29 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

En el evento ilegal que se celebró en el domicilio del empresario en Aravaca había entre las 200 personas desde un jugador de la NBA a algunos actores

El nuevo bulo de Alvise: El príncipe del Reino de Dahomey, Randy Koussou Alam Sogan, alquiló la célebre casa de Madrid

Randy, el heredero del trono del reino de Dahomey es el inquilino de la casa del bulo de Alvise.
Randy, el heredero del trono del reino de Dahomey es el inquilino de la casa del bulo de Alvise.
El periodista Alvise difundió que el ex presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero había dado en su casa una fiesta ilegal con 200 personas y que la Policía Nacional la había intervenido porque incumplía la nueva normativa de restricciones de Madrid. Rápidamente se descubrió que era un bulo. El domicilio en cuestión se alquiló a Randy Koussou Alam Sogan, el príncipe de Dahomey. A la celebración acudieron como invitados grandes nombres de jugadores de la NBA y actores.

Decía el pacifista y el dirigente más destacado del Movimiento de independencia de la India, Mahatma Gandhi, que más vale ser vencido diciendo la verdad que triunfar por la mentira. Aún así hay individuos que han decidido optar por otro camino. Es el caso del periodista e influencer, Alvise Pérez.

Para muchos su nombre no les dice nada pero en el mundo de las redes sociales es popularmente conocido por difundir una gran cantidad de bulos. A pesar de esto, el periodista tiene una trayectoria pública. Fue jefe del gabinete de Ciudadanos en el Parlamento Valenciano. Por el que se ingresaba 50.000 euros anuales.

El periodista Alvise en una reunión en Ciudadanos.

Actualmente ha participado en el programa del periodista Javier Negre, “Estado de Alarma” y pertenece a la plataforma en protesta con el gobierno de Sánchez, llamada “Gobierno Dimisión” (www.gobiernodimision.online).

El analista adquirió presencia mediática cuando anunció en Twitter un grave “fake” sobre la ex alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena. Según Alvise la política había recibido asistencia sanitaria y un respirador en su domicilio en pleno Estado de Alarma y cuando la pandemia alcanzaba su pico más alto en número de contagios y de fallecidos. Y además eran escasos los recursos sanitarios para responder ante los enfermos de coronavirus.

Rápidamente la ex primera edil de la capital del país se encargó de desmentir lo que el periodista difundió por Internet. Asimismo Carmena decidió denunciar al ex asesor de Toni Cantó por calumnias.

Pero a Alvise no le frena nada ni nadie. Ni siquiera el hecho de tener que demostrar sus afirmaciones ante un juez lo detienen y ha vuelto a hacer de las suyas. En este caso la víctima de sus mentiras ha sido el ex presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, al que le acusó de hacer una fiesta ilegal, tras la entrada en vigor de las normativas de restricciones en Madrid por la crisis sanitaria. La Policía Nacional habría intervenido esta fiesta en la que participaban 200 personas.

En la información que ofrecía el ilustrado periodista aseguraba que la supuesta vivienda de Zapatero se encontraba en la localidad madrileña de Aravaca, en la calle Pico de Almenara 4 parcela C1. Y que el terreno tenía 2.824 metros cuadros y se localizaba en la lujosa zona de Valdemarín. También recogía los datos del inmueble del registro de la propiedad.

Únicamente a Alvise le hubiera bastado navegar un poco por las redes para que descubriera que la casa que fue desalojada por la Policía por el incumplimiento de la normativa sanitaria, no correspondía con la casa del ex líder socialista. Así lo demuestra la imagen donde se comparan ambos domicilios.

A la derecha la casa de Zapatero y a la izquierda la casa señalada por Alvise.

Tanto la Policía como el ex presidente del Gobierno, al ver el revuelo ocasionado por el bulo de Alvise, han desmentido públicamente que la fiesta ilegal se haya producido en la casa de Zapatero.

Lunasol Clean, la empresa de la polémica

En la dirección del inmueble, donde se celebró la fiesta ilegal, el 16 de junio se constituyó la sociedad Lunasol Clean, dedicada a ofrecer servicios de limpieza en general de edificios y la exportación, importación y compraventa de artículos de droguería, limpieza y perfumería , a nombre de María José C. de R., según constata en el Boletín Oficial del Registro Mercantil.

Es difícil dar con más datos sobre esta empresa porque no hay una forma de contacto. Ni se refleja la web ni un número de contacto para poder solicitar sus servicios.

El príncipe de reino de Dahomey, el inquilino

Según cuentan a ElCierreDigital.com fuentes de la investigación el domicilio de la polémica se halla alquilado al empresario y presidente de Black Lion Rising Investments y Black Lion Holdings, Randy Koussou Alam Sogan.

La principal actividad de Black Lion es introducir fuentes de capital de inversión en los mercados africanos. Con el fin de explorar y fortalecer las asociaciones en varios niveles en las áreas de inversiones, finanzas, estrategias de crecimiento, desarrollo socioeconómico, desarrollo de infraestructura, energía, minería, petróleo y gas, servicios financieros, hostelería y turismo, telecomunicaciones, transporte (sistemas ferroviarios, Carreteras, puentes), puertos de aguas profundas, energía renovable (solar, eólica, biomasa), educación, salud, desarrollo agrícola y medios de comunicación. Black Lion está activo en 22 países, con 80 proyectos medianos a grandes.

Randy, el heredero del trono del reino de Dahomey en una celebración de su fundación.

Igualmente, el príncipe Randy es el heredero del trono del reino de Dahomey, un antiguo estado africano en el Golfo de Guinea. Un lugar famoso por sus míticas amazonas guerreras.

Además, según informan estas fuentes el fundador de Black Lion Holdings cuenta en la casa con dos personas de servicio, a las cuales no paga los sueldos desde hace meses.

En el domicilio el empresario realizó una fiesta ilegal con 200 personas donde se encontraban jugadores de la NBA y algunos actores con apellidos de renombre. Este fue el motivo por el que el fundador de Black Lion alquiló el inmueble en Aravaca. Guillermo Gustavo Hernangómez Geuer, más conocido como Willy Hernangómez, exjugador del Real Madrid y de la selección nacional de baloncesto y actualmente en la NBA ha confirmado en Twitter su asistencia a la multitudinario evento.

El bulo, una mentira con pena económica

Una información a la que Alvise hubiera llegado si hubiera seguido lo dictaminado sobre la contrastación de la información en el Código Deontológico del Periodista.

Para testar que consecuencias tiene la vulneración de este principio de la profesión periodística, este medio se ha puesto en contacto con Juan Caño, presidente de la Asociación de la Prensa de Madrid. “Existe un comité dentro de la Federación de Periodistas de España (FAPE) que somete al periodista en cuestión a un código deontológico que puede acabar con la reprobación del profesional. Para que este comité falle se necesita que exista una denuncia. Un periodista que tiene una reprobación es muy complicado que pueda ser contratado por algún medio”, declara el presidente de la APM.

Juan Caño, presidente APM.

Desde el punto de vista legal, el delito de bulo no está contemplado en el reglamento español. “Las mentiras no son un delito. Existe varias sentencias, como la denuncia de Podemos sobre un fake en la pandemia, en la que el juez la ha rechazado porque lo ha considerado libertad de expresión. Solamente se podía investigar este caso por calumnias y únicamente tiene una pena de multa. Otra cosa también es que se denuncie por publicar esos datos y atentar contra la ley de protección de datos pero igualmente quedaría en una sanción económica”, declara Alfredo Perdiguero, subinspector de la Policía Nacional.

Una versión que ratifica la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD). “Es difícil valorar el daño que la difusión de esta información puede ocasionar porque cada caso es un mundo. Aun así la pena sería económica y muy baja. Incluso, hay una fórmula para que ambas partes resuelvan el tema por su cuenta y que esto no acabe en denuncia”, explica la AEPD.

COMPARTIR: