23 de marzo de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Continúa el complicado rescate del niño de dos años que cayó a un agujero de más de cien metros en Totalán (Málaga)

El caso del pequeño Julen: una desgracia que no es nueva en España y que ya se ha cobrado varias vidas en otros pozos

El pozo por donde cayó Julen
El pozo por donde cayó Julen
La caída del pequeño Julen, de dos años, a un pozo de apenas 25 centímetros de diámetro y puede que más de cien metros de profundidad ha impactado en todos los ámbitos mientras se sigue trabajando para localizarlo. No es el primer caso. Durante el siglo XXI los pozos han provocado la muerte de varias personas, en especial menores de edad. Muchas de ellos debido a que estaban mal señalizados o no estaban bien vigilados o tapados. En otras ocasiones, las menos, sí ha habido final feliz.

Continúan sin descanso las tareas de rescate de Julen, el niño de 2 años que el pasado domingo 13 de enero cayó a un pozo de 110 metros de profundidad en una finca privada del municipio malagueño de Totalán.

Los operativos continúan manos a la obra y un equipo de rescate minero de Asturias se ha desplazado hasta la localidad malagueña de Totalán para colaborar en las tareas de localización de Julen, en concreto en la realización de un túnel lateral.

"Muchos tuits de apoyo, muchos votos, pero medios ninguno", ha señalado José Rosello en declaraciones a Telecinco.

El padre de Julen, José Rosello, ha expresado su angustia tras estar esperando durante horas y horas a que saquen a su hijo del pozo. ""Muchos tuits de apoyo, muchos votos, pero medios ninguno. No pongáis que está viniendo ni el alcalde ni nadie, poned que no están haciendo una p... mierda. Que lleva 30 horas un niño metido en un pozo, que estamos muriéndonos", ha lamentado. "Nadie puede ponerse en mi piel", ha añadido en declaraciones a Antena 3, al tiempo que ha asegura que él y su mujer están "muertos".

A raíz de este hecho, El Cierre Digital repasa varios casos sobre personas que se cayeron a pozos, casi siempre niños.

El niño de 10 años del pantano de Elche

En el año 2000 un menor de 10 años cayó en un pozo seco del pantano de Elche y, tras ser sacado, llegó al hospital de Alicante en estado de muerte clínica. El parte médico de aquel entonces indicaba que el niño no pudo sobreponerse a un traumatismo cranoencefálico grave, que le provocó un estado de coma irreversible desde su entrada en el centro.

En aquella ocasión el Partido Popular culpó al equipo municipal socialista de Gobierno, ya que consideraban que la existencia de ese pozo peligroso era producto de la ‘’dejadez e irresponsabilidad’’ del PSPV.

Para los populares, el Ayuntamiento debía haber acotado el paraje y localizado al propietario del molino del pantano por donde cayó el niño para arreglar la zona.

El menor de Almería en un pozo sin señalizar

En el año 2007, Adrián G. M., de 16 años falleció en Huércal-Overa (Almería) tras precipitarse por un pozo vacío de más de 20 metros de profundidad que no pudo ver ni sortear a tiempo.

En mitad de la noche, el joven iba solo cuando tropezó con el agujero que estaba a escasos metros de un polideportivo del municipio almeriense. El pozo no estaba señalizado de ninguna manera pese a sus considerables dimensiones, ya que medía 3 metros de ancho y 1,5 de largo.

Al día siguiente de los sucesos, los compañeros de clase y del equipo de fútbol donde jugaba Adrián, fueron llegando durante toda la jornada a las instalaciones del polideportivo para dar el último adiós a su amigo.

La veinteañera que cayó al vacío mientras tenía relaciones sexuales

En el año 2014, una mujer de 21 años de Ciudad Real acabó cayendo por un pozo de 10 metros de profundidad cuando estaba practicando relaciones sexuales con un joven.

Para alivio de la familia, la joven no murió, aunque se hallaba con síntomas de hipotermia y en estado de shock cuando fue rescatada por los bomberos, además de salir mojada y sin ropa interior, ya que se la había quitado para mantener relaciones sexuales con un joven sobre la chapa que tapaba el pozo, que terminaría abriéndose.

Pozo_de_Ciudad_Real

El pozo por donde se cayó la joven | promecal.es

Los hechos ocurrieron cerca del parque acuático ‘’Playa Park’’, una zona frecuentada por los jóvenes de Ciudad Real para hacer ‘’botellón’’. El chico supuestamente llamó al 112 aunque ya nunca más volvería al pozo.

Un niño de cuatro años de la fosa de purín de Lugo

En mayo de 2015, un niño de cuatro años cayó a en una fosa de purín en el lugar de Pintín, en la parroquia de Santiago de Calvor, en el municipio lucense de Sarria. El pequeño no murió en el acto, sino en el hospital.

El accidente se produjo al anochecer cuando el niño estaba jugando con unos amigos en las inmediaciones de su casa. La alarma saltó cuando los padres se percataron de que no le escuchaban ni respondía a sus llamadas.

El menor fue hallado gracias a un vecino que encontró el balón con el que estaban los niños cerca de la fosa de purín, por lo que de inmediato se personaron tanto los padres como los vecinos suponiendo que el niño había saltado la valla que protegía la fosa para acto seguido caer dentro de ella.

El padre puso en peligro su vida, pues se sumergió en el purín para salvar a su hijo. En un intento desesperado consiguió coger al pequeño y sacarlo al exterior, un hecho que produjo que los padres recuperaran la esperanza de que el niño pudiera salvarse.

El pequeño fue trasladado al Hospital Lucus Augusti en ambulancia. El menor todavía llegó con vida al centro en el que fue ingresado de inmediato en la UCI pediátrica. Pero los médicos no pudieron hacer nada por salvarle la vida al niño debido a que había inhalado grandes cantidades de gases y porquería cuando estuvo sumergido en el purín.

Rescatado un chaval de trece años en Madrid

Hace dos años, en enero de 2017, los Bomberos de la Comunidad de Madrid rescataron a un menor de 13 años que se había caído en un pozo de cinco metros de profundidad en El Escorial.

El niño se encontraba jugando con sus amigos en una caseta cercana a la estación de Cercanías de El Escorial cuando se precipitó por el pozo, que estaba tapado por hojas y ramas.

El menor salvó la vida gracias a que pudo situarse en una pequeña plataforma cuando cayó por el agujero. Los Bomberos de la Comunidad de Madrid, el SUMMA (Emergencias) y la Policía Local de El Escorial facilitaron el rescate del adolescente. De hecho, un bombero atado con una cuerda descendió por el pozo de ‘’escasas dimensiones’’ y consiguió sacar al menor, que estaba consciente, con pequeñas contusiones y con una ligera hipotermia.

El ‘’milagro’’ de Jessica McCLure

En octubre de 1987, en Midland (Texas) se produjo un caso parecido al de Julen en Málaga. Una bebé de 18 meses llamada Jessica McClure cayó a un pozo en el que se pasó 58 horas.

Jessica, ahora con 32 años, estaba jugando con otros niños en el patio de una de sus tías. Su madre, Reba, de 17 años, estaba vigilándola. Sin embargo, tuvo que entrar en casa para responder una llamada. Poco iba a durar dentro de la casa ya que tuvo que salir aprisa alertada por los gritos de los niños y fue entonces cuando se percató de que su hija no estaba.

Una de las hipótesis que más concordaba con la caída, es que Jessica pudo topar con un pozo de agua abandonado. El agujero tenía 20 centímetros de diámetro y el cuerpo se detuvo estaba casi siete metros por debajo de la superficie.

Según cuenta el diario argentino Clarín, Reba llamó a la Policía y el padre del bebé, Lewis, de 18 años. Policías y bomberos diseñaron un plan sencillo para sacar a la pequeña: perforar un pozo paralelo y luego un canal hacia donde yacía la niña. Pero alrededor de Jessica no había tierra blanda sino piedra dura.

Tras terminar el pozo, escucharon a Jessica, por lo que el esfuerzo se redobló para intentar sacarla. El túnel lateral fue conectado, mientras millones de personas estaban pegadas al televisor deseando que sacaran enseguida a la pequeña. Incluso mucho hicieron llegar miles de dólares en forma de donaciones.

Robert O’Donnell, paramédico del Departamento de Bomberos de Midland, fue el elegido para llegar hasta Jessica. Se arrojó gelatina de petróleo para que O’Donnell pudiera llegar de forma más fácil hasta la niña.

Después de veinte minutos bajo miles de toneladas de piedra, el paramédico pudo sacar a la bebé, que más tarde emergería por un rescatista, cubierta de barro. Sin huesos rotos, pero deshidratada y con gangrena en su pie derecho, Jessica fue llevada al Midland Memorial Hospital, ya que tuvieron que amputarle parte del pie.

Rescate_de_Jessica_McClure

Imagen del rescate de Jessica Mclure.

La desgracia del caso la sufrió el salvador de la niña. Robert O’Donnell se convirtió en un héroe nacional, pero cuando se olvidó el caso, volvió al anonimato, algo que no pudo superar. Un estrés postraumático que tuvo pudo producir que el paramédico se suicidara en 1995.

El caso fue tan famoso que la serie ‘Los Simpson’ hizo un guiño en 1992 al suceso ocurrido 5 años antes, cuando en el capítulo ‘Radio Bart’ de la temporada 3, el hijo de la familia, Bart, se caía a un pozo y todo el pueblo se puso de acuerdo para sacarle.

COMPARTIR: