07 de octubre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Ha pasado de un 16 a más de un 17 por ciento de su capital con la intención de conformar un bloque empresarial afín junto a Indra, Prisa y Telefónica

El Estado se refuerza en CaixaBank en plena operación del sanchismo por el poder del Ibex35

El Cierre Digital en
/ Goirigolzarri
El Gobierno de España sigue moviendo sus fichas en el terreno empresarial con el ánimo de conformar un bloque afín con el que el sanchismo pueda sobrevivir políticamente a Pedro Sánchez. Indra, el Grupo Prisa, Telefónica y CaixaBank son claves en esta operación.

El sanchismo quiere sobrevivir políticamente a Pedro Sánchez y para ello desde La Moncloa se están moviendo varias fichas en el ámbito empresarial con el ánimo de reforzar el papel de personas cercanas al presidente del Gobierno. 

Es cierto que muchas de estas jugadas tendrían como fecha de caducidad la salida del PSOE del Gobierno, ya que es el Estado el que está invirtiendo en algunas compañías estratégicas. Fue el caso de la tecnológica Indra.

CaixaBank

El Estado no tiene que desembolsar ni un céntimo para reforzar su posición accionarial en CaixaBank, clave en los ámbitos cercanos al PSOE. El FROB (Fondo de Reestructuración) ha pasado de contar con el 16 por ciento de la entidad de crédito a sumar más del 17 por ciento. 

La recompra de acciones por valor de 1.800 millones de euros por parte de la compañía redundará en mayor peso para sus actuales accionistas, es el caso del FROB

Plan estratégico

CaixaBank tiene en marcha su Plan Estratégico 2022-24. En la presentación, su presidente, José Ignacio Goirigolzarri, evitó pronunciarse sobre la que parecía inminente salida del Gobierno de la compañía radicada en Valencia. 

"A ningún accionista de una entidad en la que yo he trabajado le he dado ningún consejo, ni para salir ni para entrar. Si no lo he hecho así ni he querido influir en la opinión, menos lo voy a hacer con el FROB. Ellos tienen que tomar la decisión. Mi opinión es irrelevante", aseguró el banquero. 

El Gobierno, oficialmente, no sería proclive a la salida del FROB de CaixaBank porque el Estado apenas ha recuperado 3.000 de los 24.000 millones que costó el salvamento de Bankia, digerida por el banco liderado por Goirigolzarri. El Ejecutivo cree que los 4.000 millones que vale su paquete actual se revalorizarán a medio plazo. 

Núcleo duro en la estratégica Indra

Indra está controlada por la gubernamental SEPI, la vasca Sapa (proveedora de Defensa) y la Amber Capital de Joseph Oughourlian, presidente del Grupo Prisa. Este trío suma más del 36% de la firma tecnológica y de Defensa en un momento clave para esta compañía, ya que España va a duplicar su gasto en Defensa (del 1% del PIB al 2%). Estos más de 10.000 millones extra anuales de inversión, comprometidos con la OTAN a raíz de la guerra de Ucrania, previsiblemente propulsarán a Indra. 

Murtra

Marc Murtra. 

Cierto es que el golpe de timón socialista en la estratégica fue muy mal recibido por los inversores. Cabe recordar que en el consejo de esta empresa se sientan representando a SEPI el exministro socialista Miguel Sebastián y los exdiputados socialistas Antonio Cuevas y Juan Moscoso

La Moncloa también ve con alegría que Marc Murtra vaya a asumir labores ejecutivas con la complicidad de Sapa Palencia (liderada por el nuevo consejero dominical Jokin Aperribay, tercer accionista de Indra, cercano al PNV y presidente de la Real Sociedad) y Amber Capital (primer accionista de Prisa que ahora también ha invertido en Mediaset en plena OPA de los Berlusconi). 

Murtra, cercano al PSC, preside Indra desde el pasado año en sustitución de Fernando Abril-Martorell, que no gozaba de la plena confianza del Gobierno de España. Cabe recordar que Abril-Martorell accedió al cargo en 2015 tras otra maniobra gubernamental, en este caso liderada por el PP. 

Entonces, el ministro de Defensa Pedro Morenés consiguió tumbar a Javier Monzón, presidente de Indra desde la fundación de la empresa en 1992. Monzón, que luego presidiría Prisa con la ayuda del Banco Santander, se había mantenido al frente de la tecnológica bajo los gobiernos de Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero. 

¿Independencia?

Murtra intentó exhibir hace unas semanas en El País una independencia que no resulta demasiado creíble y aseguró que solo pensaba "en el 100% de los accionistas, en los pequeños, en los grandes, en los que son activos y en los que son más pasivos. Ese es mi trabajo y solo me dedico a eso. Ni hay interferencias, ni hay injerencias, ni las habrá mientras sea presidente de esta compañía. Indra se va a regir por criterios técnicos y profesionales". 

"Nosotros nos tenemos que adaptar al mercado para pasar a ser el actor principal en España y uno de los grandes actores europeos en el ámbito de la tecnología. Si esta oportunidad no la captura Indra, la va a capturar otro operador europeo", añadió. 

COMPARTIR: