09 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Según la sentencia, engañó a su socio el empresario Jorge Sastre al decirle que el futbolista iba a EEUU y no pagarle su parte de la comisión

La Audiencia de Palma impone cuatro años de cárcel al "gordo" Santos Márquez por estafa en el fichaje de Iker Casillas por el Oporto

Con camisa de cuadros el representante Santos Márquez.
Con camisa de cuadros el representante Santos Márquez.
El intermediario Santos Márquez, que realizó el traspaso del futbolista Iker Casillas del Real Madrid al Oporto, ha sido condenado a cuatro años de cárcel por estafa al empresario Jorge Sastre, con quien se asoció para realizar esta operación. El Tribunal sostiene que engañó a su socio diciéndole que Casillas se iba a Estados Unidos a jugar en un intento de ahorrarse el porcentaje de comisión que tenía que compartir.

La Audiencia Provincial de Palma de Mallorca ha condenado por un delito de estafa al agente de futbolistas, Santos Márquez, enjuiciado por el traspaso de Iker Casillas, del Real Madrid al Oporto, en el año 2015. El tribunal considera demostrado que el agente engañó a un empresario mallorquín, con quien se asoció para intermediar en la operación y que se quedó para él todo el beneficio del traspaso sin repartir con su socio.

El Tribunal sostiene que Santos Márquez tenía un acuerdo en vigor con la sociedad Mallorca Viva S.L. para llevar a cabo su labor profesional como intermediario. El empresario Jorge Sastre, cuya defensa ejerció el abogado Jaime Campaner, actuaba como socio capitalista y financiaba las actuaciones de Márquez.

La Audiencia considera que en 2015, cuando el acusado intervino en el fichaje de Casillas lo hizo como representantes de esta empresa. Sin embargo, Santos se desmarcó y, tras hacer creer a su socio que el destino del jugador era Estados Unidos, cerró la operación con el Oporto sin repartir los beneficios.

El futbolista retirado Iker Casillas.

La sentencia, que se puede ser recurrida todavía ante el Tribunal Supremo ha impuesto a Márquez la obligación de indemnizar a al víctima con más de 200.000 euros, de los que quedan pendientes el pago de 115.000 euros todavía.

 

COMPARTIR: