15 de enero de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El consulado en Lima respondió a la familia: "Hemos tomado nota de las declaraciones de vuestra familia ante la Prensa española"

Exteriores abandona a su suerte a Agustín González, un enfermo mental español desaparecido en Perú

Agustín Sánchez y su salvador José Gregorio Álvarez.
Agustín Sánchez y su salvador José Gregorio Álvarez.
Exteriores no mueve ficha y la suerte de Agustín González, un enfermo de esquizofrenia español que mendigaba en las calles peruanas de Lima, pende de un hilo. Solo la solidaridad de un ciudadano venezolano lo mantiene porque el Consulado español en la capital peruana ha dicho a la familia que tardarán un mes como poco en repatriarlo, después de que su hermana dijese que no disponía de los 700 euros necesarios para pagar un billete de avión en un vuelo consular que sale el 2 de diciembre.

La situación es muy grave, dramática y atípica. El Ministerio de Asuntos Exteriores hace oídos sordos a la petición de ayuda lanzada desde hace días y más en concreto desde hace 48 horas para repatriar a un desaparecido español encontrado en Lima, capital de Perú

Agustín González Zambrana, de 52 años, desapareció sin dejar rastro tras hacer un viaje a Perú el 10 de enero de 2019. La desaparición fue denunciada por la familia de esta persona, disagnosticada de esquizofrenia y que lleva sin medicarse desde hace 22 meses. Su familia esperaba su regreso, porque tenía billete de vuelta, pero algo ocurrió y nunca más se supo de su paradero.

El 15 de noviembre Rafaela, hermana de Agustín, se puso en contacto con SOSDesaparecidos para solicitar ayuda aportando la denuncia de su desaparición realizada en una comisaría de Málaga el 17 de febrero de 2020, donde ya advertía que "meses atrás a través de Cáritas supieron que su hermano estaba muy mal y producto de no tomar su medicación había protagonizado algunos altercados públicos". entonces SOSDesaparecidos activó su alerta de búsqueda internacional.

José junto a Agustín en Lima.

El 16 de noviembre de 2020 la esperanza apareció cuando un ciudadano venezolano residente en Lima se puso en contacto con SOSDesaparecidos para informar que había encontrado a una persona en la calle que parecía ser Agustín. El 18 de noviembre José Gregorio Álvarez, Tiori, de 29 años, venezolano residente en Lima,  mandaba varia imágenes de Agustín, a quien había encontrado buscando comida entre los cubos de la basura. El indigente le dijo que se llamaba Agustín González Zambrana, que era español y nombró a varias de sus hermanas. Inmediatamente SOSDesaparecidos contactó con su hermana Rafaela que confirmó la identidad de Agustín, a pesar de su deteriorado estado físico.

Al mismo tiempo, el Grupo de Desaparecidos de Policía Nacional recibía la misma información y actuaron con rapidez poniéndose en contacto con el Consulado General de España en Lima e informando de que tanto Agustín como su salvador se dirigían al Consulado para realizar los trámites necesarios. Agustín estaba indocumentado y viviendo en la calle desde hacía años, por tanto, el Consulado le dirigió un mail a su hermana Rafaela pidiendo que documentasen a Agustín y que si quieren repatriarlo el 2 de diciembre solo puede hacerse mediante vuelo consular, ya que no hay vuelos comerciales entre Lima y Madri, podría hacerse pero el billete debía ser abonado por la familia, en total 700 euros.

Pero la situación familiar es crítica, según explicaba Rafaela, ya que sus únicos ingresos son una pensión de viudedad, otras dos hermanas sufren la misma enfermedad que Agustín y la madre tiene 88 años. En definitiva, imposible disponer de 700 euros para repatriar a Agustín.

El 19 de noviembre se hace cargo de él su salvador, José Álvarez, que lo lleva a cortarse el pelo, le da de comer e incluso le proporciona una ducha. Además, desde ese día le facilita comida y ahora, según SOSDesaparecidos "incluso le ha buscado una casa donde dormir". El 24 de noviembre la familia de Agustín recibe un nuevo correo del Consulado español, en respuesta teóricamente a otro de su hermana Rafaela donde comunicaba la imposibilidad de pagar los 700 euros del vuelo y pedía que le buscasen algún lugar donde dormir y alimentarse a través de una ONG.

El correo del Consulado español dice: "Acusamos recibo de su comunicación. Nos encontramos atendiendo el caso, hemos tomado nota de las declaraciones de vuestra familia ante la Prensa española. Estamos trabajando en su caso desde la fecha que se presentó en este Consulado General y está citado para mañana, para iniciar el procedimiento migratorio este tarda 30 días según la legislación peruana. Le estaremos informando. Un atento saludo".

Llama la atención que en el Consulado hagan afirmaciones de esta índole cuando la familia de Agustín no ha hecho declaraciones en Prensa, ya que las únicas han sido las de Joaquín Amils, presidente de la ONG SOSDesaparecidos, congratulándose de la rapidez con la que se había actuado por parte de las autoridades.

El miércoles 25 de noviembre José Álvarez acompañó nuevamente a Agustín al consulado para recoger una documentación que debían entregar ante la policía de Inmigración peruana y prestar declaración ante la misma y luego regresaran al consulado de nuevo. "Sinceramente, esperábamos que algún funcionario los acompañase y no dependiera todo de la solidaridad altruista de este joven samaritano", asegura Joaquín Amils que añade "tener la sensación de que todo lo que debería hacer nuestro consulado lo está haciendo de manera altruista este chico venezolano, al que le agradecemos profundamente su comportamiento en este asunto".

Amils no se explica "cómo es posible que pagándolo tu puedas salir el día 2 de diciembre y si haces todos los trámites ante las autoridades de Perú tardes hasta un mes. Por eso hemos enviado una carta a la Ministra de Exteriores de protesta y pidiendo que se atienda a Agustín para que no duerma en la calle, pueda comer y sea visto por un médico que le recete la medicación que necesita" y añade que "los españoles somos solidarios y lo demostramos con otros pueblos, pero cuando se trata de ser solidarios con otro español en un trocito de España en el extranjero nos entran los complejos y resulta que es imposible ayudar a un español que está abandonado fuera". 

A pesar de la rápida actuación de Desaparecidos de Policía Nacional, de SOSDesaparecidos y del joven que se acercó a preguntar al indigente que buscaba en la basura y lo extraño de la situación de que tras 22 meses sea encontrada una persona perdida la burocracia impide recuperar a un español en Perú.

 

COMPARTIR: