17 de julio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

“No tenía buena pinta”, señaló Jose sobre Aitor, que se despidió de Janet con un abrazo la noche anterior a su desaparición en Cornellá

Los amigos de Janet Jumillas ya recelaban de Aitor, un conocido que ahora está detenido en relación con su desaparición

Janet Jumillas.
Janet Jumillas.
La desaparición de Janet Jumillas arroja ahora luz después de casi dos meses desaparecida. Los Mossos d’Esquadra han efectuado dos detenciones, de dos hombres, en relación con este caso, y uno de ellos es Aitor, un amigo de Janet que se presentó en su casa el día anterior a su desaparición, cuando la mujer estaba con unos amigos.

Precisamente fue uno de esos amigos de Janet, su vecino Jose, quien apunto a elcierredigital.com que recelaban de Aitor, al que no conocían pero les pareció un tanto siniestro tanto él como su visita el día anterior a que se le perdiera el rastro.

“No tenía buena pinta”, señaló Jose sobre Aitor, que se despidió de Janet con un abrazo en presencia de él y de su pareja. Ambos estaban con Janet, como solían hacer muchos días por la noche, para finalizar el día, y así relató este amigo de la desaparecida lo vivido:

Esa noche del 12 de marzo, Janet recibió la visita de un amigo en su casa de Viladecans, de nombre Aitor, al parecer "un amigo de Janet que tiene novia", según Jose. Aitor, que podría vivir en El Prat o en el propio Cornellá, donde se halló el coche de Janet, no gustó nada a la pareja de amigos porque "no tenía buena pinta, aunque nosotros no nos metimos ni preguntamos nada a Janet, pero nos pareció muy adulador y no lo vimos muy estable".

Janet recibió la visita de un conocido, Aitor, la noche anterior a desaparecer y ahora él está detenido.

José dijo también a este periódico que Janet era una mujer "que no paraba, muy buena persona, muy de sus hijos y algo reservada. Una mujer a la que le gustaba estar con su familia e hijos". De hecho a sus dos niños pequeños, un chico de 9 años y una chica de 5, fruto de dos relaciones diferentes, que ahora permanecen con sus familiares más directos, les han dicho que su madre está de viaje, aunque "son muy listos los dos" y algo sospechan: "Que la gente deje de inventar. Janet es un cacho de pan, es muy buena y nunca se ha metido en nada". Esta convencido de que en breve se sabrá algo más sobre la desaparición porque "alguien ha tenido que ver algo y tendrá que reventar ya de una vez".

En cuanto a Aitor, ahora detenido, Jose añadió que "por lo que pude escuchar, se conocían, pero era un rollo de amistad, no de otra cosa, aunque no me cuadran según qué cosas de ese tío".

A Janet Jumillas se le perdió el rastro el 13 de febrero cuando fue con su coche, un Renault Megane blanco, desde Viladecans, donde reside, a Cornellá, a once kilómetros. Los amigos y familiares no se explican su desaparición. Tenía que hacer unas gestiones allí y su coche fue hallado días después en esa localidad. Desapareció sobre las once y media de la mañana del día 13 en Cornellá, pese a que había comentado a un familiar que en veinte minutos estaría de regreso en Viladecans para desayunar. Pero ella se esfumó. Nunca más se supo de ella y su móvil, que tuvo batería hasta dos días después, sonó sin que nadie atendiera la llamada.

Los Mossos barajan su muerte

La Policía Científicas de los Mossos d’Esquadra han encontrado varios indicios que confirman que Janet Jumillas está muerta. Los indicios los localizaron durante la inspección realizada en el domicilio de uno de los dos detenidos, registro que prolongó durante varias horas en presencia de uno de los sospechosos. Con estos elementos y a la espera de que los investigadores localicen el cuerpo de la mujer, al menos ese arrestado pasará este jueves a disposición judicial acusado de un delito de asesinato.

Se desconoce la implicación del segundo detenido, también vecino de Cornellà y que como el primero conocía a la víctima, aunque la relación más estrecha la tenía con Aitor, español y de mediana edad, que fue arrestado en primer lugar. Los investigadores centran el momento de la desaparición en Cornellá, en el entorno en el que Janet Jumillas estacionó su vehículo, cuando la mañana de su desaparición acudió a la oficina de Hacienda para realizar una gestión.

COMPARTIR: