11 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Las imágenes de las cámaras de sus centros basadas en el reconocimiento facial de los clientes señalan negativamente a la empresa de Juan Roig

Mercadona en el objetivo de la Agencia de Protección de Datos por instalar tecnología que vulnera la intimidad

Primera empresa en identificar a sus clientes con cámarsa
Primera empresa en identificar a sus clientes con cámarsa
Guerra de datos. La Agencia de protección de datos abre una investigación contra Mercadona, la empresa de distribución de Juan Roig. La semana pasada la conocida cadena de supermercados instaló tecnología de reconocimiento facial en cuarenta de sus centros comerciales para evitar la supuesta entrada de delincuentes. La empresa proveedora de esta tecnología de Mercadona también ayudó en su día a las fuerzas armadas de Israel en el control de grupos armados.

La cadena de supermercados Mercadona, propiedad del empresario valenciano Juan Roig, vuelve a dar otra polémica vuelta de rosca en su peculiar estilo de entender su negocio de distribución alimenticia. Ahora ha implantado un sistema de seguridad con reconocimiento biométrico en más de cuarenta establecimientos qu tine repartidos por toda España.

Según ha explicado la empresa de Juan Roig, se trata de un sistema que detecta los rostros durante una fracción de segundo, después de hacer un escaneo mediante las cámaras de seguridad. Según la empresa Mercadona, se trata de un programa especial que revisa la base de datos para identificar posibles delincuentes.

Inmediatamente después del anuncio, la polémica saltó entre los especialistas de datos. Un sistema de escáner biométrico implicaría que Mercadona dispone de una base de datos con rostros de clientes. La corporación dirigida por Juan Roig tuvo que aclarar que sólo se han registrado los datos faciales de las personas con “sentencia firme y medida cautelar de orden de alejamiento” al establecimiento o algún trabajador.

La tecnología se ha instalado, entre otras, en centros comerciales de Zaragoza, Mallorca y Valencia dentro de un proyecto piloto. Según ellos, el sistema de seguridad no guarda ninguna información y solo se limita a enviar un aviso al equipo de seguridad del establecimiento en caso de que se detecte que alguna persona vetada del establecimiento acceda. Lo que no es creíble para muchos expertos en seguridad consultados por elcierredigital.com.

Aunque en principio no guarda información personal, el debate ha saltado entre los expertos. María Rodríguez, experta en protección de datos de una importante red mayorista, asegura a elcierredigital.com que las medidas asumidas por Mercadona son “muy cuestionables”.

Se aplica en tiendas de Zaragoza, Valencia y Mallorca.

“En el caso de Mercadona se está intentando contraponer dos derechos principales, el de interés legítimo a que no entren ladrones y el de la protección de datos personales. Aunque es entendible que apelen al interés legítimo, no parecen haberlo usado bien, ya que alegan garantías de seguridad, pero la seguridad ciudadana depende directamente de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, no de un supermercado de Juan Roig”, explica Rodríguez.

Según la experta cabe la posibilidad de que la empresa “lo haya sopesado” y haya decidido aplicarlo tras consultar a la Agencia Española de Protección de Datos; no obstante, según asegura Rodríguez, "éste no parece ser el caso".

Este mismo lunes, la Agencia en cuestión ha anunciado una “investigación” contra la cadena de supermercados de Juan Roig. Fuentes de la AEPD aseguran que "el expediente se encuentra ya en fase de actuaciones previas de investigación".  Por su parte, la conicida empresa de distribución desconoce haber recibido notificación alguna sobre dicho procedimiento.

“El problema es que los datos personales son sensibles, pero los biométricos están considerados especialmente sensibles”, asegura María Rodríguez. También recuerda que en este caso el procedimiento “debería haber sido” un estudio interno que sopese si puede primar el “interés legítimo” frente a la “protección de datos personales”, en caso de que resultará que sí, “la empresa tendría que haber elevado una consulta a la AEPD para que esta se pronunciara”.

Tecnología usada en Israel

Según trascendió a los medios, la empresa encargada para desarrollar el software es el grupo AnyVision, con sede en Israel. Dicha empresa ha llegado a un acuerdo con Berdin Grupo para hacer la distribución de este instrumento teconológico que utiliza inteligencia artificial para el reconocimiento facial a través de cámaras.

La empresa israelí nació en el año 2014 y ha crecido en el mercado de la analítica de vídeos, ya que su tecnología es multiplataforma y mejora sustancialmente la velocidad de reconocimiento.

Juan Roig, presidente de Mercadona.

Según declara la compañía en su web, sus softwares son distribuidos en casi todos los sectores: desde industriales, hoteleros, hospitalarios, centros comerciales, universidades y centros educativos, así como fuerzas de seguridad y grandes recintos deportivos, en más de 45 países.

Por otra parte, el consejo asesor de la empresa está dirigido por Tamir Pardo, que ocupó el cargo de jefe del Mossad (el conocido y temidos servicio secreto israelí), entre los años 2011 y 2016. Grupos pro palestinos han protestados en reiteradas ocasiones contra esta empresa por proveer mecanismos de control contra la población en territorios ocupados por Israel. Técnicas ahora utilizadas por Mercadona.

COMPARTIR: