06 de diciembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Referirse a ‘riñón’ en vez de ‘renal’ son algunas de las modificaciones que se imponen

Los médicos obligados a no escribir en latín, no usar acrónimos, abreviaturas ni tecnicismos en los historiales clínicos

Los expertos alertan de la necesidad de que los médicos utilicen un lenguaje más comprensible en sus partes.

Si por algo son famosos los médicos en el mundo de los estereotipos es por la ilegibilidad de su letra. Y es que ni los propios pacientes, ni los demás trabajadores del sistema sanitario son capaces en muchas ocasiones de descifrar los mensajes de estos facultativos. Pero ahora esto no se queda simplemente en ‘algo sabido por todos’, sino que los expertos alertan de la necesidad de cambiar esto, ya que están empleando palabras incomprensibles.

Así ha sucedido con los médicos de Reino Unido a los que se les ha pedido que escriban sus partes en un "inglés más simple". Por este motivo la Academy of Medical Royal Colleges ha publicado una guía en la que se aconseja que dejen de utilizar el latín, la jerga médica compleja y las abreviaturas que son difíciles de entender.

Desde este organismo han expresado que “Comunicarse eficazmente con los pacientes es fundamental para ser un buen médico”. Por lo que cinco millones de cartas al mes que resumen citas ambulatorias ahora deberán ir dirigidas directamente a los pacientes evitando el uso del latín, los acrónimos y los tecnicismos.

Esta iniciativa involucrará más a los pacientes en su cuidado y les ayudara a recordar lo que se les comunicó en la consulta. El fin que se pretende conseguir es que los enfermos estén mejor informados, evitar confusiones y darles seguridad.

Estos son algunos ejemplos de palabras que se deben cambiar:

Referirse a ‘riñón’ en vez de ‘renal’, decir ‘dificultad para respirar’ en lugar de ‘disnea’, usar ‘a largo plazo’ cuando se refiera a ‘crónico’ o utilizar la palabra ‘hígado’ si se hace alusión al concepto de ‘hepático’ son algunos de los vocablos que han ejemplificado en la Academy of Medical Royal Colleges.

Otra de las expresiones que se les ha propuesto utilizar es “dos veces al día”(para explicar la dosificación de un medicamento) en vez de la abreviatura en latín ‘bd’.

Por último, han aconsejado que se suavice el impacto de la información más delicada por un estilo más simple y así evitar palabras “potencialmente estigmatizadoras”. Por ejemplo, emplear la expresión “usted tiene diabetes” es mejor que “usted es diabético”.

COMPARTIR: