28 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Una vecina de Tara Reade, la mujer que dice que el político introdujo sus dedos en su vagina, y un vídeo de su madre sostienen el relato acusador

EEUU: Se recogen nuevos testimonios sobre la acusación sexual contra el candidato demócrata Joe Biden

Joe Biden.
Joe Biden.
El Gobierno de Donald Trump está aumentando las presiones al Partido Demócrata para que obliguen a Joe Biden a retirarse de la candidatura a la Casa Blanca. En plena crisis del coronavirus dos testimonios que, supuestamente, confirmarían que el abuso sexual del que fue víctima Tara Reada en 1993 se habría producido. Por su parte, el ala dura del Partido Republicano acuso a los medios de no dar importancia a este tema.

En los últimos días han surgido nuevas informaciones entorno a la acusación de agresión sexual contra el candidato presidencial demócrata, Joe Biden, realizada por Tara Reade, exasistente de personal en la oficina del Senado del líder demócrata. Por primera vez, alguien se ha pronunciado para decir que Reade le contó el asunto hace décadas de la misma forma que lo ha descrito ahora.

Una exvecina de Reade llamada Lynda LaCasse habló de una conversación que tuvieron hace aproximadamente 25 años sobre el presunto asalto. La revelación, llega en un momento con una creciente presión sobre los demócratas para que respondan sobre la situación de Biden dentro del partido.

LaCasse dijo que recuerda haber salido de su casa en California para fumar un cigarrillo lejos de sus hijos en algún momento de 1995 o principios de 1996 y Reade se unió a ella. “Recuerdo que me dijo que Joe Biden la había puesto contra la pared y le había subido las manos por la falda y había metido los dedos dentro de ella”, ha contado LaCasse. Los censos públicos confirmaron que Reade y LaCasse eran vecinos en Morro Bay (California), durante la década de 1990. Reade acusó públicamente a Biden de sujetarla contra una pared en el pasillo de un edificio de Capitol Hill y penetrar su vagina con los dedos en la primavera de 1993. La oficina de Biden niega el presunto incidente, al igual que los antiguos empleados de Biden para quienes Reade trabajó en ese momento.  Sin embargo, Biden no ha abordado la acusación él mismo.

La información y las preguntas crecen

Otra información nueva ha aparecido en los últimos días, incluido un video que, según Reade, incluye a su madre llamando a un programa de televisión por cable en el momento del presunto incidente, y otra entrevista con un ex compañero de trabajo de Reade.

Tara Reade. 

Lorraine Sanchez, que trabajó en la misma oficina del legislador del Estado de California que Reade a mediados de los años 90, también habló con Business Insider, diciendo que recuerda a Reade diciendo que su exjefe en Washington, la había acosado sexualmente. Ella no mencionó el asalto, pero el acoso es una acusación separada que Reade ha hecho contra Biden. También ha sido negado por varios exempleados de Biden.

Además, un vídeo de un episodio de 1993 de Larry King Live de CNN apareció la semana pasada en el que, según Reade, aparece a su madre, a quien Reade dice que contó todo lo sucedido. En el vídeo, una televidente llamó al programa, identificada solo como ciudadana de San Luis Obispo (California). La persona que llamó dijo: “Me pregunto qué haría un empleado además de ir a la prensa en Washington. Mi hija tiene simplemente se fue de allí después de trabajar para un senador prominente y no pudo superar sus problemas en absoluto, y lo único que pudo haber hecho fue ir a la Prensa, y ella decidió no hacerlo por respeto a él”. Ella no explica cuáles fueron los "problemas", ni menciona el acoso sexual, la agresión sexual o los nombres de Joe Biden o Tara Reade.

Utilización política

La acusación de Reade ha puesto a los demócratas en un lugar incómodo, divididos entre defender al candidato demócrata y creer en todas las mujeres que hacen acusaciones contra hombres poderosos.

Esta información adicional está renovando la atención sobre el comportamiento de Biden y ha presionado al presunto demócrata para que responda, lo que aún no ha hecho directamente. Al mismo tiempo, los aliados del presidente Trump han estado ansiosos por atacar y ampliar las acusaciones, asegurando que los medios minimizan la historia a diferencia de lo que hacen con las acusaciones contra hombres republicanos como el caso del juez de la Corte Suprema Brett Kavanaugh.

Donald Trump. 

El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, dijo a Fox News Radio: “Al menos, es bastante obvio que las mismas personas que estaban indignadas por las acusaciones, acusaciones no comprobadas contra el juez Kavanaugh cuando estaba en la escuela secundaria, parecían tener poco o ningún interés, o ciertamente no tanto interés en sugerencias de comportamiento inapropiado por parte de un adulto que está en el Senado”.

Los republicanos están comenzando a presionar más directamente a los demócratas sobre el fondo de la acusación, a pesar del hecho de que más de una docena de mujeres han acusado públicamente al presidente Trump de varios incidentes de agresión sexual. Un nuevo incidente posiblemente delictivo que, de nuevo, enturbia y ensucia la política que parece haber cambiado para siempre en la era Trump.

COMPARTIR: