25 de mayo de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La catalana Aída García se suma a la lucha de Juan Cortés a favor de que los hijos pequeños estén con sus padres y afirma haber sufrido un "calvario"

Otro caso de menores tutelados: "Los informes falsos existen y yo no he escondido nada", dice una madre

Aída García.
Aída García.
Sigue el drama de los menores tutelados. En 'Elcierredigital.com' contamos un nuevo caso dando su nombre y su historia para que no prevalezca la frialdad de los datos. El caso de Aída García es el de una mujer que ha luchado y, afortunadamente, conseguido que los Asuntos Sociales no se lleven a sus niños. Una historia de enfrentamientos contra informes inventados y todo tipo de hostigamientos.

La pelea en favor de los menores tutelados sigue adelante. Todo empezó con los escándalos de menores que, estando bajo la responsabilidad del Estado, supuestamente eran prostituidas en Palma de Mallorca. Un hecho escandaloso que hizo de lanzadera para arrojar luz sobre una situación realmente complicada. Un asunto, el de los menores apartados de sus familias, que para el común de la sociedad era desconocido. Una realidad, en fin, incómoda pero que forma parte de nuestra cotidianeidad.

En Elcierredigital.com desde el principio hemos dado cuenta de lo que ha supuesto en el mundo de la etnia gitana esta lucha capitaneada por Juan Cortés, conocido por el triste caso de su nieta la pequeña Mari Luz. Sin embargo, el movimiento ha sido mucho más transversal, uniendo a payos y gitanos en la misma dirección.

Gracias a este apoyo ciudadano cada vez hemos ido conociendo más casos. Los padres se han animado a contar sus historias. A ‘salir del armario’ de los prejuicios para contar historias mucho más comunes de lo que creemos. En Elcierredigital.com hemos puesto nombre y cara a varios de estos dramas personales que se suceden en todo el territorio nacional.

Juan Cortés. 

El pasado domingo, ante la pasividad del consistorio municipal, tuvo lugar una concentración en Barcelona de varias familias, pidiendo ser escuchadas. Precisamente de Barcelona, en concreto de la ciudad dormitorio de Hospitalet de Llobregat, es Aída García. Su caso es curioso porque ha conseguido burlar las intenciones de Asuntos Sociales de tutelar a sus hijos.

“Han sido once años de calvario. Se dice pronto. Tengo dos hijos: Un chico de trece años y una niña de casi dos años y casi desde el minuto cero he tenido siempre la presión de que me los podían quitar. Una locura, pero voy a seguir peleando, guste o no”, relata Aída para Elcierredigital.com.

Cuando nació su primer hijo se convirtió en madre soltera ya que el padre del pequeño se desentendió de la familia. “Desapareció y siempre he estado sóla, pero no me achanté”, dice tajante. Motivada por su situación económica solicitó una ayuda pública y ahí empezó su calvario. “Nunca me han querido enseñar los informes sobre mis hijos. Me dijeron que había riesgo de que cayera en hábitos tóxicos y que tengo problemas mentales y que sobreprotejo demasiado a mi hijo. Una locura todo pero, afortunadamente he contado con el apoyo de médico de cabecera”, explica Aída.

“Cuando tuve a mi niña fue peor. Se presentaron allí una trabajadora social y un psicólogo para ver si me podía hacer cargo de la niña. Evidentemente podía. Me pusieron una chica que venía a hacerme la casa una vez a la semana, pero creo que se dedicaba a espiarme y a enviar informes. Desde el principio he tenido que pasar exámenes. Ahora vienen a verme una vez al año. Antes era más seguido. Se escudan también en denuncias anónimas. Con mi hijo ya ha desaparecido el peligro pero ahora es con mi niña con quien me amenazan”, relata una emocionada Aída a Elcierredigital.com.

Aída García. 

“Yo he llegado a ver cómo incluso en el colegio han intentado provocar problemas de estudios a mi hijo para tener una excusa para alegar que no puedo hacerme cargo de él. He tenido mucha fortaleza mental. Sé que existen los informes falsos en los que se escudan para quitar a los niños. En mi caso así ha sido”, puntualiza.

“Teniendo seis años mi hijo llegaron a ir al colegio de mi hijo y decirle: ‘¿Sabes quiénes somos? Los que quitamos los niños a sus padres’. Eso es crueldad. Pero es una de tantas. Me las callo, pero han sido situaciones terribles”, remata. “Antes me apoyaba mi madre que hace seis años murió de cáncer. Me ha dejado muy sola, pero yo sigo mi lucha. Apoyo a Juan Cortés. No me escondo de nada”, termina.

COMPARTIR: