28 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Se ha culpado a unas declaraciones de Jair Bolsonaro cuando el anterior presidente, Michel Temer ya había advertido del impago en septiembre

La verdad de la repatriación a Cuba de sus médicos que trabajan en Brasil: El Gobierno de Díaz-Canel dejó de pagar su deuda por la mejora del Puerto de Mariel

Médicos cubanos que regresan de Brasil
Médicos cubanos que regresan de Brasil
Lo que el Ministerio de Salud Cubano vende como una repatriación es un anticipo de lo que en pocas semanas sería una retirada forzosa motivada por los continuos impagos de los préstamos que los gobiernos de Dilma Rousseff y Lula da Silva otorgaron al régimen castrista. Todo un aviso a navegantes para los acuerdos que plantea el gobierno de Pedro Sánchez con el Gobierno cubano

La aparente decisión del Ministerio de Salud cubano de suspender el programa Más Médicos, que desde 2013 ha enviado miles de sanitarios a Brasil, por declaraciones inapropiadas del presidente electo Jair Bolsonaro, tiene trampa.  Es la excusa que ha puesto el Gobierno de Miguel Díaz-Canel para “vestir” de voluntaria lo que es una repatriación forzada.  Las principales críticas de Jair Bolsonaro, se basan en calificar de esclavitud la labor de los sanitarios cubanos e instar a La Habana a pagar el salario íntegro los médicos, además de exigir la convalidación de sus títulos, así como una contratación individual y directa por Brasilia.

Grave perjuicio económico para Cuba 

Algo más de 8.000 médicos cubanos forman parte de la misión sanitaria que Cuba envió a Brasil a cambio de prestamos del gobierno brasileño al régimen castrista. Esta misión se cancelará totalmente el próximo 12 de diciembre. Los médicos cubanos no van altruistamente, sino que su trabajo está remunerado por Brasil pero  Gobierno Cubano se queda una parte importante de la misma, aproximadamente un 75%. Brasil paga, por cada médico incorporado al programa, 10.482 reales mensuales,  equivalentes a unos 3.000 euros, lo que supone que este año habría desembolsado unos 330 millones, de los cuales La Habana se apropia unos 235 millones. El procedimiento es sencillo: Brasil paga a la Organización Panamericana de la Salud que transfiere los fondos a Cuba y, tras apropiarse de un 75% de estos fondos, paga a sus médicos desplazados unos 750 euros, con los que tienen que hacer frente a todos sus gastos. Tras suspenderse esta misión Cuba pierde una fuerte suma de dinero. 

Ya lo había advertido el presidente Michel Temer

 ¿Cuba dejaría de ingresar este dinero por unas simples declaraciones? La realidad es que no. Brasil iba a suspender este programa por el continuo incumplimiento de pagos por el Gobierno de Cuba de los enormes créditos de los que se benefició desde hace 20 años, especialmente por la financiación del puerto del Mariel por el Banco de Fomento Brasileño (BNDES). Así lo había comunicado el aún presidente brasileño Michel Temer a Miguel Díaz-Canel en el mes de septiembre.

Los gobiernos de Lula da Silva y Dilma Rousseff del Partido de los Trabajadores (PT), de tendencia bolivariana y clara afinidad ideológica con la dictadura cubana, habían concedido financiación para la remodelación de este puerto por unos 670 millones de euros además de financiar, en unos 800 millones de euros, las exportaciones de 33 empresas brasileñas a Cuba desde 1998. El saldo que le adeuda La Habana es actualmente de unos 580 millones de euros, entre los que se incluyen varios impagos mensuales a razón de 15,5 millones de euros por las obras del puerto. Esta es la única razón del final del programa médico, la incapacidad del gobierno cubano para devolver estos créditos.

Todo un aviso a navegantes de los acuerdos que prepara el Gobierno de Pedro Sánchez con Cuba, dinero que solo iría mayoritariamente a las arcas de la dictadura cubana y que visto los precedentes del préstamo brasileño, probablemente en España no volveríamos a ver.

COMPARTIR: