22 de mayo de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El magistrado cumple 72 años en mayo y su firma en la sentencia de los independentistas catalanes podría comprometer la causa

Incertidumbre en el juicio del 'procés' por la jubilación de Luciano Varela, uno de los siete jueces del Supremo

Luciano Varela, juez del Supremo.
Luciano Varela, juez del Supremo.
El juicio al 'Procés' podría presentar complicaciones porque uno de los siete magistrados, Luciano Varela, se jubila el próximo 9 de mayo. Previsiblemente las vistas acabarán antes de esa fecha, pero la sentencia difícilmente podrá ser firmada antes de su jubilación. La ley tiene previsto que pueda firmar las sentencias después de jubilarse, pero las defensas de los encausados podrían usar esta circunstancia para tratar de echar abajo todo el proceso judicial.

Luciano Varela, uno de los siete miembros del Tribunal que está enjuiciando el 'Procés' y a los líderes catalanes acusados de sedición y rebelión, cumplirá 72 años el próximo 9 de mayo. La prórroga de la edad de jubilación de este magistrado fue acordada por la Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) el 16 de febrero de 2017. El anuncio se publicó en la página 10 del boletín de acuerdos de ese día, donde se puede consultar en el portal de Transparencia.

La preocupación entre medios jurídicos surge ahora por saber si acabará el juicio antes de que el magistrado se jubile o habrá que sustituirlo con los inconvenientes que provocaría en la causa. El temor es tan real que Manuel Marchena, presidente de la Sala II, había convocado inicialmente sesiones para los martes, miércoles y jueves, de 10 a 18 horas, con una pausa para almorzar, pero Marchena ya tiene previsto extenderlas a los lunes, viernes e incluso sábado, si fuera necesario.

Una de las sesiones del juicio al "procés".

Si a Luciano Varela le diera tiempo de terminar las sesiones antes de jubilarse surge otro inconveniente, que tendría que firmar la sentencia seguramente después de jubilado. Las defensas de los acusados se guardan este hecho como un as en la manga para acusar a la Sala de irregularidades. Además, han llamado a testificar a unas 600 personas, en un intento claro de dilatar temporalmente el juicio al “procés”.

Sin embargo, el artículo 256 de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ) contempla una posibilidad inédita que podría contemplarse como solución: “Cuando fuere trasladado o jubilado algún Juez o Magistrado deliberará, votará, redactará y firmará las sentencias, según proceda, en los pleitos a cuya vista hubiere asistido y que aún no se hubieren fallado, salvo que concurriera causa de incompatibilidad o proceda la anulación de aquélla por otro motivo”.

Es decir, que según la LOPJ Luciano Varela podría firmar todas las sentencias de procesos en los que haya sido parte del Tribunal antes de jubilarse, pero esta circunstancia provocaría un debate técnico jurídico porque cualquier ley está sujeta a interpretación.

Luciano Varela Castro es un reconocido y prestigioso jurista gallego, de corte progresista, autor del borrador de la actual Ley del Tribunal del Jurado Popular, fue el primer instructor de la operación Nécora y forma parte de la Sala Penal del Tribunal Supremo desde 2007.

Otro de los problemas que se le plantea a Varela es su cargo como vocal de la junta electoral central, designado por sorteo en representación del Tribunal Supremo, que tendrá que compaginar ante la convocatoria de elecciones generales para el próximo 28 de abril con las sesiones del juicio al 'Procés'.

Al igual que en el caso de Luciano Varela, el pasado 31 de enero el Pleno del CGPJ prorrogó el nombramiento de Ángel Juanes Peces como vicepresidente del Tribunal Supremo hasta que cumpla los 72 años, que será el 22 de octubre de 2019. Aunque ahora se plantea un escenario inédito por la importancia del juicio y los encausados, entre ellos, Oriol Junqueras, exvicepresidente de la Generalitat. Los doce acusados en esta causa se enfrentan a delitos de rebelión, sedición, malversación y desobediencia. Por eso Manuel Marchena, el presidente de la Sala II, quiere terminar el juicio al procés, “cuanto antes, mejor”, según fuentes de la judicatura.

COMPARTIR: