18 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Beatriz Navas, la nueva directora general del ICAA, fue nombrada "a dedo" por el subsecretario de Cultura Javier García Fernández "Panflet"

El reparto de 88 millones de euros en subvenciones al cine español no dependerá de un funcionario de carrera sino de un cargo de confianza del PSOE

Toma de posesión de Beatriz Navas, en presencia del ministro de Cultura, José Guirao.
Toma de posesión de Beatriz Navas, en presencia del ministro de Cultura, José Guirao.
Este año el cine español se repartirá 88 millones de euros en subvenciones, la adjudicación correrá a cargo del Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA). Por primera vez en mucho tiempo este reparto no dependerá de funcionarios de carrera, sino de Directores Generales nombrados a dedo por Javier García Fernández conocido en los ambientes ministeriales como "Panflet", subsecretario general de Cultura y Deportes, que designó a Beatriz Navas nueva directora del ICAA.

Javier García Fernández, conocido entre los funcionarios como "Panflet", en referencia a que lo consideran un panfleto del Partido Socialista, para poder destituir a los anteriores directores general, funcionarios de carrera, y nombrar a los nuevos, elegidos a dedo, el ministerio se sirvió de una argucia legal, en concreto el Real Decreto 817/2018 de 6 de julio, una ley que estructuró de nuevo “la organización básica de los departamentos ministeriales”, según publicó el BOE del 7 de julio. Con esta ley el ministerio de Guirao y, más concretamente, la subsecretaría de García Fernández, logró dejar libres por la vía rápida los sillones de los directores generales del ICAA, del Instituto Nacional de Artes Escénicas y de la Música (INAEM), de la dirección general del Libro y Fomento de la Lectura y de la Dirección General de Industrias Culturales.

Adriana Moscoso, otra de las nuevas directoras generales, toma posesión en presencia del ministro Guirao y  del subsecretario García Sánchez.

Apenas una semana después de entrada en vigor del Real Decreto, comenzaron los cambios, primero fue la sonada destitución de Óscar Graefenhain, que pertenece al Cuerpo Superior de Administradores Civiles del Estado y había estado al frente del ICAA desde noviembre de 2016.

La destitución de Graefenhain generó sorpresa, ya que durante su corta gestión había obtenido un amplio reconocimiento por gran parte del sector cinematográfico, pero fue inexplicablemente sustituido por Beatriz Navas Valdés, antigua programadora del centro cultural madrileño La Casa Encendida, doctora en Comunicación por la Universidad Complutense de Madrid, con una tesis sobre el director alemán de cine Werner Herzog. Fue un relevo decidido por Javier García Fernández y refrendado por el consejo de Ministros.

Detrás fueron los demás, como Amaya de Miguel fue nueva directora del Instituto Nacional de Artes Escénicas y Musicales (INAEM). En julio fue el turno de Olvido García Valdés, poetisa española de 68 años, que recibió el nombramiento como Directora General del Libro y Fomento de la Lectura. El ultimo cambio importante en el ministerio fue el nombramiento de Adriana Moscoso, que prometió, no juró, su cargo como Directora General de Industrias Culturales.

Un retraso administrativo para repartir las subvenciones

De todos ellos, sin duda, el nombramiento más importante fue el de Beatriz Navas que se encontró con las ayudas al cine español sin repartir y lo primero que hizo fue reducir el importe máximo de 1,4 millones a 1 millón de euros por productora y achacó el retraso a “un mero proceso administrativo”. El ICAA estuvo hace unos años en el punto de mira del Tribunal de Cuentas por el reparto de las subvenciones, que llegó a a calificarse como arbitrario y desde entonces, el anterior gobierno, decidió que ese reparto estuviese al cargo de un funcionario de carrera.

Beatriz Navas durante su toma de posesión como presidenta del ICAA / Efe

La última vez que el Tribunal de Cuentas hizo un informe desfavorable al organismo que maneja las subvenciones al cine español fue durante el gobierno de Rodríguez Zapatero y en aquella ocasión el dictamen fue que “el ICAA convocó dieciséis líneas de subvenciones en régimen de concurrencia competitiva por importe de 71.433.649 euros, cuyas bases reguladoras presentaron carencias como la omisión o insuficiente definición del objeto subvencionable, o la existencia de inconsistencias entre el contenido de las bases reguladoras y el de las convocatorias”. En esta ocasión están en juego 88 millones de euros.

Otro de los polémicos nombramientos de Javier García Fernández fue el de Amaya de Miguel, nueva directora del Instituto Nacional de Artes Escénicas y Musicales (INAEM). Como curiosidad, De Miguel, casada con Carlos Westendorp –ex embajador en Naciones Unidas-, acogió a un joven Pedro Sánchez, durante la década de los años 90, cuando el actual presidente del gobierno era un estudiantes de Económicas y daba sus primeros pasos laborales en Estados Unidos. Además, Amaya de Miguel ha sido presentador del programa Estilo de Embajada en el canal de televisión Decasa, por lo que puede decirse, sin temor a equivocarse, que el nuevo nombramiento contó con el beneplácito del presidente del gobierno. 

COMPARTIR: