24 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El expresidente de la Generalitat valenciana mantuvo encuentros con Francisco Grau, José Miguel Barceló y Roberto Edgar Bataouche Pérez entre otros

Éstas son las reuniones grabadas por la Guardia Civil que llevaron al exministro del PP Eduardo Zaplana a la cárcel

Eduardo Zaplana escoltado por un Guardia Civil.
Eduardo Zaplana escoltado por un Guardia Civil.
El expresidente de la Generalitat valenciana y exministro de Trabajo Eduardo Zaplana estuvo "monitorizado", sometido a seguimientos y grabaciones de la UCO de la Guardia Civil durante meses dentro de la investigación del caso Erial, que acabó con Zaplana en la cárcel. Ahora, sale a la luz cómo y dónde se hicieron esos seguimientos, en Alicante, Benidorm y Madrid.

Mientras la UCO de la Guardia Civil mantenía vigilado a Eduardo Zaplana en el marco de la operación Erial, éste se reunió en varias ocasiones con el resto de implicados en el caso Erial. Los investigadores lo seguían de cerca y tenían ya bajo el ojo de mira a Francisco Grau y José Miguel Barceló, pero gracias a los seguimientos iban descubriendo personajes y entró un cuarto en escena: Roberto Edgar Bataouche Pérez.

El informe de la UCO recoge en uno de sus párrafos como motivo de las reuniones, la “existencia de una serie de pagos por valor de 6,4 millones de euros a la mercantil Imision International en Luxemburgo que podrían tratarse del pago de una contraprestación, el retorno de parte de esos fondos –aproximadamente 3,5 millones de euros- a España (…) y la existencia asimismo de otra parte de esa supuesta comisión inicial -2,9 millones de euros- cuyo paradero actual se desconoce pero que previsiblemente sean las empresas uruguayas Misnely y Disfey (…) se habrían producido en fechas recientes una serie de reuniones o encuentros entre algunos de los intervinientes (…)".

Zaplana y Barceló en una fotografía tomada por la UCO:

Los seguimientos eran constantes y el informe de la UCO dice que "con respecto a estas tres personas, Francisco Grau Jornet, José Miguel Barceló Llorens y Eduardo Zaplana, se han controlado dos reuniones que podrían estar relacionadas con la presente investigación". La primera de estas reuniones se habria producido "entre las 11.44 y las 12.38 horas del día 23.01.2017 en la sede de la mercantil Aplem Consulting SLP, sita en la calle Bilbao número 1 de la localidad de Alicante. A la hora de inicio se observó cono José Miguel Barceló y otro individuo identificado como Ángel Salas Gallardo se introducían en el portal de la calle Bilbao número 1".

La segunda reunión de interés para la investigación tuvo lugar el  26 de enero de 2018 y en ella participaron Francisco Grau, José Miguel Barceló, Eduardo Zaplana y un cuarto individuo indentificado como Roberto Edgar Bataouche Pérez y tuvo lugar en la cafetería del Hotel Agir de Benidorm.

El diálogo, escuchado incluso a ratos por un agente de la Benemérita sentado dentro de la cafetería del citado hotel, “parece girar en torno a algún tipo de negocio, mencionándose las cantidades de 70.000 euros de intereses o 200.000 y libre, determinados bancos como el Sabadell o el Popular, hablan sobre pagos de hipotecas, sobre algún juez señalando la fecha de 6 de febrero o sobre algún fiscal de la Audiencia Provincial de Alicante. Finalmente se puede escuchar como Eduardo Zaplana manifiesta textualmente “nos engañaron en el últino momento”, recoge el informe de la Guardia Civil.

Reunión en el hotel Agir de Benidorm a cuatro bandas.

A las 18.50 horas el primero en abandonar la reunión fue  Roberto Edgard Bataouche, pero los otros tres reunidos se quedan hablando y la Guardia Civil sigue grabándolos: "Durante la conversación se cita la fecha de 1 de enero de 2011, hablan de un concurso y de la posibilidad de entrar en el mismo y mencionan sociedades. Grau dice que “hace falta una firma” y Barceló que “él no quiere hacerlo” refiriéndose a alguien ajeno a la conversación (…) Tras la finalización de la reunión se comprobó como Eduardo Zaplana abandonaba la localidad de Benidorm concretamente se abandonó su control en el kilómetro 589 de la AP-7, sentido Valencia”.

Otras de las reuniones definitivas para inculpar a Zaplana en el caso Erial y considerada de interés para la investigación fue la que mantuvo Eduardo Zaplana con el individuo indentificado como Oscar Sánchez Mendoza. La misma tuvo lugar el hotel Wellington de Madrid y ya fue ampliamente contada por elcierredigital.com.

COMPARTIR: