14 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El descarrilamiento del tren dejó 80 muertos y 144 heridos en la curva coruñesa de A Grandeira

Caso Alvia: Reabren la instrucción para investigar el borrado de datos por parte de Talgo que denunció un extrabajador

El accidente del tren Alvia.
El accidente del tren Alvia.
La Audiencia Provincial de A Coruña ha decidido este martes la reapertura de la instrucción sobre el accidente del tren Alvia ocurrido en julio de 2013 en Angrois (Santiago) para que el juez investigue la denuncia de un extrabajador que asegura que responsables de Talgo ordenaron el borrado de datos sobre averías del tren pasadas escasas horas del siniestro.

Así se pronuncian los magistrados en un auto con fecha de este martes 12 de noviembre con el que deja sin efecto el cierre de la instrucción, que el titular del juzgado de instrucción número 3, el compostelano Andrés Lago Louro, decidió en diciembre de 2018, hace ya casi un año.

La sala considera, en concreto, que "resulta ineludible investigar los hechos expuestos" por la plataforma de víctimas, "tanto por lo que se refiere a la supuesta destrucción de pruebas como a la situación en que se hallaba el tren y su posible relación con el accidente, que ha sido uno de los objetos principales de la investigación".

Imagen del accidente del Alvia.

"Ello determina necesariamente la vuelta de las actuaciones a la fase de diligencias previas para que con la máxima celeridad posible se depuren estos hechos", afirman los magistrados. De este modo, transcurridos ya más de seis años del descarrilamiento, que dejó 80 muertos y 144 heridos en la curva de A Grandeira, el instructor deberá indagar sobre estos hechos.

Hasta el momento, están imputadas dos personas: el maquinista del convoy, que aquel día circulaba con un exceso de velocidad tras atender una llamada del interventor; y el exdirector de seguridad en la circulación de Adif, al que el juez atribuye la responsabilidad de una evaluación de riesgos deficiente en la línea.

Nuevas diligencias de investigación

Así las cosas, la causa retorna a la fase de diligencias previas de investigación para la averiguación de los hechos expuestos por la plataforma, que fue la que aportó una declaración jurada del que era mecánico de Talgo en la que denuncia el borrado de datos por parte de Talgo.

Esta compañía ferroviaria asegura que la declaración de este extrabajador, que fue despedido el 28 de mayo de 2018, es "falsa" y niega "absolutamente" que ocurriese lo relatado por él.

Junto al documento jurado, el abogado de las víctimas reclamó a Lago Louro que cite como testigos tanto a este técnico que seis años después facilita la información como a otros tres trabajadores que supuestamente se encontraban con él en el taller en los momentos posteriores al siniestro.

En el propio auto, la Audiencia sugiere, "para evitar retrasos innecesarios", que en el caso de que las averiguaciones sean "infructuosas -por ser infundada su base o por no ser posible su esclarecimiento- y de que, en definitiva, la causa vuelva al mismo punto en que se hallaba cuando se dictaron las resoluciones ahora recurridas", se puedan dar por reproducidas las resoluciones ya dictadas y los alegatos ya realizados para que el caso vuelva a la situación previa a la introducción de los nuevos hechos.

Además, los magistrados ven "coherente" responder con este auto a las solicitudes que habían hecho algunas partes, como las que demandaron sobreseimientos de los imputados, sobre lo que el auto determina que "resulta más razonable (...) que la vuelta de la causa a la fase de instrucción determine la revocación de las decisiones que fueron adoptadas precisamente en la perspectiva de su conclusión".

Rechaza, por otra parte, diligencias como las comparecencias del exjefe de seguridad de la Agencia Ferroviaria Europea y del director general de la línea de alta velocidad noroeste, que querían los afectados; u otras relativas a la prevención de riesgos laborales, a las que apelaba la defensa del maquinista, al no estimarlas "pertinentes".

COMPARTIR: