidad Central de Seguridad) para evacuar el local en el que había un total de 229 personas cuando el aforo máximo del establecimiento era de tan solo 99 personas. Entre estas 229 personas había menores y numerosos clientes consumiendo estupefacientes como cocaína rosa o tusi.

El local cuenta con una licencia de sauna y con varias salas VIP o zonas de relajación con camas donde había grupos de jóvenes tomando drogas, alcohol y fumando cachimba. En una de estas habitaciones se encontraba Froilán con su grupo de amigos.

El establecimiento había anunciado, a través de su Instagram, una gran fiesta para la madrugada del domingo 5 de febrero. Para la celebración estaba prevista la actuación del DJ Adriano Sánchez y de Chico Sunshine y se explicaba que la localización era secreta. El precio de una noche en un reservado de la sala VIP con jacuzzi es de 1.500 euros y de 1.200 con ducha.

La intervención se produjo sobre las 9 horas de la mañana, cuando varios vecinos se quejaron a la Policía del ruido de esta sala. Cuando los agentes de la Unidad Integral de Tetuán entraron al after a revisarlo comprobaron que había decenas de personas en espacios pequeños que ponían en riesgo la seguridad de los clientes que se encontraban allí. En los cuatro reservados VIP había entre 10 y 20 personas cuando el aforo era de tan solo dos.

Finalmente, se fue desalojando a las 229 personas que se encontraron en el interior y  la Policía levantó un acta de inspección en materia de espectáculos públicos por tres posibles infracciones: ejercer una actividad distinta a la autorizada, presencia de menores dentro del local y exceso de aforo. Además, cabe recalcar que a un cliente se le intervino un cuchillo preparado para ser utilizado.

COMPARTIR: