22 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El excandidato a primarias nacido en Cuba de origen chino denuncia que en las listas de Vox se ha permitido la entrada a personas acusadas de delitos

Sayde Chaling, de Vox Barcelona: "A Abascal la imagen de tener entre sus filas a alguien negro y extranjero le beneficia"

Sayde Chaling en uno de los actos de Vox.
Sayde Chaling en uno de los actos de Vox.
El excandidato a las primarias en Barcelona de Vox, Sayde Chaling-Chon y uno de los firmantes del documento, que denuncia algunas presuntas irregularides cometidas por el partido en las elecciones internas, destapa más asuntos de la formación ultraconservadora. Entre ellas, su tendencia a la dramatización de temas que les atañen para conseguir rédito electoral y la aceptación, en contra de su normativa, en las listas electorales de nombres de personas acusadas de presuntos delitos.

Ha estallado la guerra en el seno de la formación liderada por Santiago Abascal. Los que se alzaron la gloria defendiendo a ultranza la unidad de España parece que en su foro interno la práctica es completamente diferente. Después de que este medio publicara en exclusiva un documento donde varios miembros, pertenecientes al ala discordante con el funcionamiento y algunas de las ideas de Vox, denunciaban en la Junta Electoral presuntas irregularidades en el proceso de elección interna.

Uno de los damnificados y firmantes del documento, Sayde Chaling- Chong, candidato a las primarias de la provincia de Barcelona, decide tirar de la manta de la agrupación verde y decide poner nombre y apellidos a lo que sucede dentro de la tercera fuerza política con representación en el Congreso de los Diputados.

 Una crítica que le lleva a entrar en Vox

Sayde aterrizó en la formación a finales de 2018 de una forma muy curiosa. Antes de afiliarse ya simpatizaba con las ideas de la agrupación del partido. No con todas pero si comulgaba con la gran mayoría. El punto discordante lo encontraba en la ley de extranjería.

Un día, movido por la curiosidad, decide ir a una reunión de Vox que le invitan. Allí tiene la oportunidad de debatir sobre lo que recoge el documento “Los 100 puntos de Vox para España” en cuestión de extranjería. “En ese momento eché mano de la ley de extranjería y les desmonté rápidamente su argumentario sobre que los inmigrantes tienen más derechos que los españoles.

inmigrantes critican medida de extranjería de Vox.

Ellos se quedaron perplejos y sin posibilidad de rebatirme porque sabían que lo que decía era cierto. Aun así me dijeron que les gustaba mi carácter desafiante y me propusieron ir en litas electorales. Yo me negué a esta propuesta porque no tenía experiencia pero si decidí meterme de militante”, recuerda el miembro de Vox.

Después de este día Sayde comienza a tener notoriedad pública gracias a que los dirigentes del partido quieren compartir con él actos que serán recogidos por los medios de comunicación. “Vox es un partido que siempre ha recibido muchas críticas de racismo y a ellos la imagen pública de tener entre sus filas a alguien negro y extranjero les beneficiaba. Establecimos una relación de conveniencia, que tanto a mi como a ellos nos interesaba estar juntos. Y gracias a esa exposición mediática voy consiguiendo visibilidad dentro de la formación y llego a estar cerca de los líderes. Pero sin tener ningún cargo”, asegura el ex candidato.

La dramatización como reclamo de votos

“Al partido siempre le ha preocupado su imagen pública. Además saben que la teatralización y sentirse en una posición de víctima les trae mucho rédito. En febrero de este año salió la noticia que a un concejal de Vox del pueblo de Salt (Girona) le quemaron el coche y responsabilizaron de este incidente a los independentistas. Según me he informado el incidente lo produjeron un grupo de personas, sin ningún tipo de ideología determinada, que cometían vandalismo”, afirma Sayde.

Situación en la que queda el coche del concejal de Salt (Girona).

“Una situación muy parecida a lo sucedido con la agresión a la diputada Rocío de Meer este verano en Sestao. Ellos dijeron que se lo había producido una piedra del tamaño de un huevo y yo desmonté que es imposible. Una piedra con esas dimensiones hubiera ocasionado un daño mayor", declara el ex candidato.

 El “asesinato público” como vía para acabar con los rivales

Sayde se convierte en una voz crítica dentro de la formación en Barcelona cuanto él denuncia en redes sociales estas malas prácticas, según su criterio. Aún así el no recibió ningún tipo de presión ni advertencia como pasó con otros compañeros. “Aquí lo que se hace, como denominaban los soviéticos un asesinato público. No te sabe por donde te viene el golpe. Por ejemplo, un día aparece de ti en una red social que consumes cocaína y junto a esta noticia se muestra un fotografía  obtenida sin tu permiso , de la que ellos hacen otra interpretación, que respalda lo que ellos cuentan. También hay mucha guerra psicológica con comentarios como: si sigues así te vamos a echar”, asevera uno de los firmantes del documento de denuncia de anomalías en la organización ultraconservadora.

Las críticas de Sayde comienzan a tener calado en una gran mayoría de militantes de Vox y estos les piden que se presente a las primarias. “Lo que un día empezó como una broma entre amigos se convirtió en un hecho y decidí presentarme a las primarias. Lo que pretendía con mi candidatura es cambiar el rumbo del partido y poder sacar a la luz lo que allí dentro pasaba. Vox es un timo y tienen que saberlo”.

“A las candidaturas no afines al aparato se nos hace el vacío, se nos silencia para que nadie nos conozca. Se usan los canales oficiales para promocionar las candidaturas que a ellos les interesa que ganen. No tenemos acceso ni al censo ni a nada”, reconoce Sayde

Unas listas llenas de supuestas anomalías

Según el testimonio del ex candidato el hecho de saltarse las reglas de juego establecidas es algo más común de lo que parece.

 “En Vox se saltan a diario los Estatutos. Una de las prácticas más graves es incluir a gente en listas electorales que no cumplían los requisitos establecidos en su normativa. Por ejemplo la líder de Vox en Mataró, Mónica Lora fue en listas electorales después de tener dos presuntas acusaciones delictivas sobre ella. También José Casado, número 2 de Vox en Mataró, también fue en las listas electorales tras un problema que tuvo con un ciclista (https://catalunyadiari.com/politica/jose-casado-numero-dos-vox-mataro-grava-conduint-amenaca-ciclista).”, asegura el miembro de la formación.

Mónica Lora, concejal de Mataró en un acto del partido.

 “Quién no pudo ir en listas es el actual Secretario de Organización de Vox Barcelona, Jorge Alberto de la Fuente, que está vinculado con el movimiento neonazi. No pudo pasar por la criba pero ahora ostenta un cargo de responsabilidad dentro del partido.”, asegura Sayde.

COMPARTIR: