30 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Estaría recibiendo mensajes a su teléfono móvil por parte de dos personas que le habrían robado los aperos de su caballo, asegura

Sergio Ruiz, único investigado por el asesinato de Dana Leonte, denuncia amenazas de muerte

Sergio Ruiz con su caballo Macareno.
Sergio Ruiz con su caballo Macareno.
Sergio Ruiz, pareja de Dana Leonte que desapareció en junio de 2019 del domicilio que compartía con Sergio y la hija de ambos en Arenas (Málaga), ha denunciado que sufre amenazas telefónicas por parte de dos personas que presuntamente le habrían robado en casa el mismo día que desapareció su pareja, Dana.

Sergio Ruiz, único investigado por la desaparición y asesinato de Dana Leonte en Arenas (Málaga), puso el pasado miércoles una denuncia en el Cuartel de la Guardia Civil por amenazas contra él.

La historia, contada en exclusiva en el Programa de Ana Rosa, es cuando menos rocambolesca. Sergio asegura que hace un tiempo, precisamente el 12 de junio de 2019 día que desapareció su pareja Dana Leonte, le robaron los aparejos de su caballo Macareno y que por sus propios medios averiguó el paradero de los supuestos ladrones.

A ellos se habría dirigido para que se los devolvieran, algo que logró hace poco. Pero tras esta "devolución" Sergio asegura recibir mensajes amenazantes en su teléfono móvil por parte de uno de estos supuestos ladrones y señala la relación de estos supuestamente con Florin Leonte, hermano de Dana que encabeza la lucha por conocer el paradero de su hermana.

 Sergio Ruiz y Dana Leonte.

De momento la denuncia fue presentada ante la Guardia Civil que deberá estudiar las pruebas aportadas por Sergio Ruiz, el único investigado por el asesinato de Dana Leonte, que salió a finales de junio de la cárcel de Albolote tras depositar la fianza de 8.000 euros exigida por el juzgado para quedar en libertad.

La jueza que instruye el caso no tuvo más remedio que dictar su libertad ante la falta de pruebas definitivas y concluyentes que lo señalen como asesino de su pareja Dana Leonte. La Guardia Civil trata todavía de reunir pruebas objetivas en contra del joven malagueño.

Sergio Ruiz pidió hasta en tres ocasiones su puesta en libertad a la jueza Ana Beatriz Pérez, que siempre se la denegó. Posteriormente, la jueza le impuso una fianza de 25 mil euros para que Sergio pudiese salir en libertad. Éste a su vez pidió una rebaja, hasta los ocho mil euros, argumentando que no podía reunir una cantidad mayor. Y así ha sido.

Más de un año buscando

Durante estos meses la Guardia Civil, con la ayuda de cazadores de la zona, ha seguido buscando restos de Dana Leonte en la zona boscosa cercana a la vivienda que compartía con el acusado en Arenas, Málaga. Se han encontrado pequeños huesos, que tras ser sometidos a un examen de ADN, se ha corroborado que pertenecen a Dana. El principal problema es que para demostrar la teoría de los investigadores, en la que Sergio habría asesinado a Dana golpeándola con un palo en la cabeza, sería necesario encontrar el cráneo de la joven rumana.

Sergio Ruiz y la transcripción de algunas conversaciones.

Según el auto de prisión dictado en septiembre de 2019: “Entre las 19:00 y las 22:40 del pasado 12 de junio Sergio Ruiz golpeó en la cabeza con un palo a su pareja Dana trasladando el cuerpo para ocultarlo”. Sin embargo, a pesar de que los perros especializados de la Benemérita marcaron restos de sangre en un palo, la presunta arma del crimen, y en varios puntos de la casa, los análisis sólo han podido determinar que la única sangre que hay al 100 por ciento de fiabilidad es una gota de sangre de Sergio en una toalla del baño. Con esos datos y apoyado por nuevos informes el abogado de Sergio, Juan José Moreno, pidió la puesta en libertad bajo fianza de su defendido.

La investigación de la Guardia Civil se decanta por un crimen pasional, ya que los investigadores creen que Dana Leonte iba a abandonar a Sergio Ruiz, tal y como se desprende de los mensajes intercambiados entre ambos en días anteriores al crimen. Además, la principal prueba de cargo es el hueso de la joven, un fémur, encontrado por el perro de un paseante en el monte y que se comprobó que pertenecía a la joven Dana.

La Guardia Civil cree que la desaparecida tenía planes de futuro con su hija y que no planeaba una desaparición voluntaria. Entre las pruebas aportadas por la investigación está la geolocalización de los teléfonos móviles de ambos, que prueban que ambos permanecían juntos en su vivienda a la hora en que se cometió el asesinato.

Dana Leonte y Sergio Ruiz.

Además, varios testigos han asegurado que Sergio tenía un carácter violento y que se deshizo de las botas de trabajo que llevaba el día del crimen para borrar cualquier huella de sangre mientras transportaba el cadáver de Dana en el coche hasta el monte.

Antonia Barba, abogada de los familiares de Dana se ha negado siempre a la puesta en libertad de Sergio, pero finalmente la jueza decidió concederla ante la existencia solo de indicios y a la espera de que se practiquen nuevas pruebas legales como las del posicionamiento teléfonico de Sergio junto al teléfono de Dana en el día de su desaparición.

COMPARTIR: