28 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los agentes instructores aseguran que "el Gobierno ya conocía desde el mes de enero la gravedad real de la epidemia del coronavirus"

Analizamos en profundidad el informe de la Guardia Civil que se usará para acusar al Delegado del Gobierno en Madrid

La primera página del informe.
La primera página del informe.
Analizamos página a página el informe solicitado por la jueza de Instrucción 51 de Madrid, Carmen Rodríguez-Medel, a la Guardia Civil y sobre el que solicitó secreto a los investigadores. La operación fue bautizada, como todas las que hacen, por la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil con el nombre de Operación Sanitario. Éste es su principal contenido, que no quiso revelar el coronel Pérez de los Cobos y por lo que fue destituido.

La jueza Carmen Rodríguez-Medel solicitó el 23 de marzo de 2020 que se investigase la responsabilidad del Delegado del Gobierno de Madrid, José Manuel Franco, la única persona de las denunciadas sobre la que tenía jurisdicción, para saber si había cometido algún posible delito. Un escrito recibido al comienzo de la crisis sanitaria denunciaba a todos los delegados del gobierno españoles y al presidente del Gobierno. Obviamente la jueza solo tiene potestad de investigar al delegado de gobierno en Madrid, José Manuel Franco y eso decidió hacer.

Este informe, elaborado por la UOPJ (Unidad orgánica de Policía Judicial) de la Guardia Civil y adelantado en exclusiva por la cadena SER, supuso el cese del coronel Diego Pérez de los Cobos, comandante jefe de la Comandancia de Madrid y superior jerárquico de los agentes de la Policía Judicial que elaboraron el informe, en este caso del instructor, un capitán y de su secretario, un teniente.

El documento fue firmado y entregado por ambos a las 9.15 horas del 21 de mayo de 2020 en el Juzgado con una copia para la Fiscalía junto a 45 anexos, que recogen entre otros documento algunas conversaciones grabadas con testigos.

El coronel Diego Pérez de los Cobos.

Las primeras páginas están dedicadas a analizar las informaciones y las medidas adoptadas por las autoridades sanitarias. Después analiza la documentación aportada por la propia delegación de Gobierno en Madrid solicitadas el 8 de abril de 2020. En esas comunicaciones la Delegación sostiene que "no se recibió ninguna comunicación de ningún organismo oficial español o de carácter internacional, con instrucciones, recomendaciones o prohibiciones relacionadas con la alerta sanitaria provocada por el COVI-19, en las fecha señaladas". El escrito está firmado por José Luis Correas Díaz, director de la unidad de Seguridad Ciudadana de la Delegación de Gobierno.

La Delegación también aportó una carpeta denominada  "expediente manifestaciones y concentraciones del 5 al 14 de marzo de 2020". En ese listado aparecen 130 manifestaciones convocadas. No celebradas fueron 5 y otras 21 fueron desconvocadas. Unos folios después se analizan por fechas, día a día, cada una de las manifestaciones previstas para días más tarde. En muchos de los casos se comprueba cómo desde la propia Delegación de Gobierno se convence a los convocantes que desconvoquen las concentraciones previstas por cuestiones sanitarias, entre ellas la de la Plataforma de Pensionistas de San Sebastián de los Reyes, dos del sindicato CGT, una de la asociación Valiente Bangla, otra de afectados por Forum-Afinsa y un largo etcétera de convocantes. La Guardia Civil habló con todos ellos y cotejó que habían recibido llamadas de la Delegación de Gobierno. Los investigadores también comprobaron  que se celebraron concentraciones hasta incluso el 14 de marzo.

Los instructores solicitaron también al SAMUR y al Ayuntamiento de Madrid las fechas cuando comenzaron a emitir alertas propias sobre el coronavirus. Incluso llegaron a investigar el Twitter de la Delegación de Gobierno y el propio del Delegado del Gobierno para comprobar si habían emitido alertas sobre el virus en las redes sociales y desde que fecha comenzaron a producirse éstas. La primera data del 10 de marzo y consiste en el retweet de otra autoridad.

La jueza Carmen Rodríguez-Medel.

En total, "de los 157 expedientes analizados dio lugar a un total de 177 actos celebrados en la Comunidad de Madrid, de los cuales 130 han sido celebrados, 35 desconvocados, 8 no celebrados y 4 de los que no consta información al respecto", dice el informe. El día 8 de marzo, cuando se celebró el Día Internacional de la Mujer los casos contabilizados en España eran 202 y 8 fallecidos.

El documento en la página 70 es demoledor para la actuación del delegado del Gobierno: "Se ha comunicado la intención de celebrar reuniones/manifestaciones a partir del día 6/3/2020 habiendo tenido conocimiento la Delegación de gobierno y sin objeción a las mismas, permitir su celebración aludiendo siempre como patrón de respuesta (...) Igualmente se han celebrado numerosas de ellas con fechas posteriores al conocimiento total y generalizado de la sociedad española de la grave situación sanitaria y del riesgo de contagio del COVID-19, algunas de ellas en fechas muy avanzadas (10, 11 y 12 de marzo de 2020) e incluso una de ellas celebrada el 14 de marzo de 2020". El informe también recoge que "el 9 de marzo se permitió que hinchas italianos viajaran a Valencia en plena crisis del coronavirus en Italia. No consta a eta instrucción que se practicaran controles de temperatura en el aeropuerto ni ninguna otra medida a pesar de que eran aficionados del Atalanta, un club de la región de Lombardía, la más afectada".

Al final del informe la Guardia Civil confirma que "el Gobierno ya conocía desde el mes de enero la gravedad real de la epidemia del coronavirus" y luego emite una opinión, algo no muy usual en los informes policiales: "Es parecer de esta instrucción que la DG tenía datos objetivos suficientes derivados de las circunstancias concretas de cada caso para haber ponderado bienes y derechos protegidos en nuestra Constitución, contando con tales datos desde la primera semana del mes de marzo de 2020".

Conclusiones

El informe de 81 páginas comienza sus conclusiones en la página 77 y sostienen que: "La documentación aportada por los representantes evangélicos y que consta como anexo (...) acredita de manera inequívoca el contenido de las manifestaciones aportadas figurando un documento suscrito el día 6/3/2020 por la directora de Salud Pública del Ministerio de Sanidad (...) la situación provocada por el coronavirus COVID-19 significa los riesgos de transmisión y para la salud de la población de EVENTOS MULTITUDINARIOS DE CUALQUIER TIPO, recomendando su APLAZAMIENTO".

Portada del informe obtenido por la cadena Ser.

"Las manifestaciones aportadas en unión de documentación anteriormente referida da razón de un profundo conocimiento de los riesgos de la enfermedad por parte de los responsables sanitarios, asi como del control exhaustivo de la evolución de la misma, cuando menos con fecha 5 de marzo de 2020 y de cómo los mismos evidenciaron que el evento NO SE PODÍA CELEBRAR, precisamente por los riesgos que comportaba la concentración de personas".

Otra conclusión dice que "las recomendaciones imperativas llevadas a cabo sobre el colectivo evangélico y el nivel directivo de los sanitarios que acuden a las reuniones, indica sin lugar a dudas la preocupación de éstos frente a la pandemia y su interés real en velar por la salud pública, precisamente impidiendo la celebración de eventos multitudinarios hecho que confronta con la celebración, incluso en fechas posteriores en que el número de contagios acreditados era superior (...) recuérdese a modo de ejemplo que el Congreso (evangélico) preveía la congregación de 5.500 personas y que manifestaciones como la prevista para el 8M Día Internacional de la Mujer en Madrid tenía prevista la participación de 1.000.000 de personas".

Y concluye con un demoledor: "Todas estas circunstancias, hacen ver a esta instrucción que, a partir del 5 de marzo de 2020, no se debería haber realizado ninguna manifestación/ concentración de personas en la Comunidad de Madrid con motivo de la crisis sanitaria del COVID-19 y no celebrar una y cancelar otras, como al final terminó ocurriendo".

COMPARTIR: