22 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El sindicato USO ha denunciado a Ryanair ante la inspección de Seguridad Aérea porque no se realizan pruebas PCR a los empleados

Los trabajadores de líneas aéreas denuncian la falta de medidas contra el coronavirus

Una tripulante de cabina de Ryanair.
Una tripulante de cabina de Ryanair.
La compañía aérea más importante de España y una de las más destacadas del mundo, Iberia, fue la primera en recibir la crítica de sus trabajadores por cómo están gestionando la crisis del Covid-19. Pero ya no es la única, prácticamente las quejas son similares en todas las compañías aéreas.

El Coronavirus ha afectado entre otros muchos sectores al de las aerolíneas debido al cierre total o parcial de algunas fronteras. La caída de los vuelos son un temor para todas las aerolíneas. Así Iberia, la mayor empresa aeronáutica del país tuvo que presentar un ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo) que afecta a un total de 13.900 trabajadores durante tres meses como consecuencia de la brusca caída de su actividad.

Un 90 % del personal de las áreas de negocio relacionadas directamente con actividades de vuelo, asistencia en tierra (handling), mantenimiento y carga, se ven afectadas por dicho ERTE, en la misma proporción que la reducción de capacidad.

Junto con el ERTE, la compañía Iberia ha tomado medidas de ahorro y contención de costes, como la congelación de todas las contrataciones externas y servicios de consultoría, la cancelación de gastos discrecionales, el aplazamiento de formación corporativa y la supresión de todos los gastos de marketing, entre otras.

No fue la única, Ryanair también presentó un ERTE que afectaba a 200 empleados, aunque un juez tumbó posteriormente esta medida. Tras confirmarse positivos entre la tripulación de cabina de Ryanair en España, el sindicato USO reclama que se obligue a la aerolínea irlandesa a cumplir con las medidas establecidas por la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA), siendo su homóloga española, la AESA, la responsable de supervisar su cumplimiento”, señala el sindicato en un comunicado hecho público este pasado viernes.

USO Sector Aéreo ha denunciado los incumplimientos de Ryanair en cuanto a la aplicación de las medidas anti-Covid-19 ante AESA, el 7 de agosto, y ante Inspección de Trabajo, el 17 de julio, sin que a día de hoy se haya requerido ni a Ryanair ni a su filial, Lauda Motion, que apliquen las medidas anti-covid, según explica el sindicato.

“No podemos esperar a que AESA o la Inspección de Trabajo decidan obligar a las empresas del grupo Ryanair mientras nuestros compañeros se contagian y tenemos que trabajar en un entorno de trabajo que no cumple con las medidas mínimas sanitarias necesarias para pasajeros y trabajadores. ¿Qué más tiene que ocurrir para que Ryanair cumpla con estas medidas necesarias para frenar los contagios?”, reivindica Gustavo Silva, secretario general de USO-Ryanair.

Entre otras cosas el sindicato USO denuncia que los trabajadores están siendo obligados a retirar la basura de los pasajeros sin protección ni medios adecuados; no se establecen tripulaciones fijas para minimizar el contagio cruzado y no se cargan mascarillas para los pasajeros; además las mascarillas para los tripulantes están fabricadas en Asia y no poseen certificación europea; se venden bebidas alcohólicas y productos duty free cuando se restringe su venta por EASA.

“Ryanair parece más centrada en continuar con sus recortes, a pesar de décadas de beneficios, en lugar de centrarse en la salud y seguridad de sus trabajadores y pasajeros, incumpliendo las medidas anti-Covid-19. Se están dando casos de trabajadores contagiados por coronavirus y seguimos a la espera de que, tanto AESA como Inspección de Trabajo, actúen ante las denuncias de USO por estos incumplimientos”, añade Silva.

Los empleados de Iberia exigen protección

Por otro lado, Tripulantes de cabina agrupados bajo el Sindicato Independiente de Tripulante de Cabina de Pasajeros de Líneas Aéreas (SITCPLA) ya requirieron en el mes de abrirl formalmente a Iberia para que les facilitase "de una vez"mascarillas, guantes y gel para evitar el contagio por coronavirus entre ellos y los pasajeros.

Aviones de Iberia en Barajas. 

En los últimos días una circular, dirigida a los altos mandos de Iberia, ha pasado de mano en mano entre los empleados de la compañía. Un documento al que ha tenido acceso Elcierredigital.com. En él se exige a los mandos de la misma que tenga en cuenta una serie de peticiones de sus empleados:

“Nos negaron el uso de los guantes de dotación, que de por sí no son los adecuados para virus de este calibre,  nos negaron el uso de máscaras de protección, incluso las que cada uno pudiese conseguir por sí mismo, aduciendo razones de imagen o amparándose en que la OMS recomienda su uso solo en "personal sanitario",  sin entender que no somos población general, que es para la no se recomienda en realidad,  y que probablemente, sin quererlo, hemos sido vectores de expansión del coronavirus por todos los confines de la Tierra en la que aterrizan sus aviones, teniendo como hemos tenido, contacto con miles de pasajeros desde que se inició la pandemia” se puede leer en dicho documento.

“Hemos sido y somos un colectivo esencial para repatriar a la población que llenaba los aviones provistos, en su gran mayoría, por muchos de los mismos medios que ustedes nos han negado expresamente, guantes, máscaras, gel desinfectante ni siquiera los pasajeros daban crédito a que nosotros, los que les trasladábamos de un lado a otro cada día, no estuviésemos más protegidos aún que ellos mismos”, recuerdan los tripulantes cabina de Iberia.

También denuncian que los “obligaron en los cursos de necesario cumplimiento para renovar u obtener licencias de vuelo, a compartir material susceptible de estar infectado por coronavirus como son las capuchas y los guantes de los simuladores, supuestamente desinfectados con una toallita de base alcohólica, que podría ser suficiente en situación normal, pero no ahora, con un virus cuya capacidad de contagiar es muy superior al de otros conocidos”.

Finalizan asegurando que “no han estado a la altura, nos han decepcionado una vez más, nos han llevado a una situación de máximo estrés y preocupación en cada vuelo mientras todos los medios difundían ya, la desmedida contagiosidad del Covid-19. El ERTE nos permitirá hacer balance de cómo se ha gestionado esta crisis, y ustedes no saldrán bien parados con respecto a sus trabajadores”, concluyen.

COMPARTIR: