29 de enero de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

A día de hoy este mueble estrenado en una feria en España con sus seis metros de longitud simboliza el distanciamiento entre Rusia y Occidente

La poderosa mesa de Putin fabricada en Valencia por Vicente Zaragozá que firmó con el Kremlin en 2005

El Cierre Digital en Reunión de Putin y Macron
Reunión de Putin y Macron
El pasado mes de febrero Putin se reunió con el presidente de Francia en una mesa de seis metros de largo con tres pilares centrales. Rápidamente, el mueble fue objeto de memes en redes sociales que comparaban los metros que separaban a los líderes con el distanciamiento que el Kremlin mantenía con los países de Occidente. Poco más tarde dos empresas, una italiana y otra española, aparecían en el panorama para reconocer su autoría.

La famosa mesa de Putin donde se celebró en el mes de febrero la reunión entre el presidente de Rusia y Emmanuel Macron y por la que dos empresas, una italiana y otra española, disputaban su autoría, ha dado la vuelta al mundo como un símbolo de distanciamiento entre Rusia y los países de Occidente. 

En el momento de la celebración de la reunión, Putin declaraba que los seis metros de longitud eran una medida de precaución ante la negativa del presidente de Francia a realizarse un test de covid-19. Sin embargo, llamó la atención ya que, solo unos días después, el 24 de febrero, otra reunión, pero esta vez con el presidente de Pakistán, se celebró en una mesa de café. ¿Quizá porque este país es amigo de Rusia?

Disputa por la autoría de la mesa

La presencia de la mesa resultó llamativa para la población y fue motivo de memes en redes sociales, ya que consideraban que era demasiado larga pero que quizás su longitud estaba relacionada como símbolo de distanciamiento y tensión con la OTAN y la UE. La mesa de seis metros de largo, cuenta con tres pilares centrales y habría sido encargada por Putin junto con el resto de mobiliario del palacio ruso. 

Según las fuentes consultadas, la mesa fue fabricada en Alcásser, Valencia. La empresa, que pertenecía a Vicente Zaragozá, cerró el contrato con el Kremlin en el año 2005 tras celebrarse en España una Feria del Mueble, año en el que Putin ya era presidente. Según explicó el fundador de la misma, sería un intermediario el que se puso en contacto con la empresa para que la delegación conociera al fabricante.

Sin embargo, en ese momento aparece una empresa italiana que se arroga el trabajo. Renato Pologna, dueño de Oak, afirmó que la obra era suya y que pertenecía a su compañía de muebles italianos. El fundador aseguró que hizo el trabajo durante los años 1995 y 1996, a lo que añadió pruebas, libros publicados donde aparecen fotos de la mesa y certificados del trabajo realizado. 

Muebles procedentes de Valencia en todo el mundo

La empresa española se fundó en el año 1980 y dejó de generar ingresos en el año 2020 cuando su fundador, Vicente Zaragozá, se jubiló. En ese momento, la empresa pasó a formar parte de un proceso de liquidación que llevaron a cabo los progenitores de Zaragozá. Según ha investigado elcierredigital.com, en la página de Facebook de la empresa se han publicado numerosos encargos para el Kremlin y para las exrepúblicas soviéticas, desde cocinas hasta comedores, pasando por muebles sencillos, como una mesa. 

Captura_1

"Año tras año, hemos ganado la confianza de nuestros clientes en más de 40 países y nuestros muebles han sido escogidos por presidentes de países tan diferentes como Rusia, China, Uzbekistán, Singapur, Filipinas, Ucrania, Camboya, etc, además de reyes, sultanes y otros dirigentes nacionales y regionales por todo el mundo. Los presidentes de bancos centrales, parlamentos y otras muchas entidades políticas y financieras también han instalado nuestros muebles en sus casas o en sus despachos oficiales", explica la empresa en su página web oficial.

En ella también podemos encontrar un apartado llamado "Kremlin", en el que detallan que han proporcionado muebles para la renovación del ala presidencial del Kremlin de Moscú, para la villa y el despacho del Presidente de Ucrania y los despachos de los Presidentes de Uzbekistán y Tayikistán, así como para las casas oficiales de los diputados del Parlamento de Taiwán y el Consejo de Ministros de Camboya.

Sin duda, aun sin conocer su autoría, se deduce que Putin la encargó como un arma de doble filo intimidatoria con la que marcar distancias cuando sea necesario, puesto que ya la ha utilizado con Macron, con Bolsonaro y con Scholz.

COMPARTIR: