14 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El Rey del Cachopo culpa a la fallecida de haberle presentado al supuesto grupo de delincuentes que "se dedicaban a lo mismo que ella"

Román declara que los extorsionadores le dijeron que Heidi se había ido y no cree que los restos sean de su exnovia

César Román.
César Román.
César Román, el Rey del Cachopo, declaró el jueves en el Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 6 de Madrid, para dar su versión de quien fue su novia y perdió al hijo de ambos, Heidi Paz. De ella ha llegado a decir que "sabia a los negocios que se dedicaba" y que fue Heidi quien le presentó al grupo de extorsionadores y traficantes de drogas que ahora le amenazan y que "se dedican a lo mismo que ella". Román indicó en su día que dentro de este grupo había policías.

César Román, el Rey del Cachopo, aprovechó su nueva declaración del jueves ante la jueza de Violencia sobre la Mujer número 6, para intentar sembrar dudas sobre su relación con Heidi Paz, su novia asesinada, y la relación que tenía ella con el supuesto grupo de delicuentes profesionales dedicados a la extorsión y tráfico de drogas, entre los que habría miembros del Cuerpo Nacional de Policía.

La jueza, María del Carmen Gámiz, comenzó preguntando sobre la huella digital de Román, encontrada por los investigadores sobre un bote de sosa cáustica, presumiblemente usado sobre los restos de Heidi Paz.

El Rey del Cachopo se defendió diciendo que había más productos químicos en esa nave. Sin embargo, los agentes de policía que peinaron concienzudamente la nave junto a los especialistas de Policía Científica, solo encontraron dos botes de sosa cáustica en el cubo de la basura, uno de ellos con la huella de Román, que argumentó la presencia de este producto "para limpiar los fogones", aunque la nave de Usera donde fue encontrado el cadáver de Heidi nunca fue usada como restaurante ni se encontraron restos de que hubiese existido una cocina allí.

El Rey del Cachopo insistió que el taxista que lo reconoció lo llevó a la nave de Sebastián Gómez 5, que tiene entrada por la Avenida de Andalucía, donde le dejó el taxi, y que la maleta de documentos que llevó "tienen que estar allí", a pesar de que el día 14, tras el hallazgo de los restos de Heidi la Policía registró a fondo esa nave y no encontró maletas ni papeles.

A preguntas de su abogada, Teresa Bueyes, dijo que incluso sería posible que la última pareja de Heidi estuviese con ella en esa misma nave de Usera, porque iban a hacer una fiesta allí y Heidi tenía las llaves de todos los negocios e insistió en que sus socios, además de Heidi y el jefe de mantenimiento, tenían llaves y, por tanto, acceso a esa nave.

El Rey del Cachopo, César Román.

En la declaración de Román, que duró dos horas y media, también destaca que, según él, Heidi Paz habría tenido otra pareja después de su presunta ruptura sentimental, aunque ya había declarado antes en el juzgado de Instrucción número 32 que había mantenido relaciones sexuales con la mujer dos días antes de su desaparición. En la relación sentimental que tuvo con Heidi, Román argumentó que lo dejaron a principios de junio y que nada más tener el aborto ella viajó a Cádiz con su anterior pareja, Marcelo. Román dató la carta de despedida dejada por Heidi a principios de junio, antes de marcharse a Cádiz. El Rey del Cachopo intentó restar importancia a esta relación, que calificó de "muy corta", aunque llegó a pedirle matrimonio a Heidi Paz, según la declaración judicial de su madre, Gloria Bulnes, como ya contamos en elcierredigital.

A preguntas de su abogada, sobre su relación con Heidi, Román volvió a insistir en que la relación no era estable ni seria, al menos por su parte, ya que la diferencia de edad entre ambos era grande y relató un episodio desconocido para todos, en el que Heidi habría tenido un desmayo y cuando telefoneó al 112, ella se habría negado a ir y achacado el incidente a un problema congénito del corazón, algo que tanto su madre como los médicos que realizaron la autopsia desconocen.

Amenazas de muerte

Sobre las amenazas de muerte, que presuntamente produjeron su huida a Zaragoza y se habrían producido el mismo 13 de agosto, cuando fue encontrado el cadáver de Heidi, dijo que no lo denunció nunca, pero que "está preparando una carta para que puedan localizar a esas personas". Román también mantuvo la versión de que nunca creyó que el cuerpo encontrado fuese de Heidi porque se enteró por los medios de comunicación de que la misma Policía descartaba que fuese Heidi, aunque sí reconoció que cuando se enteró de que la jueza de Instrucción número 32 había dictado orden de búsqueda y captura contra él no acudió a la Policía por temor.

Heidi Paz.

Aquí comenzó su interrogatorio el fiscal, que fue incisivo y bastante duro con Román, hasta lograr que el Rey del Cachopo ampliase su relato sobre las supuestas amenazas y dijo que éstas provendrían de un grupo dedicado a la extorsión y el tráfico de drogas e incluso que podría dar los nombres de sus componentes, pero que esto no lo hará hasta que no tenga garantizada su seguridad y la de su hija. También aquí aprovechó para manchar la memoria de la fallecida, al decir que conoció a este grupo a través de la propia Heidi Paz, en el mes de abril, y que ella los conocía de "lo mismo a que se dedican ellos".

Fotos de su hija menor

En ese momento intervinó el abogado de la acusación particular, representada por el letrado Ramón Fernández de Mera, que le pidió a Román que se ratificase en su declaración anterior sobre si dentro de ese supuesto grupo había miembros del Cuerpo Superior de Policía Nacional, extremo que confirmó el investigado e insistió en que teme por la seguridad de su hija. Sin embargo, en el perfil de Facebook del Rey del Cachopo, público hasta hace unas semanas, aparecían fotos de su hija menor de edad, donde se puede ver a la menor en uniforme de colegio e incluso adivinar el nombre del centro escolar en una sudadera. Estas fotos nunca fueron borradas por Román ni antes ni después de estas supuestas amenazas, a pesar de que tuvo tiempo suficiente para hacerlo, puesto que fue arrestado tres meses después de emitirse su orden de búsqueda y captura.

Durante estas presuntas amenazas, que no específica si fueron presenciales o telefónicas, sus comunicantes le habrían informado de que "Heidi había huido". Por eso Román continúa argumentando a fecha de hoy que no cree que los restos hallados en la nave de Usera pertenezcan a la que fuera su novia. Sin embargo, sobre el crimen dijo que eso sería obra de un "profesional" y que él sabe "los negocios en que Heidi estaba metida", pero sin especificar a qué tipo de negocios se refería.

A preguntas de su abogada, Teresa Bueyes, el Rey del Cachopo, contestó que la maleta que reconoció Gloria Bulnes, madre de Heidi Paz, como suya, tiene que comtinuar en su domicilio de la calle López Grass, lugar donde también "tiene los datos de estas personas", en referencia al famoso grupo de delincuentes.

A partir del próximo mes de enero la jueza de Violencia sobre la Mujer comenzará a llamar a todos los testigos, de nuevo, que ya prestaron declaración tanto ante la policía como en sede judicial en Instrucción 32.

COMPARTIR: