16 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El docudrama de la cadena de Telefónica con dos episodios cuenta con el testimonio de abogados, especialistas y del único acusado del doble asesinato

Problemas legales: La familia de las víctimas del crimen de Almonte no autoriza la nueva miniserie de Movistar

Francisco Medina tras ser declarado no culpable del doble crimen.
Francisco Medina tras ser declarado no culpable del doble crimen.
La familia de Miguel Ángel y María Domínguez, asesinados en Almonte en abril de 2013 no han autorizado ni consentido la miniserie de dos capítulos que estrenará Movistar a partir del jueves 17 de octubre en su plataforma. La serie titulada "Bajo escucha. El acusado" no ha contado con la participación de la famlia de los fallecidos, que asegura que mirarán con lupa la serie para defender cualquier "intromisión ilegítima en el derecho al honor de las víctimas".

 El 27 de abril de 2013 tuvo lugar uno de los sucesos criminales más impactantes de la historia de la criminología española. Miguel Ángel Domínguez y su hija María, de 8 años, fueron cruelmente asesinados por una mano desconocida en su casa de Almonte, Huelva. La niña recibió 104 puñaladas y su padre, 47.

Tras una investigación fue detenido, juzgado y absuelto por un jurado popular Francisco Javier Medina, que mantenía entonces una relación sentimental con Marianela Olmedo, madre de la niña muerta. El 24 de junio de 2014, la Guardia Civil detuvo a Medina, que ingresó en prisión hasta que en enero de 2018 fue definitivamente  absuelto.

Con todos los datos del suceso, Movistar en colaboración con la productora Bambú, realizó una miniserie de dos episodios titulada "Bajo escucha. El acusado", que será estrenada este jueves17 de octubre. El director encargado ha sido Isaki Lacuesta, nominado a los premios Goya en 2018. Este docudrama perteneciente al género True Crime, como los realizados sobre el crimen de Asunta o el caso Alcàsser cuenta con la colaboración de peritos, abogados e incluso del único acusado, Francisco Javier Medina. La familia de las víctimas no ha querido colaborar e incluso, como ha podido saber elcierredigital.com se encuentran muy molestas con la emisión de esta serie. Por eso han remitido un comunicado que dice que "la miniserie documental de Movistar de dos capítulos dirigida por Isaki Lacuesta sobre el crimen de Almonte, no cuenta con la autorización de las familias de las dos únicas víctimas asesinadas en este vil crimen" y advierten de que "cualquier intromisión en el honor de las víctimas será denunciado y llevada a los tribunales".

Sin embargo, desde la productora han asegurado que la abogada de las familias sale en el documental. Pero fuentes familiares han asegurado a elcierredigital.com que "con nuestro abogado y la familia no han hablado". La investigación del doble crimen de Almonte se reabrió después de que Medina fuese declarado no culpable y gracias a la insistencia de la familia se realizará una segunda autopsia en búsqueda de nuevas evidencias.

Anibal Domínguez, portavoz de la familia de las víctimas.

La reconstrucción realizada en su día por los investigadores de la Guardia Civil reveló que el atacante conocía la casa, no forzó la puerta ni rompió cristales para entrar, porque posiblemente tenía llaves. Aunque llevaba guantes cometió varios errores como limpiarse las manos llenas de sangre en unas toallas e hizo lo mismo con el cuchillo en otras. Se encontraron restos del ADN de Medina en dos cuartos de baño diferentes, aunque el arma mortal nunca fue encontrada.

La Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil de Huelva calculó que todo fue muy rápido, duró apenas 10 minutos, entre las 21.52 y las 22.02 horas. Se pudo fijar la data de la muerte con tanta precisión porque una vecina mandó un wassap a un amigo: "Están peleando al lado de mi casa. Una niña está gritando".

Los cuerpos tardaron dos días en encontrarse. Los padres de Marianela Olmedo se enteraron porque la niña no fue el lunes al colegio ni su yerno al trabajo. El padre de Miguel Ángel acudió a la casa y encontró los cuerpos.

Los investigadores de la Guardia Civil comenzaron buscando en el entorno más cercano, empezando por la madre, Marianela. No robaron nada. Se abrieron diez líneas de investigación, se fueron descartando nombres de amigos, familiares, compañeros de trabajo, conocidos...

Francisco Medina durante el juicio.

Los familiares de la víctima se quedan de piedra. Los investigadores de la Guardia Civil no salen de su asombro. Todas las pruebas indubitadas, científicas y objetivas, apuntan a su culpabilidad. El acusado se mantiene firme:  "Soy inocente" y ocho miembros del jurado lo creen, mientras que solo uno lo condena.

Las dudas surgieron sobre si le dio tiempo a cometer los crímenes o no. Una expareja suya dice que a las 22.08 estaba en el supermercado, pero el resto de trabajadores dicen que lo vieron hasta las 21.05, cuando apareció por ultima vez en las cintas grabadas en el supermercado. Después no saben donde estuvo. Dos hombres que iban a caballo aseguraron haberse cruzado con él en la calle, después de las 9 de la noche. Entre el super y la casa hay cuatro minutos andando. A las 22.09 logró probar que ya estaba con Marianela y ambos se fueron a cenar.

Otra prueba: En el escenario del crimen se localizaron huellas de un zapato deportivo de la talla 44 y 45, pero el acusado calza la 42 ó 43. Sin embargo, unos peritos podólogos pagados por la acusación particular de la familia afirmaron que quien pisó con esos zapatos tenía en realidad una talla inferior y fingía tener una más grande.

Pero la prueba más importante fue el ADN de Medina encontrado en tres toallas de la casa, en cantidad muy abundante y no mezclado con el de la mujer, sino solitario. El acusado mantuvo que nunca había estado en la vivienda, pero unos peritos consultados por sus abogados explicaron que ese ADN había llegado porque Medina y Marianela habían tenido relaciones sexuales en un coche, él usó esas toallas para limpiarse y luego ella se las llevó de vuelta a su casa, sin lavarlas.

Al principio, Marianela, lo defendió, pero conforme aparecían las pruebas fue cambiando de opinión. Aunque de inicio no lo declaró ante la Guardia Civil, luego durante el juicio sí dijo que Medina era celoso y agresivo. La anterior pareja del hombre dio una versión totalmente opuesta. La Audiencia Provincial emitió una sentencia de "no culpabilidad", ratificada luego por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucia (TSJA) y, finalmente, el Tribunal Supremo.

Marianela Olmedo en una imagen de Telecinco.

Francisco Javier Medina salió en libertad y fue recibido por sus vecinos de Almonte divididos. Un millar de ellos le esperaban a la puerta de su casa para llevarlo en volandas al grito de "inocente". El 10 de enero de 2018 dio una rueda de prensa y explicó que se había ganado "el respeto a recuperar su vida".  "Cuatro años y medio después ya no tengo que repetirlo, lo dice un veredicto y tres sentencias judiciales; se ha hecho justicia conmigo, siempre he sido inocente, y aunque dicen que existe presunción de inocencia yo he estado tres años y medio en la cárcel, no ha sido nada fácil, me han destrozado la vida", añadió. Almonte y Huelva entera se dividió con este caso.

Tras salir en libertad, a Francisco Javier Medina se le vió paseando con su exnovia. Marianela Olmedo se fue de Almonte y de la provincia de Huelva, a Sevilla, destrozada por los comentarios vertidos en redes sociales contra ella. El mundo al revés, su testimonio tampoco saldrá en la serie.

 

 
 merca
COMPARTIR: