27 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

EL EXMINISTRO DEL INTERIOR TENDRÍA INFORMACIÓN PRIVILEGIADA SOBRE EL ACTUAL PRESIDENTE DEL PP, MIENTRAS SE DEDICA A ESCRIBIR Y A VOLCARSE EN LA FE

Jorge Fernández Díaz podría 'disparar' contra Pablo Casado para evitar la cárcel

Jorge Fernández Díaz
Jorge Fernández Díaz
Tras su salida de la política el exministro Jorge Fernández Díaz se ha refugiado en la religión y en escribir artículos defendiendo la unidad de España tras ser imputado en la causa 'Kitchen' por la Audiencia Nacional.

Recordar la vida de Jorge Fernández Díaz obliga a repasar más de cuatro décadas de la vida política española. Y es que este político vallisoletano de raíces navarras y adopción catalana es hijo de un subinspector de la Guardia Urbana de Barcelona durante el franquismo que ejerció de gobernador civil bajo el Gobierno de UCD en la Ciudad Condal u Oviedo.

Fernández Díaz siguió a Suárez y patinó en las elecciones de 1982, pero un año después era elegido presidente provincial de Alianza Popular en Barcelona y venía allanado su camino político: De concejal de Barcelona pasó a diputado al Parlamento de Cataluña y de ahí saltó a Madrid: primero como senador y más tarde como congresista. 

En la Cámara Baja se cruzó en su camino Mariano Rajoy, que fue designado como sucesor de José María Aznar. El gallego, escaso de amigos en política, había propulsado a Jorge como secretario de Estado en tres ministerios y cuando alcanzó el poder lo escogió ni más ni menos que como Ministro del Interior. 

Guerra sucia

Jorge Fernández Díaz concatena más de tres años con problemas desde que dejó la política. Ya en el año 2016 Público desveló unas conversaciones entre el entonces ministro del Interior con el director de la Oficina Antifraude de Cataluña en las que se desprende que el exministro del PP practicó "guerra sucia" contra la familia de Oriol Junqueras con dinero público. 

Estas conversaciones 'interpretables' que se publicaron en prensa en 2016, y que impidieron ser presidente del Congreso de los Diputados por decisión del partido que abomina por sus experiencias en la política catalana (Ciudadanos), se han quedado cortas cuatro años después al destaparse la 'Operación Kitchen'. 

La Kitchen acorrala a Fernández Díaz

Jorge Fernández Díaz ha recurrido su imputación en la Kitchen. El exministro del Interior dice que no escribió los cuatro mensajes que aportó ante la Justicia su ex número dos en el ministerio, Francisco Martínez. 

Cabe recordar que el magistrado de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, ha imputado a Fernández Díaz a petición de la Fiscalía Anticorrupción en la denominada pieza 'Kitchen' del caso 'Tándem' por el presunto pago con fondos reservados de una investigación irregular al extesorero del PP, Luis Bárcenas. 

Fernández Díaz está citado a declarar el próximo 30 de octubre en un caso que podría demostrar que el exchófer de Bárcenas se embolsó 53.000 euros por espiar a un tesorero que pudo estar investigado por 70 agentes (que tendrían el interés de salvaguardar la reputación del entonces partido del Gobierno, el PP). 

Nueva vida

El exministro está alejado de la política... por voluntad de Pablo Casado. Y es que el actual presidente del Partido Popular, que fue miembro de la dirección del equipo de Mariano Rajoy durante los años que investiga 'Kitchen', decidió que Fernández Díaz no engrosase las listas de las elecciones europeas de 2019 y le privó así de disfrutar de una 'puerta giratoria política' que hubiera supuesto un final dorado a más de cuatro décadas de trayectoria política.

Jorge Fernández Díaz.

Pero la supuesta guerra sucia que practicó contra el independentismo, con ayuda del controvertido excomisario José Manuel Villarejo, y los supuestos 'juegos' que tuteló para defender la seguridad de la cúpula del PP con dinero público le pueden pasar factura en los próximos meses.

Material sensible

Fernández Díaz, según su ex número dos Francisco Martínez, estuvo al tanto de una operación policial que tenía como intención evitar que Luis Bárcenas y su mujer sacasen a la luz documentación comprometedora sobre la cuentas del Partido Popular.

El exministro, recuperado del cáncer hepático que sufrió hace tres años y volcado en profesar la religión católica, lleva tiempo escribiendo textos más propios del siglo XIX que del actual. Y es que el año pasado publicó una autobiografía repleta de sombras ('Cada día tiene su afán', editada por el Grupo Planeta). 

Tras destaparse los escándalos de Juan Carlos I, Fernández Díaz, que quizás podría poner en aprietos a Casado con material sensible, aseguró ni corto ni perezoso que "cuestionar la Monarquía como forma de Estado es más letal para España que el coronavirus".

COMPARTIR: